Gaztelugatxe, Guggenheim y pintxos para 500 Erasmus

Foto de familia de los estudiantes internacionales de la UPV./Manu Cecilio
Foto de familia de los estudiantes internacionales de la UPV. / Manu Cecilio

La UPV da la bienvenida a los alumnos internacionales que estudiarán este año en la villa

OLATZ HERNÁNDEZ

El autobús con destino a Leioa se ha llenado esta mañana de multitud de idiomas distintos. Habituado a llevar a estudiantes de Santutxu y Basauri, el conductor no ha podido disimular una sonrisa al responder a cada uno de los simpáticos «¡Hola!» de los estudiantes Erasmus que vienen este año a la UPV/EHU. Al acto de bienvenida estaban convocados 500 estudiantes, aunque la asistencia ha rondado los 200. Venidos de Ucrania, Italia, Guatemala, México, Japón... todos comparten un objetivo común: pasar un año que recordarán el resto de sus vidas.

Óscar Chen y Teresa Carranza, de cogieron un vuelo de 13 horas desde Guatemala hasta Bilbao hace una semana. Ya se conocían de la universidad, donde estudian Ingeniería química, aunque viajaron por separado. «Ella voló directo, pero yo tuve que hacer escala en Houston, luego Frankfurt y por último Bilbao», enumera Óscar. Vienen al País Vasco con ganas de aprender una nueva cultura, conocer gente y «...también estudiaremos un poco», bromean.

A más de 8.000 kilómetros de casa, es fácil echar de menos a la familia. «Nos animaron a venir, mi madre hasta estudió en Deusto», explica Óscar. Ambos están deseando explorar Euskadi y visitar enclaves turísticos como el Puente Colgante y San Mamés. «Hasta ahora todos los sitios que hemos visto nos han encantado», aseguran con una sonrisa.

Frente a la Facultad de Ciencia y Tecnología, el idioma más hablado era el inglés. De dos en dos o en pequeños grupos, los jóvenes intercambiaban primeras impresiones y trabaron nuevas amistades. Un estudiante japonés explicaba detalladamente en qué consistía el pintxo que había comido en el Casco Viejo. Casi todos agrupados según su procedencia, parecían representantes del Consejo de Naciones Unidas. Pero también había algún grupo de amigas internacionales.

Andreya, Inês, Eleanor y Ana vienen de Bulgaria, Portugal, Inglaterra y Moldavia, pero todas comparten las ganas por aprender y mejorar su español. «Entiendo bastante, pero aún no me siento cómoda hablando», explicaba Andreya de Bulgaria. Quizás su dominio del español se debe a que ya estuvo visitando España el verano pasado. «He visitado ya muchos sitios de Euskadi, pero estoy deseando descubrir muchos más».

«Se respira política»

«¡Una foto a los italianos!», pedía María, de Nápoles, mientras agarraba a sus compañeros Gabriele y Gianmaria, naturales de Roma. «Este año espero aprender mucho español y empaparme de la cultura del País Vasco», desea María, que espera poder presentar un proyecto de fin de grado sobre Euskadi. Aterrizaron en Bilbao el 28 de agosto, a tiempo para ver la quema de Mariajaia. En el tiempo que llevan ya han hecho amigos vascos, italianos y japoneses, además de visitar muchos pueblos. Incluso les ha dado tiempo a formarse una idea sobre los vascos: «Son cerrados los primeros cinco minutos, después bien. En Euskadi se respira política», dice Gianmaria admirado, ya que estudia Ciencias Políticas.

Pero entre tanto inglés, también había lugar para el castellano. «Son todos Erasmus», se lamentaba alguna estudiante de la beca de intercambio entre universidades españolas Sicue. «Esperamos que compartáis vuestra cultura y tradiciones y que atesoréis recuerdos que os acompañen toda la vida», les deseó la vicerrectora de Coordinación y Relaciones Internacionales, Marta Barandiaran. «Os invito a que salgáis de Bilbao y descubráis el País Vasco», ha añadido el vicerrector del Campus de Bizkaia, Patxi Juaristi.

El acto lo cerraron los voluntarios de ESN Bilbao, que organizan eventos, viajes y fiestas para los estudiantes de intercambio. El año pasado organizaron viajes a Gaztelugatxe, Gijón, Barcelona y Madrid. La tarjeta de la organización, que cuesta 10 euros, permite a los estudiantes entrar gratis a algunos museos y tener estupendos descuentos en Bilbao. Al acabar los estudiantes han podido disfrutar de una comida gratis en la Escuela de Hostelería de Leioa y hoy a la noche hay organizada una cena internacional con recetas de todo el mundo. La aventura no ha hecho más que empezar.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos