Una 'guerra' a tiros contra las avispas

Porru dispara observado por Idoia Lázpita, jefa de la Policía Municipal de Oñati. /Oliden
Porru dispara observado por Idoia Lázpita, jefa de la Policía Municipal de Oñati. / Oliden

Se trata de un fusil de aire comprimido cargado con cápsulas de gelatina que contienen biocida que ha sido probado ya en Gipuzkoa

KEPA OLIDEN

Una nueva 'arma' contra la avispa asiática fue empleada ayer con éxito: se trata de un fusil de aire comprimido, idéntico a los utilizados en los juegos bélicos de 'paintball', que dispara cápsulas de gelatina que contienen biocida en lugar de pintura.

El blanco elegido para la ocasión fue un nido de gran tamaño que pende de un árbol que crece en la trasera del edificio escolar del Ferial, en Uarkape, en el municipio guipuzcoano de Mondragón. El enorme avispero albergaría una población de «alrededor de 2.000-3.000 avispas incluyendo unas 200 reinas» según estimaba el responsable municipal de Protección Civil José Luis Etxebarria 'Porru'.

Apostados en la pasarela del segundo tramo del ascensor del Ferial, los responsables de protección civil de Mondragón, Bergara, Oñati y Aretxabaleta se sucedieron en el empleo de esta novedosa arma propiedad del Ayuntamiento de Hernani. Su responsable de Protección Civil, fue la encargada de instruir a sus colegas debagoiendarras en el manejo de este fusil de fabricación francesa y que el consistorio hernaniarra adquirió «hace una par de semanas» al precio de tres mil euros. Desde entonces, decía Marijo García, han liquidado «seis nidos con un resultado muy bueno».

García realizó ayer una demostración en Mondragón invitada por Porru. Al término de la misma, el responsable local de Protección Civil se mostró satisfecho con la efectividad de esta nueva arma y anunció que propondrá su adquisición en el ayuntamiento.

La prueba efectuada ayer a media mañana concluyó con el avispero acribillado y los parabienes de los intervinientes en el tiroteo. Al no tratarse de un arma de fuego, los riesgos derivados de su uso son inexistentes. En esencia, se trata de un fusil que se acciona mediante aire comprimido que se arma a través de una botella recargable.

Su munición consiste en cápsulas esféricas recubiertas de gelatina conteniendo un biocida fabricado en Francia, «donde la normativa sobre estos productos es mucho más rigurosa que aquí» resaltaba García.

Efecto durante dos días

Cargado y amunicionado el arma, los responsables debagoiendarras de protección civil se fueron turnando en el uso del fusil. Acabaron disparando más de 80 proyectiles de biocida contra el avispero, muchos más de los necesarios para liquidar la colonia. Por sus dimensiones con 40-50 proyectiles sería suficiente» estimaba la hernaniarra Marijo García.

Pero lo de ayer fue un banco de pruebas y avispero de Uarkape se llevó una sobredosis de biocida. Sus ocupantes empezaron a acusar inmediatamente los impactos y el efecto del veneno. Su acción tiene efecto durante dos días y acaba con las avispas que en este momento se hallan dentro del nido como con las que regresan después de haber estado ausentes recolectado comida para alimentar a las larvas que se crían en la colonia.

Fotos

Vídeos