La Fiscalía decide investigar las supuestas filtraciones en las OPE de Osakidetza

Opositores, ajenos a la información, el primer día de exámenes de la OPE de Osakidetza, el pasado 12 de mayo./RAFA GUTIÉRREZ
Opositores, ajenos a la información, el primer día de exámenes de la OPE de Osakidetza, el pasado 12 de mayo. / RAFA GUTIÉRREZ

El escándalo por las sospechas de trato de favor a algunos opositores llega a los tribunales

DAVID S. OLABARRI y MARÍA JOSÉ CARRERO

El supuesto fraude en las oposiciones de médico de especialidad hospitalaria ya está en manos de la Justicia. Según ha podido confirmar EL CORREO, la Fiscalía Superior del País Vasco ha abierto una investigación para verificar o descartar que se hayan filtrado exámenes en alrededor de una decena de categorías. El Ministerio Público, que dirige Carmen Adán, ha tomado esta decisión a raíz de las denuncias presentadas por los sindicatos ELA y ESK y el anuncio de LAB y de Comisiones Obreras de seguir el mismo camino. En un contexto de severas críticas de EH Bildu, Elkarrekin Podemos y PP contra el sistema de selección del personal de la Sanidad vasca, que consideran viciado por el 'enchufismo', la Fiscalía vasca inicia las diligencias para esclarecer estas posibles filtraciones. A la OPE de Osakidetza -con 3.335 plazas ofertadas- se han presentado más de 90.000 personas, por lo que el caso ha tenido una gran repercusión social.

La puesta en marcha de esta investigación se produce diez días después de que estallara el escándalo al conocerse la carta enviada por un cirujano del Hospital Donostia a la directora y al responsable de Recursos Humanos de Osakidetza -María Jesús Múgica y Juan Carlos Soto, respectivamente- en la que expresaba sus sospechas de que ciertos opositores conocían de antemano los exámenes. ¿El motivo? De 31 médicos presentados a la OPE de Angiología y Cirugía Vascular, solo 5 han aprobado el primer examen y de ellos, 4 trabajan de eventuales en el Hospital de Basurto.

Noticias relacionadas

El Servicio Vasco de Salud respondió que iba a abrir un expediente informativo al mismo tiempo que resaltaba la ausencia de una «denuncia formal» y, en consecuencia, no veía motivos para paralizar la oposición en esta categoría. Esta posición cambió radicalmente el lunes de la semana pasada cuando el grupo parlamentario de Elkarrekin Podemos y el sindicato ESK hicieron públicas sendas actas en las que predijeron ante notario los nombres de las personas que iban a sacar las mejores notas en el examen de Anestesia y Reanimación. Además, EH Bildu presentó un informe de LAB con diez categorías en el punto de mira, entre las que destaca Cardiología, donde 22 opositores sacan unas notas elevadísimas, respecto al resto, cuando hay 22 plazas en liza. El PP se sumó a la presión de los otros dos partidos de oposición y también reclamó explicaciones y suspender la OPE en las especialidades cuestionadas.

Ante el 'bombazo' del acta notarial, el consejero de Salud, Jon Darpón, anunció un estudio estadístico «de coherencia de resultado», pero descartó paralizar ninguna oposición, cuya limpieza también defendió Maite Iruretagoiena, directora del Instituto Vasco de Administración Pública (IVAP), entidad que confecciona la primera prueba de la oposición de médico de hospital y, en ocasiones, también la segunda.

Cuatro especialidades

Una vez que el Sindicato Médico de Euskadi (SME) hizo público su informe con sospechas en doce especialidades médicas y la presión política y sindical no cedía, el miércoles pasado, Osakidetza anunció la paralización de cuatro categorías -las tres citadas y Cirugía Plástica- en tanto resolvía el expediente informativo. Al mismo tiempo que anunciaba el encargo de un estudio estadístico de los resultados a una un auditor externo, opositores de Pediatría Hospitalaria impugnaban el examen porque uno de los ejercicios era conocido por aspirantes del HUA vitoriano. Osakidetza les ha dado la razón y lo ha anulado.

En medio de una tormenta política que no tiene visos de amainar, la Fiscalía de Euskadi anuncia una investigación y los dos principales partidos de oposición -EH Bildu y Podemos- también quieren que el Parlamento haga lo propio.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos