«La FP industrial es un mundo de oportunidades. A veces, el alumno elige a la empresa y no al revés»

Estudiantes durante la visita al Parque Tecnológico de Zamudio. / Luis Ángel Gómez

200 alumnos descubren en el Parque Tecnológico de Bizkaia las bondades de los grados formativos con relatos en primera persona y visitas a empresas punteras

Eider Burgos
EIDER BURGOS

Los alumnos de Bachillerato encarrilan la recta final del curso y a los más mayores les toca dedicir: ¿Universidad o Formación Profesional? Hasta hace no mucho, la mayoría se decantaría por lo primero. Sin embargo, la FP vasca celebra que ya casi el 50% del alumnado se decanta por un grado medio o superior. «El prestigio de la FP es cada vez mayor, pero tenemos que seguir trabajando. Las familias aún tienen esa intención por defecto de enviar a los hijos al Campus», valora Julen Elgeta, presidente de HETEL, la asociación de Centros de Formación Profesional de Iniciativa Social de Euskadi.

Él ha sido uno de los asistentes a las jornadas que el Parque Científico y Tecnológico de Bizkaia ha organizado para 200 chavales que cursan primero de Bachillerato y que el año que viene tendrán que elegir qué camino emprender una vez acabado el instituto. En este futuro incierto, los grados brillan en el horizonte, pero sobre todo, los industriales. Porque Euskadi «es una región industrial» y las empresas vascas «aún demandan muchísimas personas cualificadas», y porque la inserción laboral en estas especialidades es «prácticamente del 100%»: «Es un mundo de oportunidades. En automoción, robótica, troquelería... A veces, son los alumnos los que eligen a la empresa y no al revés», presume Elgeta.

«La FP es un mundo de oportunidades, en automoción, robótica, troquelería... A veces, son los alumnos los que eligen a la empresa y no al revés» Julen Elgeta, presidente de HETEL

Desde la diez de la mañana, los alumnos han escuchado en el auditorio del Parque la experiencias de tres jóvenes que ya han pasado por estos grados formativos tecnológicos. «En la universiad accedes a un montón de conocimientos teóricos, pero yo quería aplicarlo al papel», contaba Elliot Gavilán, que dejó el grado de Ingeniería Mecánica en el tercer año (son cuatro) para comenzar la formación de Diseño y Fabricación Mecánica. «Aquí cada cosa que aprendo la llevo a laboratorio, te enseñan lo que es la vida la laboral».

«Tenemos una mala idea de la FP y la verdad es que te prepara muy bien para trabajar. También para la carrera, si luego quieres estudiar una», secundaba Nerea Jiménez, que tras finalizar su grado superior de Análisis y Control de Calidad estudia Química en la Universidad del País Vasco. A su lado, David Ibáñez ha explicado cómo remató su FP de Administración y Finanzas creando su propia agencia de publicidad y marketing: «Tenemos asignaturas de emprendimiento y Formación y Orientación Laboral (FOL), lo que te enseña a desenvolverte por tu cuenta en el oficio».

50% del alumnado

Tras escuchar los relatos, los 200 alumnos han visitado varias empresas de la multitud que pueblan el Parque Tecnológico para conocer de primera mano su funcionamiento y necesidades profesionales. Una maquinaria que, de decantarse por un grado industrial, conocerán incluso antes de contar con el título: «Los centros de FP están aliados con todas estas empresas: compartimos tecnología, ideas, proyectos y trabajamos juntos en el ámbito de la innovación», ha señalado Agustín Campos, director de Ikaslan, red de Centros públicos de Formación Profesional. «Es por eso que hemos elegido el Parque para estas jornadas, porque la tecnología que se trabaja aquí está cercana a lo que va a ser el futuro».

Casi la mitad del alumnado vasco ya se decanta por la FP: unos 40.000 alumnos se han apuntado para el próximo año lectivo en los cursos de Formación Profesional de Euskadi; 23.000, en Bizkaia. Aunque el reparto entre sexos está muy igualado en el conjunto de los matriculados, solo el 5% de los asistentes a los grados industriales son chicas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos