Las mujeres no llegan al 12% en la Ertzaintza

Entre el público había representantes de la Ertzaintza, Guardia Civil y Mossos. / MANU CECILIO
Entre el público había representantes de la Ertzaintza, Guardia Civil y Mossos. / MANU CECILIO

Una jornada sobre igualdad analiza la residual presencia femenina en la Policía vasca, aunque en la última promoción sube al 25%

Ainhoa De las Heras
AINHOA DE LAS HERAS

Las mujeres representan el 11,58% de los agentes de la Ertzaintza en noviembre de 2017, lo que supone un ligero incremento con respecto a 2016, cuando eran el 11,55% y a marzo de 2014, el 10,93%, según los datos que se dieron a conocer ayer en la jornada sobre la igualdad en la Ertzaintza, 'Género, Policía y Sociedad', que organizaba el Departamento de Seguridad en el salón de actos de la sede del Gobierno vasco en Bilbao. La tasa disminuye a medida que se asciende en la escala de mando, donde la mujer no llega al 10%.

¿Por qué son tan pocas las mujeres que se presentan a la Policía y acceden a los puestos de mando? Las causas y las soluciones son complejas», reflexionó el jefe de la Ertzaintza, Jorge Aldekoa, encargado de clausurar el evento. «Perdemos en capacidad de innovación, de resolver conflictos, en eficacia, en calidad de servicio. Tenemos la obligación de tomar las medidas para revertir esta situación. El cambio es posible, pero precisa de un esfuerzo colectivo», apuntó Aldekoa. La Ertzaintza aspira a poder alcanzar los porcentajes que manejan otros cuerpos, como la Policía Nacional, con el 13% de mujeres, los Mossos d'Escuadra, el 21,12%, y hasta más del 30% en las Policías de Holanda o Suecia.

En la actualidad, en la cúpula de la Ertzaintza sólo una mujer ejerce de intendente, aunque su grado sea de comisaria, cuando los hombres son 19 hombres (seis de ellos comisarios habilitados), y ninguna superintendente, el mayor rango (en 2014 había una). Sólo cinco mujeres han ascendido a subcomisarias, frente a 74 hombres, y cuatro son comisarias, mientras que hay 19 comisarios. En la escala básica las cifras son algo más paritarias. 619 agentes de la Ertzaintza son mujeres y 4.449 hombres, y 73 agentes primeras frente a 783 hombres. Hay 18 suboficiales mujeres y 24 oficiales, mientras que 329 suboficiales y 203 oficiales son hombres.

EN SU CONTEXTO

619
agentes de la escala básica de la Ertzaintza son mujeres, frente a los 4.449 hombres. Hay también 73 agentes primeras.

Cuotas, una herramienta

Entre estos porcentajes mínimos surge un dato para la esperanza. En la última promoción, la 26, que acaba de terminar las pruebas selectivas y se encuentra ya en la Academia de Policía y Emergencias de Arkaute, un 25,83% de los aspirantes son mujeres. La primera promoción de la Ertzaintza estuvo restringida a los hombres porque un requisito de los candidatos era haber cumplido el servicio militar, en la segunda la tasa femenina se quedó en un 10% y en la tercera y cuarta, ascendió al 15%. «Ya los comienzos fueron bastante masculinos. Las mujeres seleccionadas caían en las pruebas físicas y en algunas partes del psicotécnico», explicó Iñaki Viñuela, del Grupo de Igualdad de la Ertzaintza, que ha analizado estadísticas del cuerpo.

La asesora de Derechos Humanos, Género y Seguridad de la OSCE, Eva Sapiezynska, se mostró partidaria de «integrar la perspectiva de género dentro de la Policía» por muchos motivos, entre los que citó los siguientes: «resta tensión en las actuaciones, minimiza el uso de la fuerza, ayuda a las víctimas de la violencia de género (algunas no quieren hablar con hombres) y previene la mala conducta policial». En su opinión, se trata de un derecho y resulta «efectivo». Sapiezynska propuso revisar los antecedentes de los candidatos a las oposiciones, fijarse el 30% como meta mínima y realizar campañas de publicidad en las que las policías hablen de su trabajo. La eurodiputada del PNV Izaskun Bilbao defendió las «cuotas» como «herramienta para que las mujeres estén, y cuando están mejoran las organizaciones».

En la mesa redonda participaron una técnica de Igualdad, e integrantes de grupos para la Igualdad en la Ertzaintza, la Academia y en policías locales, con presencia de Abanto-Zierbena, Oñati, Getxo, San Sebastián y Vitoria. «No me avergüenza ser hombre y hablar de igualdad, todo lo contrario. Hay gente que te lo reprocha, hay que ir modificando comentarios y conductas. Si sólo las mujeres habláis de igualdad parece que es un problema vuestro y no social, que repercute en todos los ámbitos», afirmó Viñuela.

Temas

Bilbao

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos