Obligan a una pareja de ancianos a pasar su primera Nochebuena separados en 69 años

Obligan a una pareja de ancianos a pasar su primera Nochebuena separados en 69 años

Son los canadienses Herbert y Audrey Goodline, de 91 y 89 años. Compartían apartamento en un centro para mayores de Nuevo Brunswick, pero la demencia que sufre él ha llevado a las autoridades a trasladarlo a 37 km

ELCORREO.COM

Herbert y Audrey Goodline, de 91 y 89 años respectivamente, han tenido que pasar la Nochebuena separados por una decisión del centro de mayores en el que ambos residían hasta el momento. La pareja lleva un total de 69 años casados y desde hace tres compartían un apartamento en el centro de mayores de la localidad de Perth-Andover. Una semana antes de Navidad, la misma residencia avisó a la hija del matrimonio de que el estado de demencia de su padre imposibilitaba al centro continuar cuidándole. Según publica CTV News Atlantic, las instituciones públicas dieron a Dianne Phillips un plazo de seis horas para tomar una decisión con respecto a sus padres. Tan sólo tenía dos posibilidades: llevar a la pareja a una residencia lejana a la familia o trasladar únicamente a Herbert a otro centro más próximo.

Finalmente y a pesar de la oposición de la hija, que quería pasar ese trance después de las fiestas, el anciano reside ya en otro centro a más de 30 kilómetros de su esposa.

Dianne defiende en el mismo medio que la enfermedad de su padre se encuentra en fase inicial y que el traslado pudo hacerse de otra manera. «Leí la notificación una y otra vez, incrédula al comprobar que alguien puede ser tan frío y cruel como para hacer esto una semana antes de Navidad», escribió Phillips en Facebook. Además, asegura que sus padres se despidieron entre lágrimas y que su madre le dijo: «Para nosotros las Navidades ya han acabado y esta será la peor Nochebuena que pasaremos jamás».

Herbert, por su parte y según relata su hija, lamentó: «Mira dónde me han puesto... Echaré de menos coger la mano de tu madre antes de dormir».

En declaraciones a CTV News, Jan Seely, presidente de la Asociación de Centros de Cuidados Especiales, defendió que estos no están equipados con las cerraduras necesarias. «Si alguien con demencia deambula frente a la puerta principal y esta no cuenta con un sistema cifrado, su seguridad estará en riesgo. Y nadie quiere leer en el periódico que ha desaparecido una persona mayor», explicó.

Temas

Bilbao

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos