Feng Shui: doce consejos para la decoración de una casa sana

Ni espejos en el dormitorio, ni móviles sobre la cunita, ni cactus decorativos... Un libro recopila consejos para mejorar el bienestar en el hogar

Yolanda Veiga
YOLANDA VEIGA

Armonía, energía positiva, bienestar... vienen a ser conceptos recogidos en el diccionario del Feng Shui aplicado en casa. Parece algo muy abstracto, pero que no tiene más misterio (ni menos) que distribuir los espacios y objetos del hogar de manera que nos hagan sentirnos mejor. Acaba de publicarse en castellano 'El secreto del orden para perezosas' (Lunwerg Editores), pero que no engañe el título en femenino, que no es cosa solo de mujeres. El libro es más bien una recopilación de consejos, «lecciones de Feng Shui» que imparten Laurence Dujardin y Soledad Bravi, desde cómo aromatizar la casa hasta cómo orientar el cabecero de la cama. Aquí algunas pistas.

Rojo versus azul

Los colores no son solo una cuestión de gusto. En este libro los autores recomiendan apostar al rojo, un tono «protector». «El rojo especialmente en una puerta exterior o en los postigos protegerá efizcamente el entorno. El azul, en cambio, provocará los celos y el desprecio de cuanto te rodea, a no ser que vivas en las islas griegas».

La cama, contra la pared

Quizá los que duermen como marmotas no sean tan conscientes de estas cuestiones, pero por si acaso, una precaución. «Hay que evitar colocar la cama justo detrás de la puerta y hay que hallar la manera de que haya una pared detrás. Todo para un sueño tranquilo y reparador». Y puestos a poder elegir, mejor colocar el dormitorio en otro sitio que no sea al norte porque «no ve nunca el sol». Es una buena posición para el estudio de alguien que se dedique «a los números», por ejemplo, pero fatal para una persona que tenga un «trabajo creativo».

Sin espejos en el dormitorio

«Los fabricantes de muebles ignoran hasta qué punto es nefasta la simbología del espejo en el dormitorio y proponen a menudo armarios cubiertos de espejos. Claro que aumentan considerablemente el espacio de la estancia, pero mejor evitarlos. Si ya están instalados y es imposible retirarlos, camúflalos con un trozo de tela, con pegatinas...», proponen en este libro. ¿Y eso? «Un espejo en un dormitorio reflejará la energía y generará de rebote un exceso de energía, contraria al buen sueño». Entonces, ¿dónde colocamos los espejos? «El espejo es el accesorio más importante e interesante en el Feng Shui, pero también el más turbador. Los espejos están asociados a la acción y estimulan la energía». Son adecuados en el salón, el comedor, el baño, el estudio... Cuidado con los espejos de la entrada. «Si se colocan frente a la puerta reenvían la energía que entra, así que mejor a un lado».

El significado de los elementos

El material de los objetos de casa es fundamental en el Feng Shui. Aquí unas pistas sobre el significado de estos materiales: «La madera se asocia al cambio, a la creatividad, aunque demasiadas piezas de madera transmiten inestabilidad. El metal se identifiva con el orden y la gestión, pero un exceso denota falta de sociabilidad y de creatividad. El agua es emoción, ligereza, tranquilidad, pero mucha agua se identifica con melancolía».

Los cuchillos, bien guardados

Los cuchillos a la vista, como elemento práctico y casi decorativo... como mucho en la casa de un cocinero. Para los que se dedican a los fogones solo de manera amateur, mejor guardar todo lo que corta. «En la cocina tienen un pase pero mejor meter cuchillos y tijeras en el cajón. Es sencillo, un cuchillo, corta, pincha, es peligroso, es negativo, así que mejor evitarlos».

Cactus no, bambú sí

Las plantas son un elemento habitual en los hogares, pero ojo con el verde. «Hay que desterrar todas las picudas y punzantes, como por ejemplo, los cactus. Están de moda pero empobrecen las estancias, por algo se encuentran solo en lugares desérticos. Colocados a la entrada rechazan a los visitantes, así que mejor olvidarse de ellos. En su lugar, plantas de hojas redondeadas, exhuberantes... Con una excepción, la del bambú. No son unas plantas tan redondas pero son muy positivas».

Un tipo de luz para cada estancia

Hay determinadas partes de la casa que exigen «una luz activa». Son el comedor, la cocina, el despacho... «Aquí hace falta un tipo de luz que refuerce la actividad. Las lámparas colgantes que iluminan hacia abajo, las luces sobre la mesa... son perfectas». Y muy inadecuadas para espacios como el salón o el dormitorio. «En estas zonas lo mejor es la iluminación indirecta y dispersa para que te puedas relajar. Lámparas de mesita de noche, o de techo enfocadas hacia arriba... ¡Y nada de focos dirigidos a la cama!».

Los móviles sobre la cuna no ayudan al sueño del bebé

Son habituales las cunas en las que se colocan móviles. Juguetitos que dan vueltas y que encantan a los niños... pero que no les ayudan a la hora de dormir. «En Feng Shui los móviles de cuna son una barbaridad, algo antinatural porque más que ayudar a conciliar el sueño, al niño le excitan, les encanta tocarlos y mirarlos y se entretienen pero hay que retirarlos cuando llega la noche. Los móviles se pueden hacer en casa, con postales, guirnaldas...».

El rosa no solo es para las niñas

En los dormitorios de los bebés «hay que evitar el amarillo canario o el azul eléctrico porque dificultan el sueño. El rosa, que no solo es para las niñas, o el melocotón pálido son tonos que ayudan al bebé a sentirse tranquilo y seguro, en general provocan este efecto todos los colores suaves. Los más vivos hay que dejarlos para cuando los niños sean más mayores».

¿A qué huele mi casa?

Los olores estimulan los sentidos, pero no basta con que la casa huela bien. El Feng Shui atribuye a los aromas una serie de cualidades que tiene mucho que ver con el estado de ánimo. «La lavanda aporta paz interior, la manzanilla también ayuda a tener más paz, la albahaca es ideal para purificar la casa, el incienso se utiliza más por las tardes porque relaja, el limón por la mañana para tonificar el espacio...».

Fregadero y fogón, separados

Recuerdan los autores del libro que la cocina es un espacio «estrechamente relacionado con la salud» y sugieren poner cuidado a la hora de la distribución de los electrodomésticos y los objetos. «Hay elementos que no se llevan nada bien, así que hay que evitar mezclar agua con fuego. De ahí que no sea buena idea colocar el fregadero junto a los fogones».

Aplausos «purificadores»

«¿Te has fijado en la energía que desprende una sala de espectáculos después de los aplausos?». Pues se trata de hacer lo mismo en casa. «Para imitar las purificaciones de las civilizaciones antiguas puedes caminar por toda la casa en el sentido de las agujas del reloj dando tres palmadas de vez en cuando. A esto se le llama 'clapping' y es algo muy serio. Una alternativa a los aplausos para purificar la estancia es esparcir pétalos de flores por la casa».

Fotos

Vídeos