Lluvia y bajada de temperaturas para toda la semana

Dos personas se resguardan de la lluvia./E. C.
Dos personas se resguardan de la lluvia. / E. C.

La permanencia de los cielos encapotados obligará a seguir con#el paraguas a mano

ESTRELLA VALLEJO

Las intensas lluvias del sábado y su réplica algo más ligera durante la jornada de ayer dejaron claro que no será nada fácil deshacerse del paraguas en los próximos días, aunque algunos tímidos claros puedan asomarse en momentos puntuales. Durante todo el día de ayer, se fueron alternando chubascos, nubes y cielos despejados en Euskadi, aunque sin llegar a los niveles de agua del sábado, cuando algunos garajes, calles y locales de Gipuzkoa resultaron inundados por las trombas que cayeron por la tarde y que tuvieron su continuidad por la noche cuando los Bomberos de Donostia realizaron hasta 25 asistencias.

La predicción para esta semana no aporta demasiadas variaciones. Hoy por la mañana el cielo permanecerá sin cambios. Caerán chubascos y la cota de nieve irá bajando hasta los 1.000 metros. Las temperaturas oscilarán entre los 9 y 13 grados y el viento soplará del noroeste con fuerza por la mañana, aunque irá amainando y rolando a este por la tarde.

La buena noticia es que las lluvias remitirán a lo largo de la tarde, llegando incluso a abrirse claros. El cielo dará una tregua hasta mañana a mediodía y el sol se impondrá en todas las comarcas. Ahora bien, a partir de la tarde de nuevo habrá que coger el paraguas y no lo podrán soltar como mínimo hasta el domingo. Volverán las nubes, y con ellas, las precipitaciones al final del día. El viento soplará flojo y variable, pero se fijará del noroeste y arreciará a últimas horas en de la costa. Mañana, «la lluvia dará una breve tregua y el sol se impondrá en todas las comarcas.A partir de la tarde volverán las nubes, que dejarán lluvia de nuevo al final del día», explican desde Euskalmet.

Las temperaturas mínimas serán bajas, llegando incluso a helar en puntos de Álava y de Navarra, y rozando los cinco grados. Las máximas, por su parte, no sufrirán grandes variaciones.

A partir del miércoles, la previsión meteorológica tampoco mejora en exceso. Los cielos permanecerán encapotados con precipitaciones intermitentes, aunque relativamente intensas, hasta el domingo. La buena noticia es que la temperatura comenzará a subir un poco, tanto las mínimas como las máximas, que se situarán entre los 12 y los 16 grados, respectivamente, al final de la semana, elevando la cota de nieve a los 1.400 metros.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos