La lluvia y la nieve recuperan los embalses, ya al 63% de su capacidad

Así estaba el embalse de Ullibarri-Gamboa a comienzos del pasado mes de octubre./JESÚS ANDRADE
Así estaba el embalse de Ullibarri-Gamboa a comienzos del pasado mes de octubre. / JESÚS ANDRADE

Euskadi es una de las pocas regiones de España con el suministro garantizado; en Galicia, al 38%, piensan en restricciones

A. LAFUENTE

Las precipitaciones de lluvia y nieve de los últimos días han provocado un aumento medio de 7 hm3 de agua en los embalses vascos, con respecto a las reservas que tenían hace una semana, lo que supone alcanzar 159 hectómetros cúbicos, el 63 por ciento de su capacidad total. Euskadi es una de las pocas regiones de España con el suministro garantizado, a pesar de que sus recursos hídricos son 14 hm3 inferiores a la media de la última década. En otros lugares como Galicia, al 38% en estos momentos, piensan ya en restricciones del consumo de agua.

El pantano burgalés de Ordunte, del que llega el 60% del agua que consume la ciudad de Bilbao, ha recuperado con la lluvia y nieve de la última semana 3 hectómetros cúbicos y se ha colocado al 68% de su capacidad, en parámetros muy similares a los de cualquier año con pluviometría más normal que la de 2017, año en el que la sequía marcó los primeros meses.

El pantano alavés de Ullibarri (el de mayor capacidad de Euskadi con 146 hm3) recoge 91 hectómetros cúbicos, por lo que se encuentra al 62 por ciento de su capacidad total. Por su parte, las reservas del embalse de Urrunaga (el segundo en dimensión con 72 hm3 de capacidad) ascienden a 47 hectómetros cúbicos, los que representa el 65 por ciento de su capacidad.

El embalse de Albina, en Álava, permanece al 60 por ciento, al mantener embalsados 3 hectómetros cúbicos de agua, según datos del Ministerio de Medio Ambiente.

Al margen de estos pantanos, Ibai Eder, en Gipuzkoa, está al 63,6 por ciento de su capacidad total de 11 hm3. En este mismo territorio histórico, el pantano de Urkulu –con 10 hectómetros cúbicos de capacidad– tiene embalsado el 60% del agua que puede acoger. Ibiur, también en Gipuzkoa, recoge el 62,5% de su capacidad total de 8 hm3.

Esta situación contrasta con la que se vive en el resto de España, donde la reserva hidráulica sigue perdiendo agua pese a las últimas precipitaciones y se sitúan en el 36,5 por ciento de su capacidad total, tras descender esta semana en 129 hectómetros cúbicos, lo que representa el 0,2 por ciento del total, según datos del Ministerio de Agricultura y Medio Ambiente, que reflejan que en la actualidad los embalses guardan 20.446 hectómetros cúbicos.

Esta semana las precipitaciones han sido abundantes en toda la Península y la máxima se ha recogido en San Sebastián, con 123,6 litros por metro cuadrado. La cuencas con menos agua embalsada son Segura, al 13,5 por ciento; Júcar, al 24,9 por ciento; y Duero, al 28,7 por ciento, las tres con decreto de sequía.

Los datos mantienen a 2017 como el año con menos agua embalsada en lo que va de siglo y en los últimos 22 ejercicios, puesto que hay que remontarse a 1995 y 1994 para encontrar datos peores. Así, en la semana 49 del año, los embalses solo tuvieron menos agua entonces, cuando en 1994 tenían en esta misma semana el 35,76% de ocupación y en 1995, cuando estaban al 28,55% de su capacidad. Se trata, por tanto del tercer peor año desde que hay registros.

Por ámbitos la reserva se encuentra al 79,5% en Cantábrico Oriental, al 52,5% en Cantábrico occidental; al 37,4 % en Miño-Sil; al 38% en Galicia Costa; al 28,7 %, el Duero; al 38%, el Tajo y al 44,2%, Guadiana. En la comunidad gallega, algunas ciudades como Vigo se plantean seriamente ya establecer restricciones al consumo de agua, algo que las autoridades ven como inevitable si no se producen lluvias abundantes a lo largo de las próximas semanas y meses.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos