En prisión el acusado de la agresión sexual en Eibar

Cientos de personas se unieron ayer en una cadena humana en el paseo de la playa de Zarautz para rechazar de pleno la violencia sexual contra las mujeres.
Cientos de personas se unieron ayer en una cadena humana en el paseo de la playa de Zarautz para rechazar de pleno la violencia sexual contra las mujeres. / J.M. López

El hombre, de 27 años, presuntamente intentó forzar a la víctima tras abordarla en una calle de la localidad armera en la madrugada del pasado viernes

I. VILLAMERIEL/M. PÉREZ

El verano de 2016 estableció una alarma. Pero el actual lleva camino de generar una tensión muy superior. Una nueva agresión sexual tuvo lugar este pasado viernes en la localidad de Eibar y por cual el autor del crimen ya ha ingresado a primera hora de esta tarde en la prisión de Martutene, según han confirmado fuentes del Departamento vasco de Seguridad.

Se trata de otro delito que se viene a sumar a las dos violaciones que ha habido en Zarautz en un espacio de tiempo de apenas nueve días, y a la que recientemente se produjo también en la localidad vizcaína de Sopela. Para dibujar una situación mucho más trágica, en Pamplona ya se han denunciado cinco casos de abusos y tocamientos durante los sanfermines. Dos de ellos fueron conocidos ayer, en que se detuvo a una persona por su presunta implicación. Parece como si, con la llegada del verano, ciertos individuos hubieran decido salir de las cavernas y sembrar el terror.

Noticias relacionadas

En el caso de Eibar, un varón de 27 años de nacionalidad rumana fue detenido el pasado sábado acusado de ser el supuesto autor de un delito de agresión sexual. El implicado presuntamente intentó forzar a la víctima tras abordarla en una calle de la localidad armera en la madrugada del pasado viernes, según informó el Departamento vasco de Seguridad.

Los hechos tuvieron lugar sobre las cuatro y media de la madrugada cuando la víctima se dirigía a su domicilio. Según la denuncia, un individuo se le acercó por la espalda y la arrojó al suelo, donde trató de forzarla. La mujer comenzó a pedir auxilio a gritos, forcejeando con el agresor. En un momento dado, pudo zafarse y se refugió en un portal, mientras que su atacante huyó del lugar. Poco después y tras ser alertada la Ertzaintza, se personó allí una patrulla que atendió a la víctima y la trasladó a un centro sanitario para recibir asistencia médica.

En la tarde del pasado sábado, como consecuencia de las investigaciones practicadas para identificar al autor y esclarecer los hechos, se procedió a la localización y detención del individuo en el propio Eibar. El arrestado, será presentado en el juzgado una vez queden finalizadas las correspondientes diligencias policiales.

El sospechoso abordó a su víctima en la calle, que pudo forcejear y refugiarse en un portal

El caso ha vuelto a provocar reacciones de indignación por parte de las instituciones y de diferentes colectivos sociales, que no dudan en mostrar su inquietud por un fenómeno delictivo al que ni los mensajes ni la intervención policial -sólo en Pamplona han sido desplegados 3.000 agentes- han podido poner coto. Y todo ello, en el inicio de la temporada de fiestas patronales en cientos de municipios vascos, en muchos de los cuales -al igual que en la capital navarra- se han articulado dispositivos de prevención para conseguir unas «fiestas libres de agresiones sexuales». Ya el año pasado, 39 localidades vascas, 26 de ellas en Bizkaia, crearon espacios especiales en sus recintos festivos para inculcar a los visitantes el mensaje de que «no es no», convertido en el lema principal de las campañas contra la violencia machista.

En Gipuzkoa, las últimas víctimas fueron abordadas en plena calle por sus agresores. En el caso de Sopela, el presunto atacante, de 21 años, había «quedado por internet» con su víctima de 19. Ocurrió en fiestas de la localidad vizcaína. Un patrón que se repite. Hay que recordar que la Aste Nagusia de Bilbao registró en 2016 varios episodios de abusos, con al menos dos detenidos, y también en Vitoria se registró una agresión sexual cuando todavía la sociedad española vivía sobrecogida por la atroz violación en grupo que cinco individuos cometieron sobre una joven en los sanfermines, y que llegaron a grabar con un teléfono móvil. Los acusados, que habían viajado desde Sevilla, se encuentran en prisión.

Reacciones

Al conocerse ayer a mediodía la noticia del último ataque en Eibar, las reacciones no se hicieron esperar. El Consejo Vasco de la Juventud denunció que el «machismo» sigue imperando en la sociedad y advirtió de que este tipo de violencia afecta a personas de todas las edades, no sólo a los jóvenes. Por su parte, el alcalde de Eibar, Miguel de los Toyos, fue rotundo en su repulsa. De los Toyos abogó porque la sociedad en su conjunto mande un mensaje contundente contra las agresiones sexistas e hizo un llamamiento en particular a los hombres, a los que les pidió que se impliquen de manera especial en la condena de este tipo de abusos. Por otro lado, el primer edil socialista anunció que la Junta de Portavoces del Ayuntamiento mantendrá una reunión hoy para abordar las decisiones a adoptar tras la última denuncia.

«La situación es muy preocupante», señalanlos colectivos sociales, que animan a denunciar

El ambiente era de indignación ayer en toda Euskadi y especialmente en la localidad del bajo Deba, donde la población sigue todavía sobrecogida por el asesinato de la eibarresa Rakel López, de 44 años, y su hijo, Markel Malik, de 12, el pasado 2 de mayo en Alcobendas, que perdieron la vida presuntamente a manos del compañero sentimental de la madre. Este doble crimen originó la mayor manifestación celebrada en Eibar por esta causa hasta la fecha.

Por su parte, el Ayuntamiento de Pamplona mostró ayer su indignación por los dos últimos casos de tocamientos ocurridos durante las fiestas de San Fermín y reiteró su voluntad de poner a disposición de la población los recursos municipales de orientación y atención judicial y psicológica y de acompañamiento de los que dispone el Consistorio para estas situaciones. «Lo importante es la protección y la atención a la mujer agredida y a su entorno», señalaron fuentes municipales.

Pamplona registra dos nuevos casos de abusos y tocamientos en las fiestas, con un detenido

La Junta de Portavoces animó a denunciar los casos que se produzcan, tanto por las propias víctimas como por los testigos o las personas que los presencien o tengan noticias de ellos. Las denuncias, además de permitir la labor policial, refuerzan el mensaje municipal de la campaña «‘Pamplona libre de agresiones sexistas’, que exige la implicación social por la igualdad de género, también en el escenario de la fiesta». Las mismas fuentes advirtieron que «una postura de rechazo activa es la mejor vía para acabar con estos comportamientos execrables».

«Sin mirar atrás»

Por su parte, cientos de personas convocadas por el Movimiento Feminista de Zarautz ocuparon ayer el paseo de la playa zarauztarra para protestar por las dos agresiones sexuales a menores registradas en el municipio en los último días. La movilización unió a mediodía con una cadena de personas el recorrido que separa la plaza de Munoa del cámping donde estaba alojada y adonde se dirigía al parecer la joven extranjera de 17 años que presuntamente fue atacada sexualmente en la playa la madrugada del jueves.

El colectivo denunció que «la situación es muy preocupante» y reivindicó el derecho de las mujeres, sobre todo las jóvenes, a disfrutar y hacer todo tipo de actividades, «de día y de noche», y en cualquier lugar «sin miedo» y «sin tener que mirar hacia atrás».

El Consejo de la Juventud de Euskadi muestra su solidaridad

El Consejo de la Juventud de Euskadi (EGK) mostró ayer su solidaridad con la chica que presuntamente fue objeto de una agresión sexual ocurrida en la madrugada de este pasado viernes en Eibar, y exigió que «todos los ataques contra el bienestar» de las mujeres sean reconocidos como violencia de género, porque «hay situaciones que la Ley 1/2004 no entiende» como tal.

En un comunicado, EGK expresó su solidaridad a la agredida, a la vez que aplaudió su «valentía para realizar la denuncia». Según recordó, «hay situaciones que la Ley 1/2004 no entiende como violencia de género», por lo que reivindicó que «todos los ataques al bienestar de las mujeres, por el motivo de serlo, son violencia de género y deben estar reconocidos como tal». Asimismo, el Consejo consideró «inadmisible la violencia machista que aún tiene lugar de forma tan grave y dura en la juventud», y recordó que «actuar contra ella es responsabilidad de toda la sociedad».

Tras afirmar que la «violencia machista es una de las dificultades para construir una sociedad basada en la igualdad», el colectivo advirtió que este fenómeno lo «pueden vivir personas de todo tipo de edades y condiciones, lamentablemente, también las personas jóvenes». Es de «vital importancia» difundir «la situación que aún se da en Euskadi», urgió.

Fotos

Vídeos