Días de verano... hasta el martes

Imagen de la playa en Algorta este viernes./LUIS ÁNGEL GÓMEZ
Imagen de la playa en Algorta este viernes. / LUIS ÁNGEL GÓMEZ

La llegada el lunes de una masa de aire cálido procedente de África hará que los termómetros alcancen los 35 grados en la costa. A partir de entonces vuelve el tiempo inestable

JAVIER PEÑALBASan Sebastián

El fin de semana se presenta espléndido, al menos en lo meteorológico. Después de las bajas temperaturas y la lluvia de los últimos días, el tiempo mejora de forma ostensible en las próximas horas. Esta bonanza, que ya ayer por la tarde se dejó sentir, se mantendrá hasta el durante el fin de semana. Pero, cuidado, no hay que confiarse. La situación tiende de nuevo a cambiar a partir del martes. Y no precisamente para bien, ya que vaticinan que la jornada puede ser tormentosa.

Agosto sigue mostrando un perfil irregular desde el punto de vista atmosférico. En sus primeros doce días se han acumulado cantidades de lluvia más que apreciables. Tras un julio muy seco, el mes estival por excelencia podría terminar siendo «húmedo».

En Bilbao, se han totalizado 32 litros y la media del observatorio situado en el aeropuerto de Loiu es de 67. Vitoria es la capital en la que menos ha llovido hasta la fecha. Apenas se han recogido 0,2 décimas. Las acumulaciones de lluvia, no obstante, podrían aumentar todavía más la semana que viene, un periodo en el que se espera el paso de varios frentes.

Pero hasta ese momento, lo inmediato está ligado al sol y a la playa. Según el pronóstico efectuado por Margarita Martín, delegada de la Agencia Estatal de Meteorología en el País Vasco, este sábado los cielos estarán despejados. «El anticiclón abarca todo el Golfo de Bizkaia, hasta Azores, con lo que los frentes permanecen alejados de nosotros, los del norte y los del sur, tanto los cálidos que quieren subir como los fríos que quieren bajar. De esta manera, este sábado disfrutaremos de un tiempo estable, seco y soleado», afirma la meteoróloga.

El domingo, según precisa Martín, el anticiclón asciende de latitud «y la cuña que cubre desde Azores se queda en Francia, y ya no protegerá al Cantábrico, de manera que tendremos vientos del este. Las temperaturas llegarán a los 32-33 grados en Vitoria, mientras que en la costa se situarán sobre los 26-27º».

La semana arrancará con un golpe de calor como consecuencia de la entrada de una masa de aire cálido desde Marruecos. Atravesará toda la península y, empujada por el viento sur, llegará hasta el Cantábrico. «Tendremos más polvo en suspensión y una atmósfera un poco caliginosa, con menor visibilidad, pero no a causa de la bruma, sino por el polvo», explica Martín.

Esta masa cálida hará que las temperaturas se disparen, de forma que en la costa el mercurio llegará hasta los 35 grados. En el interior, los valores serán muy parecidos y en Vitoria se pueden medir 34 grados.

Desplome de temperaturas

«Pero esta situación va a durar muy poco -afirma Margarita Martín-, ya que un frente frío vendrá empujado desde Galicia, con lo que al final de la tarde se producirá un brusco giro al noroeste que irá acompañado de rachas de viento fuerte».

La situación desencadenará un desplome de las temperaturas. El mercurio bajará de golpe, en torno a diez grados. «Y esa misma noche, en Bizkaia pueden registrarse algunas tormentas. A Gipuzkoa llegarán con posterioridad», señala la meteoróloga.

El martes, se presenta, según los datos disponibles, como una jornada tormentosa, aunque la intensidad de las precipitaciones que puedan darse es, de momento, una incógnita. La caída de las temperaturas del día anterior se mantendrá y se espera que a lo largo del día los termómetros bajen todavía algo más.

«Por lo tanto, el lunes será una jornada calurosa, el martes se presenta como el día del cambio y luego quedamos bajo el efecto del viento del noroeste hasta el día 19, es decir hasta el sábado. La semana, salvo el lunes, se presenta, por lo tanto, fresca y nubosa», concluye la delegada de Aemet.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos