Los meteorólogos prevén una primavera húmeda tras siete meses con récord de lluvias

Dos mujeres pasean por BIlbao./E. C.
Dos mujeres pasean por BIlbao. / E. C.

Los expertos achacan al anticiclón de las Azores la inestabilidad de los próximos meses

MARTÍN IBARROLA

Después del tormentoso invierno, muchas personas creían llegado el momento de guardar chubasqueros y paraguas en el fondo del armario, coincidiendo con la llegada de las golondrinas, que todos los años se encargan de anunciar la primavera. El observatorio fenológico del País vasco ha confirmado que los primeros ejemplares aparecieron en Mungia el 21 de marzo y, dos días más tarde se dejaron ver en Igeldo. Para desgracia de aquellos que esperaban una ventana de buen tiempo, estas pequeñas aves han aterrizado en Euskadi con un pronóstico que promete más desasosiego que alivio. La Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOA), un servicio meteorológico de Estados Unidos que elabora previsiones a nivel global, indica que «abril, mayo y junio serán más húmedos de lo normal». En cambio, no aprecian «ninguna tendencia significativa en cuanto al frío o el calor».

«Los datos son tan dispares que no hay forma de llegar a una conclusión», traduce Margarita Martín, delegada territorial de la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) en el País Vasco. «Sólo es posible saber qué tiempo hará de aquí a unos meses en términos muy generales, pero podemos avanzar que muy probablemente siga lloviendo». Su agencia anunció con el cambio de estación que esta primavera se esperaba fría y húmeda como consecuencia del «persistente» anticiclón de las Azores, que también «ha estado ahí, sin moverse» la mayor parte del crudo invierno que acabamos de dejar atrás.

Acostumbrados ya a la tendencia tormentosa, los pluviómetros del territorio podrían registrar unas cifras sin precedentes. Este año agrometereológico, que comenzó el pasado 1 de septiembre, está considerado como el más húmedo de las últimas siete décadas. En siete meses Bizkaia ha superado el cupo anual de lluvias, con 1.259 litros acumulados; en Gipuzkoa faltan 180 litros para rebasar el total de 1.590; y en Álava han contabilizado 574 de los 800. Precisamente, el máximo pluviométrico de esta última provincia se registra durante los próximos meses.

«La abundancia de agua es deseable para que los embalses se llenen. Una primavera lluviosa siempre garantiza el agua para verano». La delegada de AEMET explica que cuanto más llueva menos frío registrarán los termómetros. «El suelo emite el calor acumulado durante el día, pero las nubes nocturnas rebotan la radiación infrarroja, por lo que las medias de temperatura se mantienen o suben más de lo habitual». Esto, advierte la meteoróloga, no significa obligatoriamente que durante las horas diurnas «sintamos calor», sino que las cifras mínimas de la noche son más elevadas.

Medio grado menos

La primavera es, junto al otoño, la estación «más difícil de pronosticar». Por ello, Margarita Martín se basa en el modelo de Météo-France para prever los cambios que registrarán los termómetros. Según los primeros indicios, la temperatura primaveral «será ligeramente más baja, como mucho medio grado menos», en la franja costera, donde el promedio de máximas y mínimas ronda los 14 grados, y «normales» en el interior, cuya media estadística es de 12,9 grados.

Por otro lado, la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica prevé para la cornisa cantábrica una estación «leve» en lo relativo al polen, que en el caso del País Vasco procede fundamentalmente las gramíneas, presentes en mayo y junio. Las especies vegetales que sí han florecido son los dientes de león, avellanos y fresnos. Este año también abundan los berros de prado, una especie que aparece junto al cantar el cuco, frecuenta los suelos húmedos y algunos expertos relacionan con los primeros vientos primaverales.

Portavoces de Euskalmet prefieren no hacer pronósticos a largo plazo, pero sí adelantan que los días inaugurales de abril traerán lluvias, vientos fuertes y olas de más de un metro. Los 20 grados y el sol con que comenzamos la semana no parece que sean la tónica de los próximos meses.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos