El PNV impulsa la derogación de la prisión permanente revisable

El PNV impulsa la derogación de la prisión permanente revisable

Logra el apoyo de toda la oposición a una proposición de ley que busca eliminar una figura que «erosiona los derechos de los reclusos»

A. SÁNCHEZ

La oposición en el Congreso sigue adelante con su estrategia de derribo de las reformas ‘estrella’ aprobadas por el Gobierno de Mariano Rajoy durante su primera legislatura, cuando contaba con mayoría absoluta. Con las derogaciones de las leyes de Seguridad Ciudadana, Justicia Universal, reforma del Tribunal Constitucional o la paralización del calendario de la Lomce ya en marcha le ha llegado el turno ahora a la prisión permanente revisable, legado personal del anterior ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón. Y es que tras un año de amagos a través de proposiciones no de ley -no vinculantes para el Gobierno-, el hemiciclo aprobó ayer la toma en consideración de una proposición de ley del PNV para derogar la reforma del Código Penal que introdujo dicha condena.

La iniciativa para tumbar la prisión permanente revisable contó con el voto a favor de PSOE, Podemos, ERC, PDeCAT y EH Bildu junto a los propios jeltzales, mientras el PP sólo contó con el apoyo de UPN, ya que Ciudadanos se abstuvo.

Fue el diputado del PNV Mikel Legarda quien presentó en el Pleno la proposición de ley de su grupo para su toma en consideración. De «dudosa constitucionalidad» calificó Legarda la prisión permanente revisable, que choca, a su juicio, con la política criminal que formó parte de los consensos básicos de las Cortes constituyentes y de la Ley General Penitenciaria, una norma que concitó la unanimidad de los legisladores. «Su implantación se debe al populismo punitivo causado por el sensacionalismo de algunos medios de comunicación que azuzan a la sociedad en sus crecientes reclamaciones de castigo y que el PP acoge por ser acorde con su ideología penal preferentemente retributiva», lanzó Legarda.

Y para abundar más en su rechazo, el diputado jeltzale aseguró que la prisión permanente «erosiona los principios de reeducación y reinserción social del recluso, merma la seguridad jurídica y el principio de legalidad, es indeterminada y no es proporcional».

Preocupación del PP

A diferencia del resto de las leyes populares que la oposición ha puesto en jaque y que han quedado medio estancadas ante la falta de acuerdo entre la oposición para ponerse de acuerdo en cómo sustituirlas, el ataque a la prisión permanente revisable preocupa a los populares por la casi unanimidad de la oposición en derogarla directamente y volver al sistema de penas anterior.

«Si hay una reforma que de verdad puedan echar a bajo, es ésta», admiten fuentes del Grupo Popular que, no obstante, confían en que los últimos crímenes cometidos contra menores o la amenaza del terrorismo yihadista hagan reflexionar a alguno de los grupos de la oposición y su tramitación parlamentaria se atasque. Si ese atasco no se produce, intentará negociar el establecimiento de un programa de cumplimiento íntegro de las penas en el caso de asesinatos de especial relevancia y actos terroristas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos