La 'lluvia de verano' que azota Euskadi en pleno otoño

Chaparrón en Bilbao./BERNARDO CORRAL
Chaparrón en Bilbao. / BERNARDO CORRAL

Solo este fin de semana ha llovido el triple en Bilbao que en todo el mes de octubre. Los meteorólogos advierten de un «fenómeno inusual», pero tiene explicación

Yolanda Veiga
YOLANDA VEIGA

Está por llegar aún el 'veranillo de San Martín' (oficialmente, el día 11), pero parece que este año lo podemos dar por amortizado. La lluvia que nos ha dejado un fin de semana pasado por agua no ha sido un aviso, ha sido la materialización de un otoño que se ha retrasado mes y medio en el calendario y nos ha obligado a sacar a todo correr el paraguas. Porque ha caído lo que no había caído en todo el mes pasado.

La comparación no es una manera de hablar y se queda incluso corta. Un par de datos para ilustrarla: solo el sábado y el domingo ha llovido en Bilbao el triple de lo que se había recogido en la ciudad en todo octubre: 41,1 litros por metro cuadrado este fin de semana, frente a los 15,4 de los últimos treinta días, según los datos facilitados desde la Agencia Vasca de Meteorología (Euskalmet). En Vitoria no ha sido tan exagerado, pero sí llamativo: entre el sábado y el domingo se han contabilizado en la capital alavesa 16,6 litros y 25,7 en octubre; mientras que en San Sebastián se han registrado 84,8 litros frente a 71.

Ha sido una lluvia repentina, abundante... y extraña. Los meteorólogos lo llaman «lluvia de verano» y dicen que es un fenómeno «totalmente inusual» para estas fechas. «Es dificilísimo de ver. De hecho, yo no recuerdo un mes de noviembre que haya llovido como llovió el sábado», confiesa José Antonio Aranda, responsable meteorológico de Euskalmet. Lo que para los demás fue solo un fin de semana lluvioso, para los que saben mirar al cielo ha sido una auténtica rareza.

¿Dónde llovió más el sábado?

Bizkaia:
En la estación que Euskalmet tiene en el Puerto de Bilbao se registraron 57,6 litros por metro cuadrados. En Punta Galea se superaron los 30 litros y otros puntos donde llovió de manera muy intensa fueron Sodupe, La Arboleda, Derio y Mungia, donde precipitó muy por encima de los 20 litros.
Álava:
Las estaciones de Euskalmet que mayor precipitación registraron fueron las de Gardea e Iturrieta, ambas con datos por encima de los 10 litros por metro cuadrados. En todo caso, llovió bastante menos que en Bizkaia.
Gipuzkoa:
Llovió de manera abundante en todo el territorios y llamativos fueron los registros de las estaciones meteorológicas de Behobia (85,7),, Andoain (66,2 litros), Miramón (59,1) y Ereñozu (58,6).

«Fue una manera de llover propia del verano o de principios del otoño, pero no de un mes de noviembre. En estas fechas lo normal es que precipite de manera generalizada y persistente, no que caiga una tormenta tan intensa en solo unas horas». Para hacernos una idea de la magnitud de lo que cayó: los meteorólogos sitúan el umbral de la «lluvia fuerte» en 15 litros por metro cuadrado en una hora y el sábado en Sodupe, por ejemplo, cayeron 7,4 litros... ¡en diez minutos! «Eso es muchísimo», asegura Aranda.

Lo sucedido el sábado es raro pero tiene explicación. «Se produjo un cambio repentino fruto de un choque de masas. Pasamos de una mañana cálida y seca a una tarde fría y húmeda». Un contraste producto de las semanas cálidas que hemos tenido hasta ahora y que nos han dejado un inicio de otoño bastante más soleado de lo que fue el verano. «En el aire la temperatura era alta y eso hace que quepa mucha humedad y precipite de forma intensa». Es decir, el esquema habitual de las tormentas de verano, cuando el bochorno de treinta grados y más deja paso al chubasco de un momento a otro. «Las tormentas siempre son llamativas, pero lo son mucho más en noviembre que en agosto», insisten desde Euskalmet.

Lluvia intensa otra vez el miércoles

En todo caso habrá que esperar mucho para volver a ver un fenómeno así porque la lluvia que caerá a partir de ahora será mucha pero más «invernal». «No hay más que salir hoy a la calle para darnos cuenta de que el ambiente está más frío y esa temperatura más fresca es la que no permite que se produzcan choques de masas de tanto contraste como las del sábado».

- Hemos pasado del verano al invierno en un día.

- Sí, y estos días estamos incluso uno o dos grados por debajo de la media para un mes de noviembre.

Situación que se va a prolongar varias jornadas. «Este lunes las máximas no han superado los 10 ó 12 grados y, aunque el martes experimentarán un ascenso, éste será pasajero y el miércoles y jueves los termómetros volverán a bajar. Lloverá con abundancia, aunque no de la manera tan intensa de este fin de semana, y las máximas en el interior difícilmente superarán los 10 grados, para volver a subir ligeramente el fin de semana. La cota de nieve va a rondar los mil metros, que es algo bastante normal para la época, y habrá temporal de mar».

Cielos cubiertos toda la semana y, por lo menos, el principio de la próxima. Más allá José Antonio Aranda no se atreve a dar un pronóstico. «La predicción a más de diez o quince días tiene una probabilidad de acierto de menos de cincuenta por ciento», argumenta.

Temas

Bilbao

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos