¿Gasolina o diésel? Las claves para acertar en la compra de un coche

Gráfico de las ventas de vehículos según su motor./ISABEL TOLEDOGráfico
Gráfico de las ventas de vehículos según su motor. / ISABEL TOLEDO

Las opciones son variadas, pero lo más aconsejable es revisar las necesidades puntuales por las cuales se busca un nuevo automóvil

MÓNICA LOZANO

Las ventas de coches repuntan en España -sobre todo, gracias al tirón de las empresas alquiladoras- con una peculiaridad: los vehículos de gasolina crecen con fuerza y ganan terreno a los diésel, hasta el extremo de que en junio les superaron por primera vez en dos décadas; mientras tanto los híbridos, eléctricos y a gas se buscan un espacio en el mercado, en el que aún son muy minoritarios.

Si vamos a adquirir un vehículo, ¿qué criterios debemos tener en cuenta a la hora de optar por un tipo de motor u otro? Dos expertos apuntan algunas claves al respecto.

El precio

Los automóviles a gasoil son más costosos que los de gasolina. La diferencia de precio puede compensarse, a la larga, gracias a que consumen menos y a que este combustible es más barato, aunque la brecha se ha reducido sustancialmente en los últimos años. Sin embargo, los avances introducidos por los fabricantes en los modelos de gasolina han acercado su consumo a los de diésel.

Aún así, para un conductor que vaya a realizar una gran cantidad de kilómetros al año, un coche de gasóleo es una opción más interesante para su bolsillo, aunque tiene otros inconvenientes, explican Luis Murguía, asesor de Movilidad y Seguridad del Real Automóvil Club Vasco Navarro (RACVN), y Eli Ceballos, dirigente de la Asociación de Talleres de Automoción de Bizkaia. Ambos advierten que. a la hora de inclinarse por una u otra opción, hay que tener en cuenta otros factores, aparte del precio del coche; por ejemplo, el gasto en mantenimiento (revisiones, repuestos, neumáticos…),el seguro, el uso más o menos intensivo que se vaya a hacer de él…

El mantenimiento

Es más caro en los coches diésel. Entre un 20% y un 25%, explican algunos expertos. También lo son los repuestos. Los híbridos, por el contrario, necesitan un menor mantenimiento, aunque su precio de venta es más elevado. Además, no requieren cambio de aceite, una operación que hay que realizar entre cada 10.000 kilómetros y 20.000 kilómetros aproximadamente en los vehículos a gasolina diésel, y el gasto de los frenos es mucho menor, indica Murguía.

El combustible

La gasolina es solo un poco más costosa que el diésel y el consumo de sus motores un poco superior. En definitiva, rodar con un diésel resulta más barato. Eli Ceballos explica que el gas suele ser mucho más económico, aunque algunos aspectos de mantenimiento del motor podrían encarecer los costes.

Los dos expertos subrayan en este sentido las ventajas de los coches híbridos: aunque su precio inicial resulta un poco más alto, el combustible es mucho más económico y sus prestaciones han mejorado de forma notable, por lo que es una opción que, aunque todavía muy minoritaria, resulta cada vez más atractiva.

Medio ambiente

Otro factor que puede invitar a la reflexión a los eventuales compradores de un vehículo antes de determinar por qué tipo de motor se inclinan. Volvo acaba de anunciar que todos los vehículos que fabrique a partir de 2019 serán híbridos o eléctricos. Todas las compañías del sector auguran un gran futuro a los coches de ese tipo, que actualmente representan poco más de un 4% de las matriculaciones en España. Su atractivo (y el tirón de las ventas de los vehículos de gasolina desde hace algo más de dos años) es consecuencia de la caída en desgracia del gasóleo.

Hace años se vendió la idea de que los coches de ese tipo no emitían dióxido de carbono, lo que favoreció la concesión de ayudas a sus fabricantes, explica Luis Murguía. Los estudios más recientes indican, por el contrario, que pueden ser más contaminantes que los de gasolina.

Su futuro está en entredicho. Algunos expertos sostienen que los diésel, que previsiblemente tendrán que soportar regulaciones cada vez más exigentes, están condenados a la desaparición. Varios ayuntamientos europeos han anunciado su propósito de prohibir su circulación a partir de 2025. En España aún concentran la mitad de las ventas. En 2012 absorbían el 70%. Los automóviles de gasolina les han superado por una décima (47,7% frente a 47,6%) en junio por primera vez en dos décadas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos