El envejecimiento hace de Euskadi la séptima comunidad con mayor tasa de fallecimientos

Una persona de edad avanzada camina por un parque al caer la tarde./Reuters
Una persona de edad avanzada camina por un parque al caer la tarde. / Reuters

Los tumores son la primera causa de muerte, a diferencia de otras regiones, donde sobresalen los accidentes cardiovasculares

Marta Fdez. Vallejo
MARTA FDEZ. VALLEJO

Euskadi tuvo en 2016 la séptima tasa bruta de mortalidad más alta de España, con 980 muertes por cada 100.000 habitantes, consecuencia de que la comunidad vasca es una de las más envejecidas. Así lo señala el informe del Instituto Nacional de Estadística publicado ayer en el que se aborda el 'mapa' de las defunciones registradas en el país. Aunque se trata del estudio correspondiente a 2017, las conclusiones se extraen sobre las cifras de fallecimientos producidas el año anterior con el fin de 'cocinar' los datos. Así, si se mira la tasa estandarizada -que elimina el factor de envejecimiento y analiza a todas las comunidades como si tuvieran la misma pirámide de edad- la situación del País Vasco cambia drásticamente: es la sexta más baja en mortandad. Los tumores son la principal causa de fallecimiento, seguida de los accidentes cardiovasculares y del sistema respiratorio.

Con una mayor tasa bruta que Euskadi se sitúan Asturias (1.273), Galicia (1.170), Castilla y León (1.163), Extremadura (1.039), Aragón (1.023) y Cantabria (1.020), territorios que también tienen una población bastante envejecida. Revisados estos números desde la tasa estandarizada, Extremadura y Asturias continúan a la cabeza de defunciones, junto con Melilla, Ceuta y Andalucía.

En cifras

980
son las muertes por cada 100.000 habitantes en Euskadi, la tasa de fallecimientos bruta registrada en 2016
410.611
es la cifra de españoles que murieron el año pasado, lo que supone una disminución de un 2,8% respecto a 2015.
2.732
fueron los fallecimientos por ahogamiento, una de las causas que más ha crecido en España.
3.569
personas perdieron la vida en 2016 como consecuencia de suicidios, la primera causa de muerte no natural.

La buena posición que ocupa Euskadi entre todas las comunidades -cuando se compensan las diferencias por el envejecimiento- revela «que la población vasca disfruta de una mayor calidad de vida», comenta el antropólogo y profesor Jesús Prieto Mendaza. Precisamente, esa es también una de las causas de que haya más población de edad avanzada. «En las ciudades y pueblos vascos llevamos una vida más apacible en parámetros de calidad, con un concepto de ocio ligado a la naturaleza y al mundo rural, a la relación con familiares y amigos. Las distancias al trabajo te permiten muchas veces ir andando, o hacer recorridos cortos en transporte público, a diferencia de lo que ocurre en grandes ciudades como Barcelona y Madrid y sus municipios cercanos».

La situación económica también influye. «Con más empleo, sueldos más altos, incluso un sistema de garantías sociales para las personas con menos recursos, se evitan situaciones de ansiedad y estrés que afectan a la salud». «Y es indudable que influye contar con buenos hospitales y servicios de atención primaria», resalta Prieto Mendaza.

Baja en España

En el conjunto de España, la tasa de mortalidad ha bajado: se situó en 884 fallecidos por cada 100.000 habitantes, con mayor prevalencia en los varones que en las mujeres. En total, en 2016 se registraron 410.611 muertes, un 2,8% menos que el año anterior.

El grupo de enfermedades del sistema circulatorio se mantuvo como el desencadenante principal de los fallecimientos ocurridos en 2016 en todo el país -en algunas autonomías como Euskadi prevalecieron, sin embargo, los tumores-, seguido del cáncer -un 1,4% de aumento- y las dolencias respiratorias. En concreto, infarto o angina de pecho y los accidentes cerebrovasculares volvieron a ocupar el primer y segundo lugar a nivel nacional. Los hombres sufrieron más ataques al corazón y las mujeres, derrames cerebrales.

Los tipos de cáncer responsables de una mayor mortalidad volvieron a ser el de bronquios y pulmón y el de colon. Entre las mujeres, sobresalió el de mama (con un aumento de defunciones del 2,4%), seguido del de colon.

Los datos del INE muestran que los niños menores de un año fallecen principalmente por afecciones perinatales y malformaciones congénitas; mientras que, entre 1 y 14 años, la causa más común son los tumores. Cuando se supera la barrera de los 40 años afecta más el cáncer y, a partir de los 79 años, el principal problema son las dolencias del sistema circulatorio.

Cómo se hace un estudio de defunciones

El INE trabaja con tres modelos de cuestionario estadístico para conocer las causas por las que muere la población española. Recoge los datos de los certificados médicos de defunción -de donde se extrae la información cuando son causas naturales-, así como el denominado Boletín Estadístico de Defunción Judicial -muertes accidentales o violentas- y el Boletín Estadístico de Parto, que registra los fallecimientos de los bebés antes de sus primeras 24 horas de vida. El instituto investiga también si en una muerte interviene más de un factor. Por ejemplo, la hipertensión contribuyó el año pasado al 14,5% de decesos, pero solo fue la causa directa de un 3%.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos