La madre de uno de los 'sinpa' del restaurante de Cantabria abona los 274 euros de la cuenta

Exterior del restaurante donde se produjo el 'sinpa'.

La mujer realizó una trasferencia bancaria para saldar la cuenta de los menús consumidos el pasado jueves por 20 personas que huyeron a la carrera tras la comida

JOSÉ CARLOS ROJO

El revuelo causado desde el jueves por la huida de los veinte comensales que escaparon sin pagar y a la carrera del restaurante Los Arcos, en la localidad cántabra de Hoz de Anero ha despertado tal alboroto mediático que una de las madres de los morosos decidió ayer zanjar la deuda y abonar los 274 euros de la cuenta. «Nos ha llamado por la mañana, nos ha pedido la información bancaria, y por la tarde nos ha enviado un mensaje telefónico con el justificante de la trasferencia», explicó ayer el propietario del establecimiento, Alfonso Carlos Fernández. «Ya el día anterior nos había confirmado avergonzada que iba a encargarse de pagar esta cantidad. Llamó por la noche y pidió perdón para confirmar que ella se ocuparía de los gastos».

«Todavía estoy pensando qué motivó a esta gente, que ya estaba entrada en años e incluso viajaba con al menos cuatro o cinco niños, a intentar algo semejante. En 35 años de experiencia profesional nunca, jamás, me había pasado algo similar», declaró el restaurador, bien conocido por los vecinos de la zona que durante estos días aprovechan para alimentar el humor con la anécdota.

La ironía de los vecinos

«Hay chistes de todo tipo. Supongo que es lógico que ahora tenga que aguantar estas cosas, pero es un humor que no va con intención de herir. Hay que entender que la gente se mofa de estas cosas y el episodio da pie para ello», cuenta. Aún recuerda cómo se apresuró a apuntar la matrícula de uno de los vehículos huidos. Pocos minutos después, la Guardia Civil localizaba en Muriedas a los propietarios del automóvil, y ahora continúan las investigaciones para esclarecer quienes estuvieron aquel mediodía en la mesa del restaurante.

«Había niños. Menudo ejemplo que les dieron», valora Fernández. «Comieron menús. Sobre todo entremeses calientes, ensalada mixta, y unos segundos platos de bacalao y lasaña de la casa». «Llegados los postres es cuando empezaron a correr; apenas les dio tiempo a terminarlos», recuerda antes de advertir que no retirará la denuncia.

«Ahora ya no hay marcha atrás, porque una vez puesta ya no la voy a quitar. Además, de verdad que ya no es cosa del dinero, creo que es una manera de escarmentar a esta gente». La propia Guardia Civil ha mostrado su sorpresa ante un caso llamativo, del que no conoce precedente en Cantabria. «Sabemos de casos en los que algún conductor escapa de una gasolinera sin abonar el importe del combustible. O de gente que deja un hotel sin pagar después de pasar la noche. No son muy comunes, pero de cuando en cuando suceden», informan fuentes de la Guardia Civil.

Fotos

Vídeos