Educación refuerza el control de los casos de bullying en los colegios vascos

Educación refuerza el control de los casos de bullying en los colegios vascos
Igor Aizpuru

Pondrá en marcha un nuevo plan de prevención y realizará informes exhaustivos todos los años

Marta Fdez. Vallejo
MARTA FDEZ. VALLEJO

El Departamento de Educación llevó ayer al Parlamento vasco su último informe sobre el maltrato escolar, que ya había hecho público antes del verano, para que los partidos políticos pudieran hacer sus valoraciones. El estudio recoge la percepción que tienen los alumnos de si han sido víctimas de acoso -no los casos denunciados-, y muestra que el 23% de los escolares de Primaria y el 19% de los de Secundaria afirman que han sufrido bullying. Los partidos políticos reclamaron más medidas para mejorar esta lacra que va en aumento en las aulas y Educación anunció que la investigación sobre la incidencia del maltrato escolar se hará a partir de ahora todos los años, además de poner en marcha el nuevo plan de prevención del acoso escolar -Bizikasi- que ultima el Departamento.

La consejera Cristina Uriarte detalló en la comisión de Educación que el estudio revelaba una «tendencia al alza» del bullying, que se podía atribuir a una «mayor sensibilidad ante estas situaciones de acoso» en el entorno escolar. «No son denuncias sino que es una percepción, por lo que no se sabe si es realidad o sensación pero en todo caso es un drama», admitió. Detalló que los implicados en la mayoría de los casos son chicos y que los ataques más utilizados son la violencia verbal, seguida en Primaria de la exclusión social y maltrato físico. En Secundaria, es más frecuente otro tipo de ataques: romper los objetos personales de la víctima.

Lo habitual es que los agresores sean compañeros de la misma clase. Hasta los 12 años, el lugar de mayor riesgo para el bullying es el patio y en la etapa de Secundaria, las agresiones ocurren principalmente en el aula. Las víctimas prefieren pedir ayuda a su familia o a compañeros antes que a los profesores, según los datos del informe.

«Más recursos»

Esta investigación sobre el acoso se hacía a la vez que la evaluación diagnóstica -en la que se miden los conocimientos de los alumnos-, cada dos años. Sus resultados ofrecen «una información valiosa» para luchar contra el bullying, según resaltó ayer la consejera. Por ese motivo, a partir de ahora se llevará a cabo todos los cursos, aunque un año será censal -al conjunto de los alumnos desde cuarto de Primaria a cuarto de Secundaria- y otro, muestral -a un número representativo de escolares.

Los socialistas respaldaron la importancia de este tipo de actuaciones que pueden encender las «alarmas» y combatir el problema. EH Bildu pidió «más recursos» para luchar contra el bullying, formación para el profesorado y que se extienda a las escuelas públicas el método finlandés KIVA, que ya se aplica en ikastolas concertadas. Elkarrin Podemos consideró las medidas «insuficientes» y reclamó mayores inversiones para combatir el acoso. Recordó que las denuncias se han duplicado y que las consecuencias para las víctimas suelen ser «irreversibles» El PP pidió que existan planes de prevención y lucha contra el acoso «iguales» para todos los centros y planteó sus dudas sobre que los protocolos en vigor estén funcionando bien.

Fotos

Vídeos