Otro frente frío desplomará la temperatura y amenaza con nieve, tormentas y granizo

Olas en Bakio/Maika Salguero
Olas en Bakio / Maika Salguero

Euskalmet prevé que esta tarde y mañana los copos caigan a 600 metros y las olas alcancen los cinco al romper en la costa vizcaína

JOSÉ DOMÍNGUEZ

El tiempo se ha empeñado este invierno en parecerse a una montaña rusa que no deja de realizar giros de vértigo. Esta tarde Bizkaia recibirá al enésimo frente frío de la temporada, que desplomará de nuevo los agradables 17 grados que disfrutaron ayer muchas localidades de la provincia como colofón a una breve tregua sin lluvias de apenas cuatro días. La Dirección de Atención de Emergencias y Meteorología del Gobierno vasco ha activado hasta mañana a la noche el aviso amarillo para la navegación ante la previsión de olas que podrían alcanzar los cinco metros, y también por nieve, que caerá a cotas cercanas a los 600 metros y puede estar acompañada por tormentas cargadas de granizo. El sábado, según el coordinador de Euskalmet, Santiago Gaztelumendi, se espera un nuevo frente cálido que vuelva a estabilizar los cielos, aunque no cree que este nuevo paréntesis se prolongue más allá del próximo martes.

La tónica, a su juicio, es la misma de las últimas fechas. «Entre el anticiclón que sigue anclado en las Azores y la zona de bajas presiones que hay en las islas británicas se ha colado una vaguada de vientos fríos que nos va a afectar, sobre todo a la vertiente cantábrica», resume. Sus efectos se dejarán notar especialmente a partir de las 18.00 horas de hoy. La cota de nieve irá en descenso a lo largo del día hasta situarse en torno a los 700 metros, si bien podrá bajar localmente un poco más en el este.

Por la noche, y sobre todo a lo largo de mañana, el experto adelanta que los copos serán sustituidos por chubascos «que pueden ser de carácter tormentoso y acompañados de granizo». Con todo, la nieve seguirá presente y podría alcanzar los cinco centímetros de espesor a 600 metros.

Durante estos días la temperatura se situará alrededor de los 10 grados en la provincia y las precipitaciones empezarán a retirarse el sábado, «aunque todavía puede caer alguna». Lo que no volverá será la temperatura, lo que provocará heladas en zonas del interior y especialmente por la noche al menos hasta el lunes.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos