Despiden a una dependienta en Canarias por decirle a una niña que Papá Noel no existe

Despiden a una dependienta en Canarias por decirle a una niña que Papá Noel no existe

Los tribunales han avalado la decisión de la compañía | La mujer acumulaba ya otras faltas por las que había sido suspendida de empleo y sueldo 16 días

ELCORREO.COM

La magia de los Reyes Magos y de Papá Noel radica en la ilusión de los más pequeños, hasta que esa magia desaparece con el descubrimiento de la realidad. Ese difícil momento le llegó por sorpresa a una niña de 7 años en un Corte Inglés, donde una dependienta desveló a la pequeña quién compra los regalos de Papá Noel. Una metedura de pata que le ha costado el empleo, avalado ahora por la Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC).

Todo ocurrió cuando la familia paseaba por los grandes almacenes. Al llegar a la sección de joyería, a la madre le pareció interesante un reloj, como regalo para su marido. Ante esta evidencia, según relata la sentencia, la dependienta se dirigió a la pequeña y le dijo que se llevara a su padre a la sección de perfumería, para que su madre pudiera comprarle el regalo de Papá Noel al hombre.

La pequeña, consciente desde ese momento de la realidad, rompió a llorar incrédula, con el consiguiente enfado de sus padres, que decidieron quejarse a los superiores de la empleada. Aunque los responsables pidieron disculpas a la familia, la dependienta no se libró de su castigo.

Al parecer, la trabajadora había sido cambiada de departamento y suspendida de empleo y sueldo durante 16 días por faltas graves, como la venta de muestras, la falta de vigilancia y faltas de respeto a clientes y compañeros. Y para más inri, dos días después de su metedura de pata con esta familia, otro cliente se quejó de su actitud, cuando la trabajadora le espetó que el día 24 de diciembre no era día para ir a comprar un regalo y menos para Papá Noel, cuando la tradición en España es la de los Reyes Magos. Poco después, lanzó unas tijeras sobre el mostrador y éstas quedaron a tan sólo unos centímetros de la cara de un niño.

La madre presentó una queja y los jefes decidieron acabar con la relación laboral que les unía a esta problemática dependienta.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos