No entiendo nada

Los sentimientos de un fanático no pueden ser la causa por la cual se limite la libertad de expresión de todos los demás

No entiendo nada
FERNANDO LUIS CHIVITE

Acaban de condenar a un joven por subir a las redes sociales un montaje fotográfico en el que se representaba a sí mismo como un 'Ecce homo' con la corona de espinas. No son pocos los casos en los que últimamente se producen denuncias y condenas por lo que se viene denominando «ofensas a los sentimientos religiosos». A mí todo esto me parece bastante escurridizo y proclive a una fácil manipulación y uso tendencioso. Y supongo que es porque no entiendo bien qué son en realidad los sentimientos religiosos. Y porque no acepto (mi cerebro me lo impide) que estén o puedan ponerse por encima de los que perfectamente podrían denominarse «sentimientos laicos». Los sentimientos religiosos de un fanático, ¿son respetables? Yo pienso que los sentimientos de un fanático no pueden ser la causa o el motivo por el cual se limite la libertad de expresión de todos los demás. Aquí nos podríamos poner todos muy estupendos. Decir que uno se siente ofendido por esto o por lo otro no cuesta nada. Yo mismo me siento ofendido a diario por un montón de atropellos a la razón de todo tipo.

Por favor, ¿quién no se siente ofendido hoy en día por un montón de cosas? Y lo que es peor, ¿por qué se condena a unos y a otros no? Entiendo que dada la facilidad con la que cualquiera puede en estos tiempos publicar sus ocurrencias más o menos graciosas, artísticas o políticas, los jueces tienen que estar un poco hasta la coronilla. Pero cuidado, también percibo una tendencia cada vez mayor a la prohibición, al puritanismo y a la censura. A todos los niveles. Hasta el punto de que está empezando a resultarme un poco alarmante. Vivimos malos tiempos para la libertad de expresión. Y creo que hay que ponerse un poco serios en este sentido. A propósito de la censura, dice Bradbury en 'Crónicas marcianas': «Primero censuraron las revistas de historietas, las novelas policiacas, y por supuesto, las películas. Siempre en nombre de algo distinto: Las pasiones políticas, Los prejuicios religiosos, Los intereses económicos. Siempre había una minoría que tenía miedo de algo. Y una gran mayoría que tenía miedo de la oscuridad, miedo del futuro, miedo del presente y hasta miedo de ellos mismos».

Ojo con caer en eso. En estos últimos días se han censurado en Inglaterra y también en Alemania algunos cuadros de cuerpos desnudos del pintor Egon Schiele. También se está empezando a hablar de otros: Courbet, Balthus, etc. Vamos a ver: la historia de la humanidad está llena de cuerpos desnudos representados en todo tipo de soportes, cuadros, murales, mosaicos, esculturas, fotos, películas. Y sin ir más lejos, Internet está lleno de imágenes de pornografía brutal a la que puede acceder cualquier persona de cualquier edad con solo saber teclear la palabra adecuada. ¿Y censuran a Schiele? Yo no entiendo nada.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos