Los desastres climáticos matarán a 152.000 europeos al año en 2100, según un estudio

El cambio climático aceleró creación de gran iceberg en Antártida.

Afectarán sobre todo al sur del continente, donde prácticamente toda la población sufrirá un evento extremo cada año

ANDER DOMÍNGUEZ

Los desastres provocados por el calentamiento global pueden provocar 152.000 muertes anuales en Europa entre 2071 y 2100, en lugar de las 3.000 al año que se han registrado en las últimas décadas, según un estudio que publica la revista ‘The Lancet Planetary Health’. Los científicos del Centro Común de Investigación de la Comisión Europea calculan que, a finales de este siglo, dos de cada tres europeos se verán afectados por fenómenos meteorológicos extremos, que sufrirán sobre todo los países del sur del continente.

El estudio analiza los posibles efectos futuros de los siete desastres más peligrosos relacionados con la climatología: las olas de calor y de frío, los incendios forestales, las sequías, las inundaciones costeras y fluviales, y las ventiscas. «El cambio climático es una de las mayores amenazas contra la salud humana del siglo XXI», afirmó Giovanni Forzieri, autor principal del trabajo. «A no ser que el calentamiento global se reduzca de manera urgente y se tomen medidas adecuadas, unos 350 millones de europeos podrían estar expuesto a eventos climáticos extremos cada año a finales de siglo».

Como parte de su investigación, el grupo de Forzieri analizó los registros de 2.300 desastres meteorológicos ocurridos en Europa entre 1981 y 2010, a fin de determinar la vulnerabilidad de la población. Y cruzaron esa información con las proyecciones sobre la evolución del clima para determinar el posible impacto futuro de los desastres ambientales.

Las olas de calor serán el fenómeno más letal: podrían causar hasta el 99% de las muertes. Ese tipo de eventos extremos ha provocado unas 2.700 muertes al año en las últimas décadas, pero podrían ascender hasta 151.500 entre 2071 y 2100. El trabajo predice, además, un incremento sustancial de las muertes por inundaciones en regiones costeras, que pasarían de provocar seis fallecimiento al año a principios del siglo XXI a 233 a finales. Los incendios, las inundaciones fluviales, las tormentas de viento y las sequías registrarán un avance menor.

Las olas de frío podrían ser cada vez menos frecuentes, debido al calentamiento global, aunque ese declive no será suficiente para compensar el aumento de la peligrosidad del resto de eventos extremos, advierten los autores. Las olas de calor y la sequía afectarán principalmente a los países del sur, donde probablemente todas las personas se verán afectadas por un desastre climatológico cada año. En esos países, la meteorología extrema causará en 2100 unas 700 muertes anuales por cada millón de habitantes. En el norte de Europa, en cambio, tan solo una de cada tres personas podría resultar afectada por ese tipo de eventos, que provocarían tres muertes por millón.

Fotos

Vídeos