Liberan a un vasco y un madrileño que fueron secuestrados en México

La cámara frigorífica donde fueron localizados el donostiarra y el madrileño./E. C.
La cámara frigorífica donde fueron localizados el donostiarra y el madrileño. / E. C.

Un joven pamplonés que viajaba en el vehículo con las víctimas cuando fueron interceptadas logró escapar y dar un testimonio clave en la investigación

ESTRELLA VALLEJO

Están sanos y salvos. Ahora ya respiran tranquilos, aunque tendrá que pasar bastante tiempo hasta que el susto les desaparezca por completo del cuerpo, más aún sabiendo que su secuestro no fue un acto casual. Un donostiarra y un madrileño fueron liberados el miércoles por la noche, después de pasar dos días secuestrados cerca de Puebla, localidad mexicana en la trabajan. Según informó la Fiscalía General de dicho municipio, ambos fueron encontrados ilesos, y los presuntos captores, que llegaron a reclamar algo más de 1,35 millones de euros, fueron arrestados. La curiosidad de la historia es que uno de los detenidos ha resultado ser el exjefe de seguridad de la empresa navarra en la que trabajaban, despedido hacía un mes.

El exjefe de seguridad de la empresa navarra donde trabajan urdió el plan para secuestrarles

Los hechos sucedieron el pasado lunes, cuando el donostiarra -que responde a las iniciales L.O., de 41 años-, el madrileño F.G.A, de 31, y un tercer joven de Pamplona -J. G., de 29 años-, abandonaron su domicilio en la ciudad de San Andrés Cholula en un Chevrolet Optra en dirección a su centro de trabajo, una empresa navarra ligada al sector de la automoción.

1,35 millones de euros al cambio pedían los secuestradores para liberar a los dos españoles

Sobre las 05.45 horas, el vehículo fue interceptado en la autopista Vía Atlixcáyotl, una de las principales vías de acceso a Puebla, por dos vehículos de color blanco. Una vez con el auto detenido, varias personas armadas se apearon y secuestraron al donostiarra y al madrileño, mientras que el trabajador navarro consiguió escapar. Varias patrullas se personaron en el lugar de los hechos al de poco tiempo, donde encontraron al joven pamplonés, cuyo testimonio ayudó a avanzar en la investigación.

Las víctimas, de 31 y 41 años, fueron encontradas en buen estado, aunque una de ellas fue golpeada

El siguiente dato clarificador que recibió la Policía mexicana fue la notificación de la Sección de Secuestros del Gobierno español, quien informó de que el dueño de la empresa en la que trabajaban los dos raptados había recibido una llamada determinante en su domicilio. El interlocutor reclamaba el pago de 30 millones de pesos (algo más de 1,35 millones de euros) para la liberación de los trabajadores, con la exigencia añadida de que el dinero debería llegar en un plazo máximo de 48 horas. En caso contrario, amenazaban con asesinar a uno de sus apresados.

Hasta 80 años de cárcel

La búsqueda llevada a cabo por la Fiscalía de Secuestro y Delitos de Alto Impacto (FISDAI) de México permitió determinar la participación de cuatro individuos, que se habían repartido entre ellos las funciones de secuestro, traslado, custodia, alimentación y negociación. Así, consiguieron determinar que uno de los implicados había sido jefe de seguridad de la empresa navarra en la que trabajaban las víctimas y que, casualmente, había sido despedido poco más de un mes. Siguiendo las pesquisas, los agentes lograron localizar la casa donde mantenían recluidos a las dos víctimas, ubicada en Santa Ana Yancuitlalpan, municipio de Atlixco.

«Iban a matarles tanto si pagaban como si no»

El Equipo de Intervención en el Exterior de la Policía Nacional ha liberado ya a 43 españoles en América, Asia, Europa y África desde el año 2001. Varios agentes han participado en este último caso. Esta unidad tiene entre sus cometidos el apoyo operativo a las autoridades locales con el desplazamiento de expertos en casos de homicidios, desapariciones o, como en este último episodio, secuestros ocurridos fuera de España. «Los delincuentes tenían planeado matarles tanto si pagaban por su rescate como si no», explicaron fuentes de la Policía Nacional. La unidad cuenta con el apoyo de la División de Cooperación Internacional y las respectivas consejerías de Interior de las embajadas.

Así, el pasado miércoles por la noche, «el personal táctico operativo de la Fiscalía de Puebla y de la Unidad de Secuestros de la Agencia de Investigación Criminal asaltaron el domicilio y lograron rescatar ilesos a los secuestrados», explicaron fuentes judiciales mexicanas. Ambos estaban confinados en una gran cámara frigorífica, aunque no estaba operativa. Fruto de esta operación fueron detenidas tres personas como presuntos responsables del secuestro: Lenin ‘N’, de 34 años y originario de Oaxaca, que correspondería con la identidad del exjefe de seguridad de la empresa que empleaba a los secuestrados; Osvaldo ‘N’, de 35 años, y Oscar Enrique ‘N’ de 41 años, ambos originarios del Estado de México.

En el operativo se incautó un arma de fuego calibre 9 milímetros con 11 cartuchos útiles, un vehículo Chevrolet, un Lumina modelo 1990 con placas de Tlaxcala y dos móviles. Según informaron desde la Fiscalía General de Puebla, en próximas horas los arrestados serán puestos a disposición de la autoridad jurisdiccional por el delito de secuestro, que podría acarrear penas de entre 40 y 80 años de prisión.

Temas

Mexico

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos