Nieve para todos los gustos

Una mujer y un niño se asoman a un mirador de suelo transparente en Pic du Midi./JEAN-PIERRE CLATOT
Una mujer y un niño se asoman a un mirador de suelo transparente en Pic du Midi. / JEAN-PIERRE CLATOT

Familias, parejas, adictos a la gastronomía de alto nivel y deportistas encontrarán lo que buscan en las estaciones de esquí francesas del Pirineo

ELENA SIERRA

Las estaciones de esquí del Pirineo francés ofrecen cada temporada un buen número de actividades diferentes, más allá de la bajada de las pistas. Entre tantas (mil) y con tantos kilómetros de superficie, normal que haya opciones para todos los públicos. Y es que el Pirineo francés es una de las mayores superficies esquiables de Europa que se extiende por seis regiones (Pirineos Orientales, Aude, Ariége, Alta Garona, Altos Pirineos y Pirineos Atlánticos), y ahí se encuentran tres grandes picos como el Pic du Midi (2.887 metros de altura, una de las bajadas más largas del continente), el circo glacial de Gavarnie, que es Patrimonio Mundial por la Unesco... y, hablando de comodidades y no solo de deporte, 40 resorts, 15 centros termales y medio millar de actividades relacionadas con la nieve. La oferta de estas estaciones es tan grande que merece la pena realizar alguna propuesta concreta.

Familias con niños

Cuatro de las estaciones tienen el sello de calidad Famille Plus, es decir, que son reconocidas por garantizar la mejor experiencia familiar en la nieve. Son las más cercanas al País Vasco (Saint Lary y Peyragudes en los Altos Pirineos), y Font Romeu y Les Angles, en los Orientales. En todas ellas, un monitor de la estación especialmente formado acoge a la familia y habla con ella sobre las actividades dirigidas a este público que puede encontrar en el complejo, se informa sobre el nivel de esquí de los diferentes miembros y les pregunta qué experiencias quieren practicar juntos y cuáles por separado para proponerles actividades e itinerarios. Tiene en cuenta tanto las exteriores como las de interior, sobre todo si hay menores de 3 o 4 años. Así, les ofrecerá las clases de esquí personalizadas y adaptada a diferentes niveles, paseos con raquetas y trineos tirados por perros, descensos en trineo por zonas acotadas y seguras e incluso gincanas en las que mayores y pequeños recorrerán la estación para resolver un enigma o ‘cazar’ huevos de chocolate. El presupuesto no es cerrado, depende de la elección.

Parejas

El esquí puede ser también una excusa perfecta para organizar planes románticos. En la estación Luchon Superbagnères, en la Alta Garona, tienen diseñado un original recorrido con raquetas de nieve para disfrutar de la belleza del paisaje nevado, casi a solas y descubriendo lugares recónditos. Es una ruta de media jornada que después solo puede terminar con una buena sesión de relax en el Vaporarium Hammam natural más antiguo de Europa, que se remonta al siglo II d.C. Una noche de hotel con desayuno, la caminata y la entrada al vaporarium ronda los 80 euros por persona.

También se puede optar por hacer la llamada escapada nórdica que proponen en la estación de Beille, en Ariège, donde se ofrecen rutas a caballo por la nieve, caminatas con raquetas y noches en la naturaleza durmiendo en un iglú o una tienda, media pensión incluida. Estas escapadas nórdicas duran dos días y cuestan 135 euros por adulto. Además, Beille está situada a pocos kilómetros del pueblecito de Ax-Les-Thermes, y allí, rodeados de la inmensidad de los Pirineos, las aguas naturales a entre 33 y 38º van fluyendo por una piscina central de 200 metros cuadrados con jacuzzis, géiseres, cuellos de cisne, baños al estilo romano (frío, caliente y de vapor) y espacios de tipo nórdico y oriental.

Esquiadores en un telesilla de Peyragoudes y en Les Angles. Debajo, prueba de habilidad en Saint Lary. / L. DARD y R. ROIG

De alto nivel

El mejor ‘fuera pista’ del Pirineo francés, el del Pic du Midi, a 2.887 metros de altura, es la propuesta perfecta para los esquiadores más atrevidos. Para comenzar el descenso de la que es una de las bajadas más largas de Europa, primero hay que subir. Se accede en 15 minutos desde La Mongie, a 1.800 metros de altitud, gracias al teleférico. Claro que si no se tiene tal dominio de la técnica, tampoco hay que perderse el viaje, porque en la cima está el observatorio astronómico más alto de Europa, en el que se puede pasar la noche reservando con antelación, y además hay un restaurante con vistas sobre los Pirineos. Y una nueva atracción: Hyper-Belvedère, recién abierta, es una plataforma suspendida sobre el vacío desde la que seguro que ya se están haciendo algunas de las fotos más alucinantes de esta temporada blanca. Ida y vuelta en el teleférico y la visita al observatorio y museo cuesta 38 euros para adultos (23 para niños).

Para foodies

En el restaurante del Pic du Midi, con impresionante perspectiva sobre la Brèche de Rolland, ofrecen comida casera con productos de proximidad, pero para los verdaderos gastrónomos existen cocinas más especializadas que han sabido conservar la tradición de la montaña y traerla hasta el siglo XXI. Es el caso del restaurante L’Authentique Vignecois, en Saint Lary, comandado por Laurent Auriau. En la carta de esta auténtica cabaña, foie gras, terrinas de pato, cerdo negro de Bigorre, pescado fresco de los torrentes pirenaicos y quesos del valle. Y el de A la Montanha, en Ariège, de Philippe Lacube, que resulta que es el embajador de la vaca Gascona. La estación de Gourette, por su parte, tiene ya sus primeros restaurantes de altura 100% veganos y vegetarianos. Ensaladas con productos de la tierra para los primeros y hamburguesas vegetarianas para los segundos.

Senderistas

Por si no había quedado claro que a estas estaciones no todo el mundo va a esquiar... Valga como última prueba de que existe una gran población de aficionados al manto blanco, sin más, la aplicación que estrena esta temporada la estación de Cauterets, donde saben que uno de cada dos visitantes acude a realizar actividades relacionadas con la nieve pero sin calzarse los esquíes. ‘Blablarando’ tiene como objetivo poner en contacto a senderistas, raquetistas y amantes de la naturaleza en general para que puedan compartir rutas mientras sus colegas suben y bajan la montaña practicando su deporte favorito. Solo hay que introducir el nivel, las fechas preferidas y los horarios para encontrar nuevos compañeros de aventura. En la Oficina de Turismo facilitan además toda la información sobre las diferentes rutas que pueden realizarse en los alrededores, algunas de las cuales pueden hacerse con guía.

Tecnólogos

En la vecina estación de Hautacam, una nueva aplicación 3D con Google Play permite conocer el relieve, las pistas, las actividades y los recorridos de esta estación de esquí nórdico. El smartphone se convierte así en una tableta de orientación portátil interactiva e inmersiva que integra brújula, geolocalización, GPS, cámaras aéreas y desplazamiento terrestre.

Buceadores

¿Perdón? Ya, parece una locura, pero no lo es. En la estación de Les Angles, en los Pirineos Orientales, ofrecen una experiencia curiosa: un fin de semana de Ice Diving o submarinismo bajo el hielo. Se hace un corte en la superficie helada del lago de Balcere y hala, a meterse en él y recorrerlo por debajo. Pura emoción. El descanso se realiza en un chalet de estilo escandinavo (www.4youlodge.com) con vistas panorámicas sobre el lago, además de todas las comodidades de la zona de relajación e hidromasaje, la sauna finlandesa y el gimnasio profesional. Una noche de hotel con desayuno -productos bio- y acceso a todas las instalaciones, más el bautismo de buceo con instructor, sale por 294 euros para dos personas. En Les Angles proponen además disfrutar del amanecer sobre la nieve abriendo las pistas y ser el primero en realizar la bajada, con la luz del alba, gracias a su tarjeta Privilege.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos