La prueba de ESO, en el último trimestre y sin valor académico

Estudiantes de ESO realziando los exámenes de fin de curso. /Avelino Gómez
Estudiantes de ESO realziando los exámenes de fin de curso. / Avelino Gómez

Educación publica en el BOE la orden que habilita los meses de abril, mayo y junio en el calendario escolar para realizar esta evaluación

Marta Fdez. Vallejo
MARTA FDEZ. VALLEJO

Las comunidades autónomas podrán realizar la evaluación final de la ESO de la Lomce durante los meses de abril, mayo y junio de este curso, según la orden del Ministerio de Educación por la que se regulan estas pruebas, publicada ayer en el Boletín Oficial del Estado. Los exámenes, como ya ocurrió el año pasado, no tienen valor académico alguno ya que está paralizado el mandato de la ley educativa del PP, la Lomce, que obligaba a aprobarlas para poder obtener el título de graduado en Secundaria. El actual proceso en marcha para lograr un pacto de Estado para la enseñanza permitió frenar esta 'reválida', muy criticada por la comunidad escolar y los partidos de la oposición.

Se trata, por tanto, de pruebas con valor diagnóstico y de carácter muestral: los gobiernos autonómicos seleccionarán un número representativo del alumnado de cuarto curso de ESO y comprobarán el grado de adquisición de las competencias básicas de matemáticas, lingüística y social y cívica. Los responsables del ministerio que dirige Íñigo Méndez de Vigo tienen previsto determinar la forma en la que se debe hacer la evaluación y los pesos orientativos que corresponden a los contenidos de las materias. En todo caso, las preguntas deberán estar relacionadas con circunstancias próximas a la vida del alumnado, es decir situaciones personales, familiares, escolares y sociales, y también sus entornos científicos y humanísticos.

El Ministerio de Educación sostiene que los informes finales permitirán a las administraciones autonómicas relacionar los resultados con factores como la tasa de repetición, el absentismo escolar, el grado de satisfacción del alumnado y factores socioeconómicos y socioculturales, entre otros. Esta información deberá servir para poner en marcha plantes de mejora en los centros de enseñanza. Las 'notas' que saque cada estudiante o centro no se harán públicas.

Conflicto en Euskadi

El Departamento vasco de Educación está obligado a aplicar esta evaluación de fin de etapa - que prevé pruebas tanto al acabar sexto de Primaria como cuarto curso de Secundaria-. Son exámenes que aparecen en la ley educativa del PP, la Lomce, y que también se han incluido en los decretos que desarrollan el currículum vasco, Heziberri.

Sin embargo, Educación se va a encontrar con el rechazo de los diferentes sectores de la escuela pública vasca, que consideran que eso supone «acatar» las «reválidas del PP». El pasado curso se puso en marcha una prueba piloto de forma experimental en 60 institutos y colegios concertados, pero estudiantes, asociaciones de padres, consejos escolares y sindicatos de la red pública boicotearon los exámenes, a pesar de que no tenían valor académico. Sólo los centros de la red concertada completaron la prueba con normalidad.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos