Las ráfagas de viento alcanzan los 168 km/h en el puerto de Orduña

Previsión. Se esperan fuertes lluvias en el tercio noroeste de la Península. /EFE
Previsión. Se esperan fuertes lluvias en el tercio noroeste de la Península. / EFE

Lo peor llegará de madrugada a Euskadi. En Bilbao, en Deusto, el viento ya supera los 90 km/h

JOSÉ DOMÍNGUEZ

Cuando los fuertes vientos anunciados en el litoral cantábrico no han comenzado a soplar aún en Bizkaia, Loiu ya sufre las primeras cancelaciones. No es el aeropueto de Bilbao el tiene problemas, son las pistas de destino las que no pueden recibir vuelos por las inclemencias meteorológicoas. Un total de siete vuelos -uno a Lisboa, dos a Londres, dos a Manchester, otro a Múnich y uno a Estambul- han sido cancelados desde La Paloma, porque el viento -en el caso británico- y la nieve en sur de Alemania, no permiten a sus aeródromos funcionar al 100%.

Mientras, en Bizkaia se espera la llegada de 'Ana'. No tiene la calificación de aquella ciclogénesis explosiva ‘Nadja’ que causó innumerables destrozos en puertos y localidades vascas en febrero de 2014, aunque el departamento vasco de Seguridad se ha apresurado a declarar la alarma naranja porque las previsiones se acercan mucho al nivel de los restos del huracán ‘Henri’, que azotó Euskadi en septiembre de 2015, e incluso superan a las de la tempestad que azotó la costa en febrero del año pasado. Se trata de ‘Ana’, la primera borrasca «profunda» bautizada con nombre propio y que llegará esta tarde con vientos que, a partir de las 19.00 horas, pueden superar los 120 kilómetros por hora. Por ello, la DGT se ha apresurado a pedir a los conductores que tengan que volver del puente por carretera que adelanten el regreso ante el aviso por fuertes vientos.

Eso sí, porque en los núcleos urbanos no se note en exceso la anunciada ciclogénesis explosiva, eso no significa que en las zonas expuestas no sople con fuerza. En Orduña, por ejemplo, se han registrado rágadas de 167,9 km/h. En Cerroja (Karrantza) se ha llegado a los 153,5 y en Kapildui: a los 117,1.

Las rachas de viento más violentas

167.9 km/h
El puerto de Orduña ha registrado la ráfaga de viento más fuerte según Euskalmet
153,5 km/h
El alto de Cerroja, en Karrantza
117, 1 km/h
Es lo alcanzado en Kapildui
101,6
Se han registrado en Herrera
113,3
Gasteiz
92,4
Deusto
83,3
Navarrete
82,9
Ordizia

Aunque lo peor se espera en la madrugada de mañana con la aparición de olas de seis metros de media que es posible que superen los diez en momentos puntuales. Así que el consejo más extendido por instituciones y meteorólogos es el mismo: protegerse y ponerse a cubierto hasta que haya pasado la ‘tormenta perfecta’.

Por el momento, la Ertzaintza ha retirado ramas caídas sobre las carreteras BI-625 en Arrankudiaga, la GI-2630 en Legazpi, la GI-3720 en Beizama y la GI-631 en Urretxu, éstas tres en Gipuzkoa. Además, a las 19.45 horas se ha notificado la caída de un árbol sobre la GI-3620 en el municipio guipuzcoano de Altzo, según ha informado el departamento de Seguridad.

También han tenido que retirarse piedras desprendidas sobre las carreteras BI-631 en Bermeo y BI-630 en Karrantza. La Ertzaintza ha intervenido asimismo en la población guipuzcoana de Ordizia por caída de cascotes a la calzada.

Se aconseja a los vecinos retirar de sus edificios todos aquellos elementos que se puedan precipitar a la vía pública como macetas o armarios sin anclaje en balcones y terrazas

«El tiempo va empezar a cambiar a las 13.00 horas, pero será a partir de las siete de la tarde cuando se desencadenen los vientos más fuertes», explica la delegada de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) en el País Vasco, Margarita Martín. Su afección será menor en zonas interiores y llanas como Vitoria, «donde no se alcanzarán los 100 kilómetros por hora», pero sí pueden tener especial incidencia en áreas de montaña. El responsable meteorológico de Euskalmet, José Antonio Miranda, puntualiza que estas ráfagas procedentes de la meseta, mostrarán su peor cara en Bizkaia, especialmente en valles y desembocaduras como la de la ría de Bilbao. De hecho, su Ayuntamiento ya ha solicitado a los vecinos que adopten medidas de prevención para evitar accidentes y desgracias personales. Así, además de pedir que se extreme la precaución al salir a la calle, aconseja a sus vecinos retirar de sus edificios todos aquellos elementos que se puedan precipitar a la vía pública como macetas o armarios sin anclaje en balcones y terrazas.

Trucos para conducir seguro en invierno

El coche, mejor aparcado

Margarita Martín va más lejos con las medidas preventivas que debería adoptar la ciudadanía, ya que advierte que conducir durante los momentos de mayor intensidad del viento puede resultar muy peligroso. «Sobre todo los camiones y vehículos de grandes dimensiones corren un serio riesgo de volcar o sufrir un accidente», advierte.

La situación, además, se complicará según vaya avanzando la noche. Las rachas huracanadas, según la responsable de Aemet, se mantendrán hasta la una de la madrugada. A partir de entonces perderán intensidad. Eso sí, el viento, hasta entonces de dirección sur, pasará a ser del noroeste, generando un problema añadido: la creación de una marejada con olas que, según las previsiones, tendrán seis metros de media, «aunque en casos puntuales pueden llegar a duplicar esa altura».

El lunes también se activará la alerta naranja por riesgo marítimo-costero a partir del mediodía ante la posibilidad de que se registren olas de entre 4 y 5 metros de altura. El martes también estará vigente, hasta las nueve de la mañana, el aviso amarillo con olas que podrían alcanzar los 4 metros de altura

En cualquier caso, José Antonio Aranda no prevé que la borrasca cause grandes daños en la costa vasca, «porque no tendrá mucha energía». Además, hay elementos que, a su juicio, apuntan al optimismo. «No coincidirá con mareas vivas, en su mayor parte se desarrollará sin pleamar y, sobre todo, a unas horas en las que apenas hay tráfico marítimo», subraya. El meteorólogo recuerda que, salvo casos puntuales como el de la ciclogénesis explosiva de 2014, «la mayoría de las desgracias que generan los temporales suelen estar precedidas por alguna imprudencia de empresas o personas, por lo que la mejor protección es prevenir».

«El oleaje de madrugada no coincidirá con mareas vivas ni con la pleamar ni con tráfico marítimo»

Y a las nueve de la noche del lunes volverá a entrar en vigor el aviso amarillo por nieve en el interior que se prolongará hasta el mediodía del martes, con una cota que se situará en torno a los 600-700 metros de madrugada, subiendo a los 800-900 por la mañana y por encima de los 1.500 metros al final de la jornada.

«El Puerto de Bilbao ya ha demostrado otras veces que es seguro»

El práctico mayor del Puerto de Bilbao, José Ramón Marín, afronta su enésima alerta por temporal con confianza y relativa tranquilidad. «El protocolo de seguridad está conectado a la red de boyas de Puertos del Estado y tenemos información detallada con antelación», subraya. Ya han informado de esta previsiones a los barcos atracados en sus instalaciones, «cuyas las tripulaciones deben actuar con la debida diligencia para prevenir problemas». Además, los buques más grandes serán llevados a alta mar «porque aquí en los muelles podrían correr más peligro y recibir algún golpe». Aunque el Superpuerto, según subraya, ha demostrado ya otras veces «que es totalmente seguro: cuando la ciclogénesis que destrozó parte del puerto de Bermeo en 2014, el dique de Punta Lucero aguantó a la perfección», subraya.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos