El fraude del turista británico enfermo será más complicado

Un turista británico, en Benidorm. /Reuters
Un turista británico, en Benidorm. / Reuters

Un comité del Ministerio de Justicia cambia el régimen de costes en los juicios por esas reclamaciones en Reino Unido

IÑIGO GURRUCHAGA Londres

Un comité formado por jueces y abogados, que asesoran al Ministerio de Justicia sobre las reformas en los procedimientos civiles, ha aceptado que las reclamaciones por enfermedad de turistas británicos durante sus vacaciones en hoteles españoles sean clasificadas para el pago fijo de los costes legales, en lo que se interpreta como un paso importante para acabar con este fraude.

Según la Asociación de Agentes de Viajes Británicos, ABTA, las denuncias por enfermedad en vacaciones disfrutadas en hoteles españoles, portugueses o griegos, que son los más afectados, han aumentado desde 5.000 en 2013 hasta 35.000 en 2016. El año pasado, 19 millones de británicos visitaron España. El porcentaje de turistas timadores es minúsculo, pero el fraude tenía pocos riesgos y se expandió.

Las reclamación por gastroenteritis, la más extendida, se presenta contra el operador turístico en un juzgado británico. El acusado puede enfrentarse a muy elevadas minutas de abogados. Algunas firmas legales se han especializado en denuncias de responsabilidad civil y seguros, y se anuncian con el reclamo de que no es necesario pagarles si no ganan el caso. Cuanto más dure un caso, más ingresos para la firma si gana el pleito y más costes posibles para la parte perdedora.

El temor a tener que pagar los costes legales propios y los de los demandantes ha llevado a los operadores turísticos a aceptar las reclamaciones sin contestarlas en un tribunal, por la desproporción entre la cantidad demandada y el posible coste de un juicio. Tras el pago de la compensación, los hoteleros españoles tenían que abonar a los operadores turísticos las cantidades estipuladas en sus seguros.

Cambio

El reconocimiento de que el aumento de denuncias en los tribunales solo podía explicarse por la extensión de un fraude ya produjo el año pasado varias sentencias en las que los jueces obligaron a los demandantes a pagar las cuantiosas facturas legales de los agentes turísticos denunciados. Y el Gobierno británico emprendió una serie de iniciativas para acabar con el fraude.

El cambio aprobado ahora por el Comité de Reglas de Procedimientos Civiles se convertirá formalmente en norma el lunes y entrará en aplicación antes del verano. Clasifica estos casos de turistas enfermos en vacaciones en la categoría de los que generan costes legales fijos, por una cantidad proporcional a la demandada. De esta manera, las agencias podrán disputarlos en los tribunales sin el peligro de una factura muy alta si el veredicto es desfavorable.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos