Euskadi trabaja ya en un plan de contención del ébola ante su auge en el Congo

Un trabajador de la Organización Mundial de la Salud (OMS) administra una inyección durante el lanzamiento de una vacuna experimental contra el ébola./EFE
Un trabajador de la Organización Mundial de la Salud (OMS) administra una inyección durante el lanzamiento de una vacuna experimental contra el ébola. / EFE

El responsable de Salud convoca al Consejo Asesor de Enfermedades Emergentes, que pondrá a punto el servicio en los hospitales de referencia

Fermín Apezteguia
FERMÍN APEZTEGUIA

El rebrote del ébola en el Congo ha levantado la alerta en Euskadi. El Consejo Vasco Asesor de Enfermedades Emergentes se reunirá el próximo 3 de julio para evaluar la marcha de la epidemia en África y repasar y actualizar los protocolos de atención en Osakidetza. Así lo anunció ayer el consejero de Salud, Jon Darpón, en la inauguración del congreso nacional de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (SEIMC) que se celebra en el Palacio Euskalduna de Bilbao.

La medida, según destacó Darpón, tiene una «naturaleza estrictamente preventiva», unas palabras con las que el máximo responsable de la sanidad vasca quiso transmitir un mensaje de tranquilidad al conjunto de la sociedad. En la mente de todos los asistentes estaba presente la crisis sanitaria desatada en España a consecuencia de la epidemia registrada entre 2014 y 2016 en África Occidental. La repatriación de dos misioneros, que fallecieron, y el contagio de una auxiliar de clínica que atendió a uno de ellos y se convirtió en el primer caso de contagio en Europa, desataron en el conjunto de España una crisis más de tipo asistencial y organizativo que epidemiológico.

Revisión de protocolos

Tras el caso de la auxiliar de enfermería, se detectaron varios posibles pacientes en distintas ciudades, pero ninguno llegó a confirmarse. Euskadi también atendió a algunos viajeros procedentes de los países castigados por la epidemia, que resultaron estar afectados por otras patologías. El equipo de Darpón tuvo que afrontar entonces las protestas de trabajadores y sindicatos, que se quejaron de falta de medios y preparación para atender a los pacientes.

El Consejo Vasco Asesor de Enfermedades Emergentes estará integrado por expertos en epidemiología, enfermedades infecciosas, microbiología, urgencia, atención primaria, enfermería y salud laboral. Asimismo, participarán técnicos de Salud Pública y responsables del servicio de emergencias, que revisarán los protocolos de atención, tanto en lo referente al traslado de afectados como su aislamiento y diagnóstico. El equipo de trabajo también se ocupará de la puesta a punto de las instalaciones para la exploración de posibles afectados (cribado). Serán de nuevo los dos centros de referencia de Euskadi frente a la enfermedad: el Hospital de Basurto y el Donostia.

«La sociedad vasca puede estar tranquila, se trata de una medida de carácter preventivo, realizada en aras de la seguridad» Jon Darpón. Consejero de Salud

El consejo analizará, asimismo, las previsiones de suministro de material y las necesidades de formación del personal, «todo ello con carácter preventivo y en aras a la seguridad», tal como destacó el consejero. En su intervención, recordó que Osakidetza fue pionera en 1986 con la creación del primer Plan del Sida y los servicios hospitalarios de enfermedades infecciosas. Y se comprometió a impulsar un programa vasco de resistencia antimicrobiana para contener el avance de las llamadas 'superbacterias'.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos