Nueve edificios increíbles que engañan a la vista

Igual que cualquier ilusión óptica, la arquitectura también es un elemento capaz de confundir a nuestros sentidos. Un portal inmobiliario ha recopilado 10 fotografías de edificios impresionantes que logran engañar a los sentidos mediante columnas que parecen tambalearse, fachadas que se multiplican o estructuras que se funden con el cielo

C. BENLLOCH
Sede de la aseguradora Hartford Steam Boiler
1

Sede de la aseguradora Hartford Steam Boiler

Ubicado en la ciudad de Hartford (Connecticut, Estados Unidos), este edificio de 24 plantas de altura es toda una ilusión óptica que confunde los límites de la construcción. Fue diseñado por el prestigioso estudio de arquitectura Skidmore, Owings and Merrill, quienes decidieron combinar el granito con numerosos espejos que son los responsables del efecto multiplicador de la fachada que percibe el ojo humano.

Hotel Smart Conect
2

Hotel Smart Conect

Diseñado por el arquitecto brasileño Fernando Peixoto, el Hotel Smart Conect está ubicado en Salvador de Bahía, en Brasil. El edificio llama la atención por el patrón de su fachada, de color blanco y negro y completamente plana, que da la sensación de sobresalir del propio inmueble con distintos volúmenes.

Apartamentos Kiral
3

Apartamentos Kiral

La fachada ondulada de los apartamentos Kiral, situados en la Colonia Juárez (México), está inspirada en obras de arte óptico. La sensación de movimiento que tiene el edificio viene dada por sus barandillas irregulares, que se contraponen a la fachada rectilínea. Sus responsables de este edificio impresionante, que también juega con las luces y las sombras, son los profesionales de la Arquitectura en Movimiento Workshop.

El edificio Baltyk
4

El edificio Baltyk

Fue uno de los primeros proyectos de los arquitectos holandeses MVRDV. Se encuentra en la ciudad de Poznan, y contiene una parte de oficinas y otra de centro comercial. El edificio llama la atención porque, si se observa desde una perspectiva concreta, parece estar en equilibrio, sosteniéndose casi por arte de magia en el aire. Sin embargo, a medida que se lo rodea se descubre el resto de su estructura, bien apoyada sobre una base de hormigón.

Mercado de Covent Garden
5

Mercado de Covent Garden

En el centro de Londres encontramos este edificio histórico, ideado por Alex Chinneck. La fachada surrealista le da un aire místico a la zona, pues la columnas parecen estar partidas y el edificio suspendido flotando en el aire. El truco -porque por supuesto lo hay-, está en la pintura: llevó a su creador más de 500 horas pintarlo con distintas técnicas y teniendo en cuenta todos los detalles. El resultado es un edificio impresionante que no deja a ningún transeúnte que pase por el mercado indiferente.

Edificio Pinnacle
6

Edificio Pinnacle

Con 29 pisos, el edificio Pinnacle es uno de los rascacielos más altos de Nashville, en el estado de Tennessee (Estados Unidos). Los arquitectos Pickard Chilton y Everton Oglesby decidieron dotar a su obra de la «capacidad de volverse invisible» mediante la utilización de espejos que reflejan el cielo en su fachada.

Edificio de Aduanas de Melbourne
7

Edificio de Aduanas de Melbourne

Todo en blanco y negro, este edificio australiano está inspirado de la famosa ilusión óptica 'Café wall illusion' (Ilusión pared de café en castellano), la cual se basa en superponer simétricamente cuadrados blancos y negros del mismo tamaño para crear distorsiones. Este efecto óptico fue descubierto por el psicólogo Richard Gregory mientras observaba una pared de un café de Bristol alicatada con azulejos blancos y negros, de ahí su nombre. Aunque da la sensación contraria, lo cierto es que en este edificio cada piso es del mismo tamaño y se encuentra a la misma altura, pero nuestro cerebro no es capaz de ver el conjunto como un todo lo que desemboca en esta percepción distorsionada.

El falso edificio de París
8

El falso edificio de París

Ubicado en el barrio parisino de los Campos Elíseos, no se trata de un edificio sino de la simulación de uno. Para tapar las obras de restauración que iban a realizarse en un edificio histórico de construcción de estilo Haussmann, imperante en la capital francesa en la segunda mitad del siglo XIX, el grupo Bleeker (propietario del inmueble) decidió encargar una lona gigante que no rompiera la estética del bonito barrio. El proyecto fue encargado a un fotógrafo, Pierre Delavie, que inmortalizó el edificio y distorsionó las imágenes que luego se imprimieron en un lienzo de 2.500 metros cuadrados para cubrir los antiestéticos andamios. El resultado es un edificio que parece fundirse al más puro estilo de Salvador Dalí.

El edificio que quiere ser otro
9

El edificio que quiere ser otro

Este futurista bloque de apartamentos camaleónico refleja en su fachada -toda de acero inoxidable- los edificios colindantes, mimetizándose con el entorno y engañando al ojo humano. Se encuentra en el centro de la ciudad austriaca de Graz, donde todos los edificios son imponentes construcciones históricas y centenarias que datan de su periodo de esplendor, conocida como la ‘era guillermina’, y que han convertido a la calle en Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO. Con el fin de conservar y respetar el emplazamiento, el estudio de arquitectura Hope of Glory cubió toda la fachada de acero inoxidable para que reflejara el entorno, logrando convertir un edificio nuevo en uno histórico.

Fotos

Vídeos