El junio más caluroso desde 1965

Zladibar registró las máximas temperaturas en Bizkaia.
Zladibar registró las máximas temperaturas en Bizkaia.

Con una media de 24,1 grados, supera en tres los registros de las últimas cinco décadas

J. L. 0.

Los lectores seguramente recordarán la ola de calor que golpeó Euskadi hace apenas tres semanas, cuando en plena alerta naranja los termómetros se dispararon hasta los 39,1 grados en Zaldibar, los 37,8 en Loiu o los 38 en la localidad alavesa de Moreda, donde sus 230 vecinos alcanzan las máximas más altas del territorio cada verano. Esta prolongada bocanada de aire caliente afectó de una forma más virulenta al interior de España, rompiéndose récords de temperaturas en 31 estaciones de medición -ninguna en el País Vasco-, lo que ha servido en el cómputo global del mes para marcar junio en rojo en los anales de la meteorología.

«Este ha sido el junio más cálido desde 1965 en el conjunto de España, y ha habido regiones con anomalías de 3,5 a 4,5 grados por encima de lo normal», precisa la jefa del área de climatología y aplicaciones operativas de la Agencia Española de Meteorología, Roser Botey. Al realizar una lectura detallada del mercurio queda constancia de que se ha superado en tres grados centígrados la media hasta alcanzar los 24,1, un auténtico hito en los últimos 52 años, cuando se comenzaron a registrar mediciones con rigor en todo el país.

44,5 grados en Córdoba

La peor parte de la ola de calor se registró en Córdoba, que alcanzó los 44,5 grados el 16 de junio, aunque la sensación térmica era todavía mayor. Sevilla, por su parte, llegó a los 43,3, y Badajoz a los 43. Y es que en numerosos observatorios del centro y sur peninsulares se superaron los 40 grados. A la hora de analizar las temperaturas medias, «tan solo» se han detectado anomalías inferiores a los dos grados en la cornisa cantábrica, zonas del litoral Mediterráneo y del interior de Aragón, junto a los archipiélagos Balear y Canario, donde se da por hecho que tienen un tiempo más que cálido.

Curiosamente, y pese a la sequía en gran parte del país -con pantanos y embalses donde parpadea ya la luz de alerta por unas reservas famélicas-, junio ha sido un mes «húmedo». Como explica la jefa del área de climatología y aplicaciones operativas de Aemet, «se han registrado 32 litros por metro cuadrado, un valor cercano a lo normal, aunque repartidos de forma muy desigual».

Tan desigual como lo sucedido en el centro de Aragón, Soria, sur de Navarra, Mallorca y norte de Gran Canaria, donde se llegaron a triplicar los valores normales de lluvias, mientras que en otras comarcas las nubes cargadas de agua pasaron de largo: «En Andalucía, extensas áreas del sureste peninsular, Canarias y en algunas zonas de Extremadura y el Sistema Central, las precipitaciones no alcanzaron el 25% de los valores normales», concluye Roser Botey.

Fotos

Vídeos