La gripe desencandena otras 11 muertes en una semana en Euskadi, que registra ya 55 fallecimientos

El servicio de Urgencias del Hospital de Basurto en una imagen de archivo./Borja Agudo
El servicio de Urgencias del Hospital de Basurto en una imagen de archivo. / Borja Agudo

Los contagios descienden, pero los virus siguen muy activos, según el informe del Departamento vasco de Salud

María José Carrero
MARÍA JOSÉ CARRERO

Otros 11 vascos fallecieron la semana pasada a consecuencia de la gripe, con los que son ya 55 los muertos registrados por esta causa en Euskadi desde que arrancó la temporada gripal. Los decesos contabilizados corresponden únicamente a los de las personas que ingresan en algunos de los siete hospitales de Osakidetza en donde se lleva este control de la epidemia. Por lo tanto, el número real de defunciones es mucho mayor.

En todos los casos las víctimas son personas que sufren dolencias de base que se ven agravadas por la gripe o ancianos muy frágiles dada su muy avanzada edad. Las patologías cardiovasculares y las respiratorias están detrás de la mayoría de los fallecimientos al tratarse de dolencias que se complican con la gripe.

A la espera del informe que saque mañana el Instituto Carlos III, donde se concentran los datos facilitados por las comunidades autónomas, la ola de frío que se está registrando contribuye a que la mortalidad sea mucho mayor a la esperada. Además, el virus dominante está siendo el B, pero se trata de una cepa no incluída en la vacuna propuesta por la Organización Mundial de la Salud para este año. Pese a no ser 100% efectivo, el antídoto protege. De hecho, casi la mitad de los fallecidos estaba sin vacunar.

En cuanto a hospitalizados, el informe semanal del Departamento vasco de Salud señala que son 1.324 las personas que han precisado ingreso; de ellos 287 en estado grave: 45 más que siete días atrás. El boletín informa también del descenso de la actividad gripal entre el 29 de enero y el 4 de febrero, al situarse la tasa de incidencia en 354 casos por 100.000 habitantes, frente a los 408 de la anterior. Pese a este nuevo menor número de contagios, la Red de Vigilancia Epidemiológica de Euskadi constata que «persiste una alta detección viral» y, por tanto, los médicos vigía que realizan el seguimiento «se muestran prudentes sobre cuál será la evolución de la enfermedad más común en las próximas semanas».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos