El Gobierno vasco se volcará en dar más protección social y apoyo a las prostitutas

Mujeres nigerianas ejercen la prostitución en el centro de Bilbao, en una foto de archivo./LUIS CALABOR
Mujeres nigerianas ejercen la prostitución en el centro de Bilbao, en una foto de archivo. / LUIS CALABOR

La Ertzaintza subraya su voluntad de incidir en la prevención y la atencióna un colectivo de víctimas en «clara situación de vulnerabilidad» que «merece respeto»

Fermín Apezteguia
FERMÍN APEZTEGUIA

Los aspectos sociales pesarán más que los meramente policiales en la lucha contra la prostitución en Euskadi. La Ertzaintza ha desarrollado una nueva estrategia llamada Plan contra la Trata de Seres Humanos con fines de Explotación Sexual, que busca dotar de más ayuda y protección a las víctimas para poner coto a las mafias del negocio ilegal del sexo. La consejera vasca de Seguridad, Estefanía Beltrán de Heredia, dio a conocer ayer en el Parlamento las líneas maestras de esta iniciativa, que se fundamenta en lo que denominó como «las tres pes»: prevención, protección a la víctima y persecución de los verdaderos autores del delito.

La trata y explotación sexual constituyen, según dijo, «la esclavitud del siglo XXI y la mayor pérdida de dignidad y derechos humanos ejercida contra las mujeres y menores a nivel mundial». Las personas que practican la prostitución, mujeres en el 97% de los casos, serán las protagonistas de este plan, diseñado por la Ertzaintza, pero que estará liderado por Emakunde en el ámbito institucional. En su elaboración ha contado con el apoyo de las principales organizaciones no gubernamentales del País Vasco, desde Cáritas a Cruz Roja -pasando entre otras por la Comisión de Ayuda al Refugiado de Euskadi y Médicos del Mundo- y ayer sumó el apoyo unánime de los grupos parlamentarios.

«La trata es la mayor pérdida de dignidad y derechos humanos contra mujeres y menores» Estefanía Beltrán de Heredia. Consejera de Seguridad

«Lo primero, apoyo, pero la Ertzaintza no dejará de hacer sus funciones»

La Ertzaintza lleva años trabajando contra la trata de seres humanos con el doble objetivo de liberar a las víctimas y detener a los delincuentes. A partir de ahora, sin embargo, el papel de las profesionales del sexo en los operativos policiales será diferente. El Departamento de Seguridad ha asumido que forman parte de un colectivo en «clara situación de vulnerabilidad», que «merece respeto y protección».

Un equipo de agentes especializados se ocupará tanto de prestarles la ayuda que necesiten -incluida la asesoría de todo tipo- como de investigar a las redes mafiosas que las controlan. El Gobierno vasco, según detalló la consejera de Seguridad a preguntas de la oposición, no se plantea «trabajar» con los clientes de la prostitución, en alusión a su persecución o posibles sanciones, porque «ése no es el cometido de este departamento»,

Liberadas en Vitoria

El plan vasco, que se pondrá en marcha este mismo año, se basa en una primera experiencia piloto desarrollada por la comisaría de la Ertzaintza de Irún en 2016, y que ya el año pasado se extendió a tres demarcaciones policiales más, una por territorio, en Vitoria, Muskiz y Renteria. La experiencia ha permitido a los agentes contactar con 372 profesionales, 209 en la zona de Vitoria, 102 en Irún, 37 en Renteria y 24 en Muskiz.

Con el testimonio de todas ellas, ha comenzado a elaborarse el nuevo ‘mapa de la prostitución en Euskadi’, un documento que en la actualidad se basa en datos de hace doce años y que a partir de ahora se irá renovando año a año. Según la información recabada en 2017, el 94% de los trabajadores del sexo son personas extranjeras, en su mayoría mujeres («un porcentaje que no va a cambiar cuando el plan se extienda al conjunto de Euskadi», avanzó el comisario Iñaki Arteaga, jefe del servicio de Investigación Criminal de Álava), aunque también se contactó en ese tiempo con 3 hombres y 8 transexuales.

Las investigaciones abiertas en el último año dieron a la Ertzaintza los primeros frutos de esta nueva forma de trabajar. Los agentes liberaron a dos mujeres en Vitoria que eran obligadas a prostituirse, una de ellas menor de edad, y destaparon posibles delitos relacionados con la corrupción de menores y blanqueo de capitales, sobre los que no se aportaron más detalles «para no interferir el desarrollo de las investigaciones, que aún continúan abiertas».

La Policía vasca ha editado, además, un díptico en varios idiomas donde se detallan recomendaciones de seguridad y se facilitan dos teléfonos para la solicitud de ayuda. Son el 677 999 555 y el gratuito 900 103 584. ‘Estamos para ayudarte’ es el lema que encabeza el folleto.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos