Un ejemplar grande, una cría... Los osos se acercan a pueblos cántabros en busca de comida

El osezno, que está herido en una para, estas navidades en Cambarco. / D. M.

Tratan de capturar al osezno, que está herido, para curarle e evitar que se acostumbre a internarse en núcleos poblados. «Ahora es como un perro, pero el año que viene será otra cosa», advierte el alcalde de Cabezón de Liébana

ELENA TRESGALLO

Primero fue una cría herida en una pata. Luego, un ejemplar adulto y sano. En el valle de Liébana, en Cantabria, se ha detectado en los últimos meses la presencia de dos osos que se aventuran en los pueblos en busca de alimento, algo que empieza a inquietar a los vecinos de la zona, donde merodean simultáneamente, «pero no juntos», los dos plantígrados en busca de alimento fácil, según ha afirmado el alcalde de la localidad de Cabezón de Liébana, Jesús Fuente Briz, al 'Diario Montañés'.

«La gente está preocupada y anda a la expectativa para ir a andar a un sitio u otro por si les sale el oso», explicó ayer el alcalde, refiriéndose al oso adulto que pasea desde este verano por el municipio en busca de alimento fácil y que la Fundación Oso Pardo (FOP) cree puede ser el mismo que el que se vio en Frama este verano, comiendo cerezas. Se trata de un ejemplar joven, «de unos dos años», y diferente a la cría de oso que protagonizó un vídeo grabado en el municipio de Cambarco estas navidades. «Al oso pequeño la gente no le tiene miedo, porque ahora es como un perro, pero el año que viene será otra cosa», ha comentado el regidor.

Por eso ha relatado cómo él mismo -poco después de ver las imágenes- se puso en contacto con la jefatura de servicio de la Dirección General de Medio Natural y les pidió que actuasen para capturarlo antes de que se acostumbrase a bajar al pueblo. «Les llamé y me dijeron que sí, que lo iban a capturar, que pondrían todos los medios que tenían», explicó en referencia al osezno herido. El regidor, también mantuvo contacto con representantes de la Fundación Oso Pardo (FOP) que han realizado un seguimiento de este caso, y mantienen personal desplazado en la zona cada poco tiempo.

Según ha confirmado al periódico cántabro, Medio Natural ha vuelto a poner en marcha el sistema para «capturar» el osezno a «inicios de la semana pasada», variando así su postura inicial de mantenerlo «medicado y vigilado» en el medio como aconsejaban sus propios expertos. Una medida que fue muy criticada por la FOP que ha pedido reiteradamente que se capturase al animal que vagaba herido y solo por Liébana, «para curarlo y rehabilitarlo» ante el peligro de que se habituase a comer en los entornos humanizados y se convirtiese en un problema más grande».

La trampa 'Culvert'

La primera medida adoptada por Medio Natural para capturar al osezno ha sido un traslado de lugar de la trampa 'Culvert' prestada por el Principado de Asturias -que ya se utilizó inicialmente para su captura a finales de noviembre- pero que no dio el resultado esperado, se desactivó y ha vuelto a activarse. «La tenían en una carretera y ahora la han llevado a otro lugar para intentar capturarlo», ha descrito el regidor.

Este modelo de trampa tiene la forma de un gran tubo y sirve para capturar y transportar al animal si se introduce en ella. «A ver si hay suerte, lo capturan y se puede conocer el tipo de herida que tiene en la pata para después rehabilitarlo y volverlo a soltar con un dispositivo de seguimiento para ver si es capaz de volver a su medio», defendió ayer el presidente de la FOP, Guillermo Palomero, quien explicó que, en caso de no poder rehabilitarle habría que buscar «las mejores condiciones» para que viva en cautividad.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos