La Ertzaintza recupera 2.000 cartas históricas robadas de archivos públicos y privados desde 2007

Estefanía Beltrán de Heredia, a la derecha, durante la presentación realizada hoy en San Sebastián.
Estefanía Beltrán de Heredia, a la derecha, durante la presentación realizada hoy en San Sebastián.

La mayor operación contra el expolio del patrimonio histórico documental permite recuperar valiosos documentos datados entre 1604 y 1895

BORJA OLAIZOLA

Dos millares de cartas de gran valor histórico que habían sido sustraídas entre 2007 y 2011 de archivos públicos y privados de Euskadi, Navarra, Extremadura y Cataluña han sido recuperadas por la Ertzaintza. La consejera de Seguridad, Estefanía Beltrán de Heredia, ha dado a conocer esta mañana en el Palacio de Miramar la que ha sido la mayor investigación llevada a cabo por la Policía vasca contra el expolio del patrimonio histórico documental.

La llamada ‘operación Gutunak’ (cartas) se inició después de que los responsables del Archivo Histórico de Bergara detectasen en el año 2011 la desaparición de algunos documentos de sus fondos. Después de contrastar la información y realizar diferentes pesquisas, la Ertzaintza localizó a un individuo sospechoso de la autoría de los hurtos. Se trataba de un experto aficionado a la filatelia en cuyo poder se hallaron un sinfín de documentos.

Tras la detención del supuesto ladrón se inició la que sin duda fue la tarea más compleja: el examen detallado de cada uno de los documentos encontrados para determinar de qué archivo había sido sustraído. Con la ayuda de los especialistas del Archivo Histórico de Álava se pudo rastrear el origen de cada una de las cartas para devolverlas a sus legítimos propietarios. Son más de dos mil documentos fechados entre 1604 y 1895, entre ellos cartas de los reyes Felipe III y Felipe IV.

El expolio llevado a cabo por el ladrón, que operó en los archivos sin levantar sospechas entre 2007 y 2011 por su condición de especialista y coleccionista, va más allá de los 2.000 documentos recuperados. La Ertzaintza tiene constancia de que al menos otras 600 cartas que fueron robadas de archivos vascos se encuentran en paradero desconocido, presumiblemente en manos de coleccionistas que los compraron al autor de los hurtos. La consejera de Seguridad se ha felicitado por la recuperación del patrimonio documental, a la vez que ha felicitado a los agentes que han participado en una operación que ha requerido un prolongado trabajo de investigación.

Fotos

Vídeos