El número de permisos de maternidad y paternidad se iguala, pero no el tiempo de baja

Un padre carga con su bebé. /Borja Agudo
Un padre carga con su bebé. / Borja Agudo

El peso de la crianza sigue recayendo en las mujeres, ya que sólo un 5% de las parejas compartieron las licencias por igual

Fermín Apezteguia
FERMÍN APEZTEGUIA

El camino hacia la igualdad en la educación de los hijos es aún largo. El Instituto Nacional de la Seguridad Social distribuyó ayer los datos referidos a las bajas por maternidad y paternidad en las distintas comunidades autónomas de España, que reflejan que, en el caso vasco, casi 27.600 hombres y mujeres se acogieron a este derecho laboral en 2017, en una cifra que se distribuye prácticamente al 50% entre los trabajadores de ambos sexos. La realidad, sin embargo, no es tan idílica como pudiera parecer. Apenas un 5% de las parejas se repartieron el permiso a partes iguales, lo que revela que el peso de la atención a los recién nacidos sigue recayendo, sobre todo, en las mujeres.

Cuando en una familia nace un niño, la madre tiene derecho a un permiso laboral de 16 semanas. El padre, desde enero del año pasado, puede pedir un total de cuatro. Si se tiene en cuenta este aspecto, la Seguridad Social tramitó en 2017 un total de 13.917 procesos de maternidad y 13.627 de paternidad en Euskadi, cifras que llevan a la conclusión aparente de que hombres y mujeres se reparten por igual el tiempo de crianza.

Tiempo para el bebé

27.544 vascos
disfrutaron en 2017 de permisos de maternidad y paternidad; en total, 13.917 mujeres y 13.627 hombres
532.960 bajas
tramitó la Seguridad Social en el conjunto de España, el 50,3% a mujeres.

Cuando se introducen matices legales, la situación cambia. A partir de la sexta semana de baja, la madre puede compartir con el padre las diez que le restan de la manera que le parezca más oportuna. Si quiere, al 50%, y si lo desea, de otro modo. Pero en Euskadi no se hizo así en 2017 en el 95% de los casos. Aunque es cierto que la lactancia materna puede tener mucho peso en esta decisión, los permisos de maternidad compartidos con el padre ascendieron a 668, un poquito más que el 5% del total que se concedieron a mujeres.

«La tendencia cambiará»

La socióloga de la Universidad de Deusto María Silvestre, directora del Deustobarómetro, considera que «a pesar de lo que parezca a simple vista, estamos muy lejos de la verdadera igualdad». La atención de los bebés vascos, en función del tiempo dedicado por los hombres y mujeres, constituye una labor «abrumadoramente femenina», según estima la experta, exdirectora del Instituto Emakunde.

La tendencia, a su entender, no se ha invertido. «Hubo unos años, entre 2007 y 2009, en que se decidió incentivar económicamente los permisos laborales de los hombres en Euskadi con el fin de mejorar esta situación. Pasado este tiempo, las ayudas se suspendieron porque el plan no logró el objetivo que se buscaba», argumenta.

Por su parte, el delegado del Gobierno en el País Vasco, Javier de Andrés, valoró ayer «muy positivamente» los datos porque, «en el actual contexto de crisis demográfica, medidas como la ampliación del permiso de paternidad de dos a cuatro semanas deben servir para cambiar esa tendencia y fomentar la natalidad. Además, facilitan la conciliación de la vida familiar y laboral».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos