Educación e industria tiran del empleo en Euskadi y la construcción lo hace en España