¿Debe el cannabis utilizarse en medicina?

¿Debe el cannabis utilizarse en medicina?

Médicos y farmacéuticos de Bilbao pactan un documento de consenso sobre su uso terapéutico

Fermín Apezteguia
FERMÍN APEZTEGUIA

El alcohol, nadie lo duda, es muy útil en medicina. Pero nadie se bebería una botella de ron para tratar una úlcera de estómago. Con el cannabis pasa algo parecido. Su utilidad terapéutica viene siendo defendida desde hace décadas por numerosos investigadores y laboratorios, pero su legalización resulta muy compleja. Durante décadas, todos los intentos por dar cobertura legal al uso medicinal de las sustancias presentes en la planta de la marihuana se han visto desbaratados por la evidencia de que el hachís favorece el fracaso escolar y propicia en jóvenes y adolescentes la aparición de graves trastornos de la personalidad, como psicosis y esquizofrenia.

‘Gaceta Médica de Bilbao’, revista editada por la Academia de Ciencias Médicas de la capital vizcaína, organizó ayer una mesa redonda con expertos sanitarios, con el fin de elaborar un documento de consenso sobre el uso terapéutico de los derivados del cannabis. «No hay suficiente investigación como para para sacar conclusiones», advierte el presidente de la institución, el médico Ricardo Franco. «Pero el uso terapéutico de un fármaco -advierte- no es una cuestión política que deba decidir un Parlamento, sino las agencias reguladoras correspondientes».

El informe que se redacte será entregado al Departamento vasco de Salud y al Ministerio de Sanidad, con el fin de que su contenido ayude a decidir sobre la reglamentación del asunto. «Las drogas son un problema de salud pública y en Euskadi fuimos pioneros en verlo de este modo. Ahora es necesario abrir el debate sobre su utilidad terapéutica», detalla la especialista Celina Pereda, exdirectora de Drogodependencias del Gobierno vasco, que moderó el debate. Los médicos, en general, lo tienen claro. Sólo si se permite investigar, se sabrá a ciencia cierta si el cannabis cura, previene, alivia o lo que sea que haga.

Juan José Zarranz Neurólogo «Aconsejar un porrito para el alzhéimer es una locura»

La única indicación terapéutica autorizada en España para los derivados del cannabis, lo que la medicina llama cannabinoides, es una combinación de dos sustancias presentes en la planta de la marihuna (THC y CBD), que se ha mostrado eficaz para aliviar los espasmos, la tensión de los músculos y el dolor en la esclerosis múltiple. «De todo lo demás no hay pruebas científicas», advierte el neurólogo Juan José Zarranz. La investigación sobre su efecto neuroprotector ante determinadas patologías resulta todavía insuficiente para llegar a cualquier otra conclusión.

«Algunas páginas web recomiendan fumarse un porrito para evitar el daño neuronal del alzhéimer. ¡Es una locura!», protesta el experto, que dirigió durante décadas el servicio de Neurología del hospital de Cruces. Zarranz lo tiene claro. «Falta ciencia. No puedes introducir un nuevo producto potencialmente tóxico en la farmacopea hasta que se demuestre eficaz y seguro. La de hoy no es la farmacia del siglo XIX».

Javier Ogando Psiquiatra «El problema es el bajo riesgo que percibe la juventud»

La psiquiatría es una de las ramas de la medicina que más tiene que aportar al debate, porque el consumo de hachís entre sus pacientes resulta, porcentualmente, mucho mayor que en el conjunto de la población. El especialista Javier Ogando, que preside el área de Psiquiatria en la Academia de Ciencias Médicas, asegura en cambio que la mayoría de ellos lo hace con fines recreativos, no terapéuticos. «El problema -destaca el experto- es que la juventud tiene la percepción de que el riesgo es bajísimo».

El cerebro humano no culmina su desarrollo hasta los 24 años y cualquier daño hasta esa edad puede tener una consecuencia directa sobre la memoria, el rendimiento y las capacidades cognitivas. En internet, sin embargo, es posible comprar todo tipo de productos derivados del cannabis con fines más o menos terapéuticos, lo que apunta a la necesidad de regularizar su uso medicinal. «Hay que delimitar la edad de acceso al cannabis y las condiciones en que podrá cada paciente disponer de él. Canadá ya lo está haciendo y su modelo será referencia para el resto del mundo occidental».

María Luisa Franco Experta en dolor «No hay datos a largo plazo que avalen su seguridad»

La evidencia científica del valor del cannabis para el manejo del dolor resulta «anecdótica», según explica la anestesióloga María Luisa Franco. Tampoco hay datos a largo plazo que avalen su uso seguro: «Tienen una eficacia moderada, no muy alta».

La investigación sobre su utilidad terapéutica tampoco resulta fácil dado el vacío legal existente. Algunos trabajos apuntan a que podría servir para controlar la adición a determinadas drogas, pero de momento «no hay pruebas que avalen su eficacia en el tratamiento del dolor crónico».

Juan del Arco Farmacia «La situación actual es la ceremonia de la confusión»

El director del Colegio de Farmacéuticos de Bizkaia, Juan del Arco, considera necesario que, «como en toda sustancia para tratar o prevenir enfermedades de las personas, se garantice la calidad de los preparados, su seguridad y eficacia». Con el cannabis no es así. «La situación real es la ceremonia de la confusión», afirma para resumir la larga lista de cuestiones que deberían aclararse y, en consecuencia, regularse.

De la marihuana se han sintetizado más de 700 sustancias, aunque sólo dos principales: THC y CBD. Al tratarse de un ser vivo, su composición varía incluso de una planta a otra. Solo una regularización permitiría fijar datos sobre perfil de seguridad, eficacia, estandarización de las dosis, conservación del producto, reacciones adversas...

Guillermo López Vivanco Oncólogo «O se regula o los pacientes se irán al mercado negro»

El oncólogo Guillermo López Vivanco es quien más clara tiene la necesidad de la regularización. «No podemos participar de ciertos fariseismos. Muchos pacientes seguirán acudiendo al mercado negro para conseguir cannabis. Puede que para muchos sea un efecto placebo, pero merece la pena estudiarlo».

El jefe de Oncología de Cruces opina que se han perdido décadas con pacientes que podían haberse beneficiado de su uso terapéutico. Algunos fármacos ya han superado su eficacia frente al dolor, pero aún cree que hay margen y razones para que el cannabis tenga su hueco.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos