Fallece el paciente que sufrió un ictus mientras esperaba en urgencias del Hospital de Antequera

La familia ha cedido los órganos como era el deseo del enfermo, al que se le va a practicar la autopsia

ÁNGEL ESCALERAMálaga

Ángel Burgos, el paciente de 44 años que sufrió un ictus mientras estaba en la sala de espera del Hospital de Antequera, ha fallecido en la tarde de este viernes en el Hospital Regional Carlos Haya. Su familia ha donado los órganos, como era el deseo del enfermo. Al fallecido se le realizará la autopsia en el Instituto de Medicina Legal, ha confirmado a este periódico el abogado en Málaga de la Asociación El Defensor del Paciente, Francisco Damián Vázquez, que días pasado presentó una denuncia en un juzgado de guardia de Antequera contra el hospital y el SAS en representación de los familiares de Ángel Burgos.

El enfermo sufrió un ictus el pasado 11 de enero, sin que nadie se diera cuenta, cuando estaba en la sala de espera de pacientes del hospital aguardando el resultado de unas pruebas que le habían hecho. Ante la gravedad de su estado fue trasladado a Carlos Haya, centro en el que se le operó para practicarle una craneotomía frontotemporoparietal derecha. El paciente fue ingresado en UCI en estado de coma inducido, totalmente sedado. Desde que fue intervenido se encontró en un estado extremadamente grave hasta que se ha producido el fallecimiento. El juicio diagnostico tras su muerte ha sido: accidente cerebrovascular isquémico con daño cerebral severo, según ha informado la Asociación El Defensor del Paciente en un comunicado.

La citada asociación ha hecho un llamamiento para que se tomen las medidas necesarias y organizativas en todos los servicios de urgencias del Servicio Andaluz de Salud (SAS) y en sus hospitales, «para evitar que sigan aumentando las muertes por negligencias médicas y desatención a los pacientes en dichas urgencias».

El abogado Francisco Damián Vázquez, que representa a la familia en la denuncia penal presentada, «se lamenta de dicho hecho luctuoso y agradece las muestras de cariño y apoyo recibidas por la familia durante todo este tiempo. Nos ha abandonado un buen hombre de tan solo 44 años de edad», ha dicho el letrado.

Francisco Damián Vázquez ha indicado que en el informe clínico del fallecimiento se hace constar que el enfermo acudió al Hospital de Antequera por dolor de cabeza y mareos y que, tras su exploración, «llamado repetidas veces por el médico que lo atendía en el centro hospitalario antequerano, el paciente no acude, siendo encontrado tiempo después en un sillón de la sala de urgencias con bajo nivel de conciencia».

El abogado ha afirmado que «no es admisible bajo ningún concepto» que un paciente sufra un ictus cerebral en la sala de espera de un hospital del SAS y «se tarde cinco horas, aproximadamente, en darse cuenta y en atenderlo» cuando el factor tiempo es fundamental para evitar daños cerebrales importantes en un ictus, por lo que debe activarse urgentemente el código o protocolo ictus para atender al enfermo. "Esperamos que este caso sirva para evitar nuevos casos de negligencia médica en un futuro", ha significado Vázquez.

Consejera de Salud

Por su parte, la consejera de Salud, Marina Álvarez, ha manifestado hoy en Jaén que la administración sanitaria ya está valorando introducir cambios en los protocolos de asistencia en los servicios de urgencias para evitar casos como el ocurrido en el Hospital de Antequera o el de Úbeda (Jaén), donde falleció una mujer en una camilla sin que nadie se percatara de que llevaba doce horas sin que le prestara atención.

Álvarez ha dicho que la Junta de Andalucía está colaborando «con la máxima transparencia y rigor», al tiempo que se está trabajando en ver si hay aspectos que son mejorables y que deben modificarse. «Asumiremos toda las responsabilidad que tengamos que asumir», ha subrayado la consejera. La máxima responsable de la sanidad andaluza ha añadido:«Cuando ocurren casos como el de Úbeda y de Antequera nuestra obligación es reflexionar, analizarlos y ver qué modificaciones debemos de introducir para que realmente no ocurran porque nuestro objetivo es que ocurran cero situaciones de este tipo».

Sobre el caso de Antequera, la consejera ha señalado que el equipo responsable del hospital facilitó toda la información a la familia y ha precisado que hay abierta una investigación interna por parte de la comisión de seguridad del centro, igual que se ha hecho con el caso de Úbeda, con el objetivo de «valorar si todas las actuaciones, tanto asistenciales como organizativas que se llevaron a cabo, fueron las adecuadas». Marina Álvarez ha vuelto a lamentar lo sucedido.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos