La mitad de los titulados en Formación Profesional encuentra trabajo en dos meses

Un joven formado en FP, en su puesto de trabajo./E. C.
Un joven formado en FP, en su puesto de trabajo. / E. C.

El 30% de la promoción de 2015 optó por seguir estudiando y otro 20% estaba en paro un año después, según el último informe de Lanbide

Jesús J. Hernández
JESÚS J. HERNÁNDEZ

Nunca cursar Formación Profesional tuvo más prestigio que ahora. Para el Gobierno vasco, el modelo de FP -sobre todo el dual, que combina estudio y prácticas- se ha convertido en «una pequeña Finlandia de la enseñanza», algo que sostiene por las innumerables visitas de responsables educativos de multitud de países, entre ellos Alemania, Francia, Dinamarca y Noruega. Según Lanbide, que ha hecho público el último estudio sobre la inserción laboral de los titulados en FP, es toda una garantía de futuro.

El Servicio Vasco de Empleo ha entrevistado a los 11.251 estudiantes de la promoción de 2015, la más numerosa desde que hay registros. Las expectativas de la mayoría de estos jóvenes se han cumplido. Cinco de cada diez están trabajando, tres decidieron continuar sus estudios y sólo dos están en paro. El porcentaje de los desempleados baja, en relación al año anterior, del 22% al 18,7% y suben dos puntos los que siguen estudiando y los que encuentran empleo. El análisis de Lanbide concreta la tipología de los contratos. El 30% de los titulados tiene trabajo a fin de obra o temporal, el 12% es indefinido, un 5% está inmerso en planes de formación remunerada y el 1,8% es autónomo. El 68% se empleó en el sector para el que se había formado.

11.251 estudiantes desde que hay registros nunca habían salido tantos titulados en un año de los diferentes grados de FP

Es sorprendente el escaso tiempo que esperan para acceder a su primer empleo. Son dos meses, de media, y no se aprecian grandes diferencias por género. Sólo uno de cada diez tuvo que esperar más de un año. El sector que más titulados tuvo fue Sanidad, con 1.368, seguido de los servicios socioculturales a la comunidad (1.262) y la fabricación mecánica (1.210). Los que menos empleos aportan son la energía y el agua (48 titulados), industrias alimentarias (47) y el sector textil y de confección (40). El mejor porcentaje de empleabilidad está precisamente en las industrias alimentarias al ser muy pocos, pero seguido de la fabricación mecánica, el mantenimiento y la hostelería, trabajos donde hay mucha rotación. Sucede lo contrario en labores vinculadas a la seguridad, el medio ambiente y la imagen y el sonido, sectores con los índices más altos de paro.

Salarios desde 1.108 euros

Los estereotipos por sexo siguen ahí. Hay menos de un 10% de mujeres en estudios de transporte de vehículos, electrónica, mecánica y actividades marítimo pesqueras, mientras que son mayoría en la administración, imagen personal, industrias alimentarias, turismo y sanidad. Se observan variaciones como que informática, que llegó a tener un 40% de mujeres, está ahora más masculinizada, mientras que la presencia de féminas gana terreno cada año en edificación civil y obras.

La quinta de 2015 a la que se refiere el estudio se graduó en un momento en que el número de parados iba en descenso y la cifra de ocupados mantenía una leve tendencia alcista. Eran aquellos incipientes brotes verdes que se manifestaron con timidez en el año 2014. La recuperación se dejó notar en la tasa de paro, algo inferior que en la promoción anterior, y en la cuantía de los salarios a jornada completa. La media de esta quinta es de 1.108 euros mensuales cuando hace dos años era de 1.046. Los mejor pagados, con diferencia, están en el sector del agua y la energía, con medias de 1.468 euros.

El informe viene a corroborar la extrema adaptabilidad de la FP a las necesidades cambiantes del mundo empresarial. El presidente de Confesbak, Roberto Larrañaga, destacó recientemente la «colaboración a todos los niveles» como «la clave del éxito de un modelo de Formación Profesional que cita la Comisión Europea como una referencia».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos