Euskadi se queda atrás en el nuevo 'boom' de la compraventa de pisos en España

Contraste entre los nuevos y los antiguos edificios que forman el casco urbano de Bilbao.
Contraste entre los nuevos y los antiguos edificios que forman el casco urbano de Bilbao. / Iñaki Andrés

Las operaciones crecieron en junio un 6% en el País Vasco, según los datos del INE, un 13% menos que la media nacional

JESÚS J. HERNÁNDEZ

La compraventa de viviendas creció en junio un 19,3% en España, una velocidad de crucero que parece evocar aquellos tiempos anteriores al estallido de la burbuja inmobiliaria. De ese ‘boom’ se ha quedado atrás, sin embargo, Euskadi, donde el incremento es mucho menor y ronda el 6%, según constata la última estadística de Transmisiones de Derechos de Propiedad publicada ayer por el Instituto Nacional de Estadística. «Es mucho más moderado y yo lo prefiero así», valora Mario Yoldi, director de Planificación y Procesos Operativos de Vivienda del Gobierno vasco. A su juicio, una subida paulatina aleja el modelo de desarrollo inmobiliario de viejos peligros que nadie ha olvidado todavía.

Las últimas cifras del INE son realmente llamativas. El País Vasco queda segundo por la cola en un ranking de comunidades autónomas que cierra Aragón, donde las transmisiones patrimoniales sólo suben un 1,2%. Por arriba, Navarra y La Rioja ejercen un liderazgo indiscutible. Allí estas operaciones se han disparado en junio más de un 40%. Tras ellas se sitúan Madrid (32,6%), Murcia (32,3%) y Castilla y León (25,3%).

Yoldi recalca que estas tendencias son por naturaleza «estacionales y presentan frecuentemente oscilaciones». Sólo una línea marcada y consolidada en el tiempo permite sacar conclusiones certeras. Su explicación gira en torno al «comprador extranjero», aunque aparentemente ni Navarra ni La Rioja parecen destinos preferentes de este perfil.

«En España hay en torno a un 20% de extranjeros que están comprando viviendas y dinamizando el sector de una manera muy importante y eso aquí no existe», destaca en relación a Euskadi. En su opinión, ellos están detrás de las subidas registradas en las grandes capitales, como Madrid o Barcelona, y en el Levante.

¿Quiénes son y qué buscan? «Británicos, alemanes y franceses que priorizan que el sol esté garantizado porque están pensando en una compra que les permita también pasar allí parte de sus vacaciones y su jubilación», añade. Esto explica bien el fenómeno vivido en Valencia, con un 20% de subida, así como en Murcia, lugares donde además «hay un gran parque de viviendas disponibles», lo que los convierte en territorios muy competitivos. Pero la climatología de Navarra y La Rioja no difieren mucho de la vasca.

En su contexto

19,3%
es el crecimiento experimentado por las operaciones de compraventa de viviendas en España durante el mes de junio, según el último estudio del Instituto Nacional de Estadística. El mismo parámetro referido solamente a las transacciones en Euskadi arroja un 6% de subida, un 13,3% menos que la media nacional.
Un repunte consolidado
En España hubo en total 44.135 transacciones de pisos en el mes de junio (sumando otros tipos de finca se alcanzan los 88.034). Se trata de la cifra más alta en viviendas desde febrero de 2011. Junio ha sido el segundo mes consecutivo al alza por el efecto de la Semana Santa. Pero es una tendencia muy marcada. Los seis primeros meses del año arrojan un repunte consolidado del 13,2%.
Tipología de las viviendas
El 82,1% de las transacciones corresponden a casas usadas, con 36.236 operaciones y un avance interanual del 19,2%. En cuanto a los pisos nuevos, suben un 19,8% hasta llegar a las 7.899 unidades. En el 89,8% de los casos se trata de vivienda libre, con 39.625 hogares, y experimenta un crecimiento a lo largo del ejercicio del 29,3%. El mercado de protección oficial se eleva un 18,2%.
Cifras planas
En el País Vasco se registraron en junio 1.579 operaciones de compraventa (una cifra estable y muy similar a febrero, en que fueron 1.452), siempre con un fuerte predominio de la vivienda usada (1.252) frente a la nueva (327). Son 92 transacciones por cada 100.000 vascos, muy por debajo de la media nacional de 120. Incluidas las donaciones, permutas y herencias, la diferencia aumenta.
El «efecto extranjero»
Explica Mario Yoldi, director de Planificación de Vivienda del Gobierno vasco, que «en España hay en torno a un 20% de extranjeros que están comprando y dinamizando el sector de una manera muy importante y eso en Euskadi no existe». En su opinión, están detrás de los incrementos en las grandes capitales y el Levante. Navarra y La Rioja, con un 40% de subida, apuntan a otro tipo de inversiones.

Las buena rentabilidad que ofrece la compra de un piso en estos momentos también se deja notar en los registros oficiales. «Son rendimientos de un 12%, aproximadamente, que no se ven en ningún otro activo», señala el experto y directivo del Ejecutivo autonómico. Hay otros parámetros que pueden arrojar luz. Las operaciones de compraventa de viviendas en España llegaron en junio a 44.135, la cifra más alta desde febrero de 2011. Es el segundo mes consecutivo al alza tras el parón de abril por efecto de la Semana Santa.

Del total de transacciones, el 82,1% corresponde a casas usadas, con 36.236 operaciones y un avance interanual del 19,2%. Los pisos nuevos suben un 19,8%, hasta las 7.899 unidades. En el 89,8% de los casos corresponden a vivienda libre, con 39.625 pisos y un crecimiento a lo largo de este ejercicio del 29,3%. El mercado de protección oficial se eleva un 18,2%. El buen momento del sector inmobiliario está cimentado, según los expertos, «en la creación de empleo y el crecimiento económico», y arroja un repunte consolidado del 13,2% en los seis primeros meses del año.

Ofertas de los bancos

En el País Vasco se registraron en junio 1.579 compraventas (una cifra estable y muy similar a febrero, en que fueron 1.452), siempre con un fuerte predominio de la vivienda usada (1.252) frente a la nueva (327). Es decir, 92 transacciones por cada 100.000 vascos, muy por debajo de la media nacional de 120. Pero es que el total de fincas registradas durante el mes de junio (incluidas las donaciones, las permutas y las herencias) sólo subió en Euskadi un 0,9% mientras que la media española fue del 9,7%. Cabe destacar que las estadísticas del INE se basan en las operaciones inscritas en los registros de la propiedad y corresponden, por tanto, a ventas cerradas hasta 60 días antes.

Según el director del gabinete de estudios de pisos.com, Manuel Gandarias, «2017 va a ser un año muy bueno» por el volumen de compraventas, con un «ritmo de crecimiento de dos dígitos porcentuales», si bien «se observa un retroceso tras la considerable subida de mayo». Para Gandarias, la obra nueva «sigue escalando posiciones» y «se empieza a ver el resultado de las ventas sobre plano de años anteriores». Un panorama económico con «tipos de interés muy bajos y con ofertas interesantes en los bancos» está haciendo el resto.

El propio secretario de Estado de Infraestructuras, Julio Gómez-Pomar, divisa ya un ejercicio que acabará con más de medio millón de casas vendidas, algo que no ocurría desde 2008, según las propias estadísticas de Fomento, donde se reflejan solo las operaciones ante notario. Es una velocidad de vértigo ante la que Euskadi parece haberse quedado con el pie levantado del acelerador.

Atisbos de la vuelta al ladrillo como impulso de la economía

No solo el sector inmobiliario se encuentra expectante ante el aparente despegue de la compraventa de vivienda que revelan los datos. Los fabricantes de cemento esperan que 2017 sea el mejor año del último lustro. Calculan que la demanda puede alcanzar los 12,4 millones de toneladas, según Oficemen, la principal patronal del gremio. Han revisado al alza sus previsiones por «la fuerte recuperación en la construcción de viviendas». El propio Gobierno central fía buena parte del crecimiento a su evolución. Junto al sector exterior, es la única gran actividad que mejora su aportación al PIB respecto al año pasado y está detrás de la mejora en tres décimas de las previsiones oficiales. La recuperación de la obra nueva ha sido algo posterior en Euskadi, donde hasta 2016 no repuntaron -un 15%- los permisos de obras.

Fotos

Vídeos