La BBC se fija en el euskera, «motivo de orgullo para los vascos»

Calle de Getaria.
Calle de Getaria. / E.C:

El medio británico dedica un extenso reportaje a la historia de la lengua vasca, su politización y su estrecha relación con la naturaleza

Eider Burgos
EIDER BURGOS

Lluviosa tarde de marzo. La periodista Anna Bitong conduce hasta Getaria, «pueblo medieval de pescadores» hogar del marino Juan Sebastián Elcano. No es su primera vez en el norte de la península, pero sí en la localidad guipuzcoana. Se detiene frente a dos hombres que descargan cajas de pescado de un camión. «Hablan un idioma que nunca había escuchado antes -nota-. De repente me doy cuenta de que están hablando una lengua ancestral que ha rozado la extinción»: el euskera, «motivo de orgullo para los vascos».

La lengua euskaldun es la protagonista de un extenso reportaje que ha publicado la BBC (en inglés) en el que trata su origen incierto, su evolución, su decaimiento durante el franquismo y su politización durante la dictadura y con ETA. Destaca su capacidad de supervivencia y su estrecha relación con la naturaleza «que ha inspirado una vasta colección de palabras para describir verdes valles, impresionantes montes, costas y cielos azules». Eso, y que existan «alrededor de 100 formas para decir 'mariposa'».

El artículo cuenta con la colaboración de Pello Salaburu, lingüista y catedrático de Filología Vasca, que en realidad fue bautizado con el nombre de Pedro María, cuando el euskera era una «lengua prohibida» que solo se hablaba «en poblaciones aisladas, en granjas de los Pirineos y a través de la costa del Golfo de Vizcaya», «relegado al ámbito íntimo». «Era silenciado en las ciudades, donde los informantes reportaban los euskoparlantes a la Policía», relata.

Era la época de las escuelas clandestinas. Como a la que acudió Karmele Errekatxo, que hoy equilibra la balanza dando clases de esta lengua en Bilbao. Ella misma narra cómo detuvieron a su abuela, un día que le habló en euskera a un vendedor vecino de Bermeo. Pero claro, sucedió en Bilbao. Fue llevada a prisión, obligada a pagar una multa y, antes de abandonar las dependencias, rapada al cero para su humillación. Jamás le enseñó el idioma a sus hijos.

«Un símbolo» contra Franco

A pesar del intento por hacerla desaparecer, destaca el artículo la portentosa habilidad de la lengua euskaldun para sobrevivir a lo largo de milenios. Por su aislada situación geográfica y porque «los vascos sienten que es el rasgo más importante que los caracteriza como pueblo. No quieren perderla», opina Salaburu. Y teoriza sobre sus orígenes: ¿procede del Íbero, que posee fonemas similares? ¿O descienden los dos de un antepasado común?

El texto también trata la «politización y manipulación» del euskera y su «uso como arma», desde el mismo momento en el Francisco Franco lo prohibió -convirtiéndolo así «en un símbolo contra él» y provocando que «mucha gente empezase a aprenderlo y cuidarlo»- hasta el final de ETA, lo que ha provocado que haya «una percepción de que es el idioma de los nacionalistas».

De Getaria a San Sebastián, el viaje de la periodista de la BBC acaba frente a la Basílica de Santa María del Coro, en la Parte Vieja de la capital guipuzcoana. / EFE

A pesar de todo, y pese a los intentos por borrarlo del mapa y del superior asentamiento de otras lenguas, la articulista se congratula de que actualmente 700.000 personas conozcan el idioma -el 35% de la población vasca- y de que sea «hablado en televisión, cantado en música, impreso en periódicos y retransmitido por la radio». Le augura también un próspero futuro -con «sus subidas y bajadas», opina Errekatxo- gracias a su prodigiosa capacidad de adaptación.

Con todo lo aprendido, Anna Bitong vuelve a la carretera y emprende rumbo a San Sebastián. Allí se dirige a la Parte Vieja, donde da con la Basílica de Santa María del Coro. A los pies del «barroco edificio», un coro de hombres comienza a entonar una canción en euskera: «No necesité entender las palabras para poder apreciar su belleza».

Fotos

Vídeos