El 40% de los que se examinan del carné de conducir no ha hecho prácticas

Las autoescuelas juegan un papel vital en la formación práctica de los alumnos. /EDU BOTELLA
Las autoescuelas juegan un papel vital en la formación práctica de los alumnos. / EDU BOTELLA

La Dirección General de Tráfico quiere acabar con «el exceso de alumnos» sin una formación previa

P. L.

Cuatro de cada diez españoles que se presentan al examen práctico de conducir no ha recibido formación previa, según desveló ayer el director general de Tráfico, Gregorio Serrano, quien alertó de un exceso de alumnos que acuden a la prueba práctica sin los conocimientos mínimos para sentarse al volante. «El problema no está relacionado con la falta de examinadores, sino con el exceso de los que se presentan sin tener una formación mínima previa», incidió Serrano. Y puso dos ejemplos claros de las carencias de estos aspirantes: «No tienen preparación en conducción nocturna o en la utilización de GPS».

El responsable de Tráfico también resaltó que la mitad de los alumnos suspenden la prueba práctica de conducción en el primer intento, aunque hasta la fecha la DGT manejaba que este porcentaje era de un 73%. Esta cifra también han motivado la intención del organismo de revisar el sistema de formación. «Eso no puede pasar ni por motivos operativos en las Jefaturas ni por motivos relacionados con la seguridad vial y con la adquisición de las destrezas necesarias para conducir», añadió el director general.

Precisamente, una de las medidas anunciadas por la DGT previstas para su aprobación este mismo año es la reforma del modelo de formación vial, cuya aprobación será en el marco de la nueva Ley de Tráfico que prepara dicho organismo. Según detalló Serrano, esta reforma pasa por «cambiar la manera de examinar», introduciendo así elementos nuevos -como vídeos sobre situaciones reales en la carretera o aspectos de seguridad vial en la prueba práctica-, y modificando otros, como el test del examen teórico. El objetivo, tal y como explicó, es que se evite la «avalancha» de alumnos que se presentan al examen sin haber obtenido antes una formación adecuada.

Otro frente abierto es el del colectivo de examinadores, que protagonizaron 65 días de huelga el año pasado que obligaron a la suspensión de más de 230.000 pruebas prácticas -más de 10.000 en el País Vasco. Los negociadores y los responsables de la DGT se reunieron el pasado 1 de diciembre y llegaron aun principio de acuerdo aceptable por los examinadores, en el que se incluye el complemento fijo de 250 euros que reclaman. No obstante, a la espera de pulir los flecos de la negociación, la Confederación Nacional de Autoescuelas considera que la normalidad tardará en volver. «Algunas jefaturas provinciales tardarán meses en disolver el tapón de alumnos que no han podido pasar la prueba de circulación. Y queda pendiente de resolución el problema de fondo, que es el déficit de personal examinador».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos