El Gobierno vasco crea un fondo para construir VPO aunque vuelva la crisis

Torre de viviendas que se se levanta en el barrio bilbaíno de Bolueta./JORDI ALEMANY
Torre de viviendas que se se levanta en el barrio bilbaíno de Bolueta. / JORDI ALEMANY

Por primera vez en su historia, la consejería asumirá la gestión integral de sus bienes y recursos y todos los ingresos se quedarán en el departamento

JOSÉ DOMÍNGUEZ

En épocas de vacas flacas, la Administración pública suele tirar por la calle del medio: garantizar los servicios esenciales, recortando otros no tan prioritarios como la cultura o la construcción de pisos protegidos. Así ocurrió en la última crisis económica, cuando el presupuesto reservado al Departamento de Vivienda del Gobierno vasco se quedó reducido prácticamente a la mitad: 103,9 millones de euros en 2012 frente a los 205 de apenas tres años antes. Tanto hubo que apretarse el cinturón entonces que todavía hoy cuesta poner en marcha promociones bajo tutela autonómica. Para que una vez recuperado el músculo inversor nada vuelva a desinflarlo en el futuro, la consejería dirigida por el socialista Iñaki Arriola trabaja en la redacción de un decreto que permitirá crear un Patrimonio Público del Suelo cuya mayor virtud será blindar el presupuesto del departamento ante cualquier nueva recesión. Esta innovadora figura, prevista en la Ley Vasca de Vivienda de 2015, conllevará que por primera vez en su historia el departamento pase a gestionar de forma integral todos los bienes a su alcance. Y lo que es más importante, los rendimientos que generen estos recursos quedarán confinados en una partida que sólo podrá destinarse a políticas públicas de vivienda.

«Vamos a tener ingresos propios siempre gracias a lo que obtengamos con nuestros propios recursos porque así lo consagra la ley», subraya el viceconsejero de Vivienda, Pedro Jáuregui. Y remarca que ese dinero será «intocable», ya que quedará al margen de los presupuestos anuales del Ejecutivo autonómico.

«El Ejecutivo tiene otros mecanismos para financiarse»

El hecho de que Vivienda pase a gestionar todo su patrimonio tendrá repercusiones en el presupuesto general del Gobierno vasco. Ningún otro departamento podrá hacer uso de ese dinero para desarrollar sus políticas o actuar ante un imprevisto, como suele ocurrir ahora con la bolsa de 80 millones de las fianzas del alquiler. A juicio de Yoldi, en cualquier caso, esto no afectará a la gestión autonómica. «El Ejecutivo tiene una maquinaria lo suficientemente potente y otros mecanismos para financiarse como el endeudamiento», subraya.

Más autonomía

El patrimonio relacionado con la consejería de Vivienda es abundante. Desde solares a miles de inmuebles construidos, entre ellos los más de 3.000 que vendió en su día y por los que todavía sigue cobrando el ‘préstamo’ que a 20 años concedió a sus compradores. O la recaudación lograda por ventas de pisos, multas por infracciones en el parque público e incluso los cerca de 80 millones de euros depositados en el Gobierno vasco en concepto de fianza por el alquiler de un piso privado. «El problema es que en la actualidad todo el dinero que genera este capital pasa a engrosar la caja única del Gobierno vasco, que lo destina para lo que considera necesario y a nosotros nos reserva una partida anual variable en el presupuesto», subraya el director de Planificación de Vivienda, Mario Yoldi. Con el nuevo decreto, sin embargo, «tendremos un amplio campo de autonomía para financiar nuestros proyectos». «Podremos diseñar una política de vivienda mucho más coherente y lineal», apostilla Pedro Jáuregui. Entre otras cosas, porque, según sus cálculos, el Patrimonio Público del Suelo permitirá blindar la actividad de la consejería «al menos para la próxima generación».

Los protagonistas

Pedro Jáuregui. Vicenconsejero
«Podremos diseñar una política de vivienda más coherente y líneal para la próxima generación»
Mario Yoldi. Director de Planificación
«Ahora todo el dinero que genera nuestro patrimonio pasa a la caja única del Gobierno vasco»

Su aplicación, sin embargo, todavía se hará esperar al menos un año. Según explica el viceconsejero, «ahora estamos elaborando el documento normativo, que incluye un registro y cómo se obtienen o enajenan los recursos, las reglas de control, todo». Jáuregui confía en que el texto pueda ser aprobado en el Parlamento vasco a lo largo del año que viene, de modo que el fondo adscrito en exclusiva al departamento de Vivienda pueda entrar en vigor «a partir de 2019».

Fotos

Vídeos