La UPV regulará las clases de refuerzo tras el conflicto en la Escuela de Ingeniería de Bilbao

Felipe Uriondo en una de sus últimas clases de Electrotecnia, asignatura a la que ha renunciado. El próximo curso impartirá otra materia./e.c.
Felipe Uriondo en una de sus últimas clases de Electrotecnia, asignatura a la que ha renunciado. El próximo curso impartirá otra materia. / e.c.

Lejos de censurar al docente que impartía sesiones fuera de su jornada lectiva, avala realizar esos apoyos al alumno mediante tutorías colectivas

MARTA FDEZ. VALLEJO

La Universidad del País Vasco elaborará una normativa para que los profesores puedan dar clases de refuerzo colectivas, a alumnos suyos y de otros grupos, en las horas de tutoría. Es una de las medidas que fija la resolución sobre el conflicto en la Escuela de Ingeniería de Bilbao por las sesiones extra que ofrecía el profesor Felipe Uriondo a los estudiantes fuera de su horario lectivo, una labor de refuerzo que desató las críticas y el rechazo de sus compañeros de Departamento. La UPV/EHU, lejos de censurar al docente, avala estos apoyos a los alumnos, aunque ve necesario regularlos en la institución académica como actividades de «tutorización colectiva». Uriondo, que renunció a impartir Electrotecnia ante la presión que sufría y ha permanecido de baja varias semanas, se muestra «satisfecho» con la decisión.

El conflicto saltó a la luz el pasado abril cuando más de 800 alumnos de la Escuela de Ingeniería de Bilbao firmaron un comunicado del Consejo de Estudiantes en el que respaldaban la labor de Uriondo - su «dedicación» y la «calidad de su docencia»- y le pedían que no dejara de dar las clases de refuerzo. Uriondo había comunicado su decisión de acabar con estas sesiones de apoyo después de que el resto de profesores que impartían la misma materia se quejaran por esa actividad, le pidieran que no admitiera a sus alumnos e, incluso, que suspendiera las clases.

La investigación la ha llevado a cabo una técnica letrada adscrita a la Vicegerencia de Personal y con sus recomendaciones la UPV/EHU ha redactado una resolución. Una de las principales medidas es que se abre la posibilidad de realizar tutorías colectivas, principalmente «en fechas cercanas a los exámenes» y para «resolver dudas o cuestiones que exigen más afianzamiento de la docencia impartida».

8 horas de clase y 6 de tutoría

Esas sesiones extra estarán abiertas a alumnos de cualquier grupo. Uriondo ya permitía acudir sin ningún impedimento a sus clases de refuerzo -y a la plataforma en la que colgaba apuntes y problemas- a los pupilos de otros docentes de Electrotecnia del grado de Ingeniería en Tecnologías Industriales, uno de los motivos que disparó el enfado de sus colegas. Con la nueva normativa -y antes de llevar a cabo esa actividad-, el profesor deberá informar al resto de docentes de su misma asignatura y a los responsables del departamento y del centro, y contar con su visto bueno, según detallaron fuentes de la UPV/EHU.

La UPV/EHU pide que se introduzca un plan para mejorar la docencia de la materia de Electrotecnia

La resolución aclara que esas sesiones tendrán que impartirse en las denominadas ‘horas de tutoría y asistencia al alumnado’. Recuerda que un profesor a dedicación completa imparte ocho horas de clase a la semana y otras seis debe reservar a las tutorías, en las que habitualmente atiende a los estudiantes que acuden a su despacho para resolver dudas. Si es un docente a dedicación parcial, tiene entre tres y seis horas de clases semanales y el mismo número de tutorías. Uriondo daba sus sesiones de refuerzo fuera de su jornada lectiva, principalmente los viernes por la tarde.

La Universidad pide a la Escuela de Ingeniería la elaboración de una propuesta para «mejorar la calidad de la docencia» de Electrotecnia. El informe de la letrada destaca la necesidad de atender las encuestas de opinión de los alumnos y sus quejas, entre ellas «la poca preparación que existe a la hora de enfrentarse a los exámenes». Los estudiantes que acudían a las clases de Uriondo valoraban, precisamente, que el docente les facilitaba «comprender la asignatura» y hacer en clase más problemas que en otros grupos. De hecho, los pupilos de Uriondo obtenían mejores notas que el resto a igual ejercicio y con corrección automática. Y él mismo recibía altas valoraciones de los estudiantes.

El profesor Uriondo, que renunció a la asignatura y ha estado de baja, se muestra «satisfecho»

La UPV también reclama reforzar la figura del coordinador de la asignatura y la intervención del servicio de Prevención para evitar «potenciales riesgos de carecer psicosocial» entre los profesores implicados. Apunta la participación de oficio del Aldezle -el defensor del universitario- con el mismo fin. Uriondo, que ha aceptado impartir otra materia el próximo curso para rebajar la presión que ha sufrido y que le obligó a coger la baja varias semanas, se mostró ayer «satisfecho» con la resolución y valoró como «un paso adelante» que se regulen las tutorías colectivas.

Temas

Upv

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos