«Me mordió y la llamé vasca de mierda», declara un acusado de agredir sexualmente a una chica en Laredo

Imagen de los dos acusados de agredir sexualmente a una joven en Castro. /SANE
Imagen de los dos acusados de agredir sexualmente a una joven en Castro. / SANE

La Fiscalía ha pedido en el juicio, que ha quedado visto para sentencia, para él y un amigo sendas penas de cinco años de cárcel y otros cinco de libertad vigilada, además de 4.000 euros de indemnización

AGENCIAS

Dos acusados de agredir sexualmente a una chica en Laredo, para quienes la Fiscalía pide sendas penas de cinco años de cárcel, han asegurado este martes que lo único que pasó es que uno de ellos la besó con su consentimiento y, después de ser mordido por la joven, la llamó «vasca de mierda». «No entiendo por qué estamos aquí», ha afirmado uno de los procesados en el juicio que este martes ha quedado visto para sentencia en la Audiencia de Cantabria.

El Ministerio Fiscal atribuye a los dos jóvenes acusados un delito de agresión sexual, por el que también solicita una condena de otros cinco años de libertad vigilada, a cumplir a partir de la salida de prisión, y reclama que indemnicen a la chica, solidariamente, con 4.000 euros por daños morales.

El primero en prestar declaración ha afirmado que conocía a la joven «de vista» y de haberse besado con ella en otra ocasión. En ese sentido, ha apuntado que fueron a casa del otro acusado los tres juntos cuando cerró la discoteca en la que habían estado hablando el 8 de noviembre de 2015.

Una vez allí, según su relato, se sentó con ella en un sofá y empezaron a besarse, mientras el otro encausado estaba en otro sillón. «Surgió», ha contestado al ser preguntado sobre quién había iniciado el acercamiento.

En ese momento, ha continuado, ella le mordió, por lo que él la apartó y le llamó «vasca de mierda». La joven respondió pegándole una bofetada y varios golpes y «cogió su chaqueta y su bolso y se fue».

Mordisco e insultos

Ha coincidido con esta versión el segundo acusado, quién ha señalado que él sólo se levantó a separarlos cuando su amigo empezó a insultar a la chica, después de que ella le mordiese mientras se estaban «acariciando». Más tarde, ha apuntado, estando ya solo, se quedó dormido en el sofá.

«Pasaría media hora como mucho» antes de que le despertase su compañero de piso después de abrirle la puerta a la chica que, junto a «cuatro o cinco» personas, había vuelto a la casa a buscar su móvil, que se había dejado allí. «En ese momento buscamos entre todos y no apareció», ha precisado.

Entonces, según ha afirmado, la joven empezó a acusarle de que le habían «tocado una teta», lo que él negó. «Si yo te he faltado al respeto, si yo te he hecho algo, yo voy contigo a la Guardia Civil, tres veces se lo dije», ha concluido el encausado.

Declaración de la joven

En su declaración, la chica ha defendido que no se besó con ninguno de ellos en ningún momento y que, estando los tres en el mismo sofá, uno se abalanzó sobre ella y otro la sujetó por los brazos. «Pude enroscarle con la pierna (al que estaba encima suyo) y darle una patada en la espalda, le mordí en el cuello o en la cara y le arañé», ha relatado la joven, que está «segura» de que querían mantener relaciones sexuales con ella.

Esos golpes, ha detallado, «enfadaron» al acusado que ha declarado en primer lugar, que «cogió la cabeza» a la chica y se la «puso contra el sofá», ante lo que el otro reaccionó «frenándole». «Vio que la estaban preparando», ha opinado ella.

«Yo sólo quería irme a mi casa. Pero no me fui a mi casa porque estaba asustada y quería hablar con alguien», ha explicado al contar que, al irse de la vivienda, acudió al piso del novio de una amiga suya, quien ha testificado en la vista de hoy. Tanto él como el resto de testigos que vieron a la joven esa mañana han coincidido en que estaba muy nerviosa y no dejaba de llorar.

Además, los que la acompañaron a buscar su teléfono a la casa en la que supuestamente tuvieron lugar los hechos han afirmado que el acusado que vivía allí se ofreció varias veces a acompañarla a un cuartel de la Guardia Civil. Su compañero de piso ha admitido que esa noche le había pedido que no hiciesen ruido, ya que le habían despertado las «risas», pero ha negado haber escuchado nada más después.

Petición de pena inicial

El Ministerio Público ha mantenido su petición de pena inicial, al igual que las defensas, que solicitan la absolución de los dos jóvenes. Los dos letrados han pedido que, en caso de que se les condene, se apliquen las circunstancias atenuantes de dilaciones indebidas y de consumo de alcohol o estupefacientes.

El fiscal ha insistido en que la joven «desde un principio ha sido persistente y firme en su testimonio», mientras que los abogados defensores han señalado que en su versión existen «muchas incorrecciones e imprecisiones».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos