¿Cómo debe actuar un profesor ante los alumnos que copian?

Un grupo de estudiantes se prepara para realizar un examen, en una imagen de archivo./J. ANDRADE
Un grupo de estudiantes se prepara para realizar un examen, en una imagen de archivo. / J. ANDRADE

El defensor de la UPV pide un protocolo para que los docentes sepan qué hacer ante el fraude en los exámenes

Marta Fdez. Vallejo
MARTA FDEZ. VALLEJO

El Aldezle, defensor que interviene en el ámbito universitario, recibió en 2017 las quejas y consultas de 159 personas, entre docentes, alumnos y personal de Administración y Servicios de la UPV/EHU. Los asuntos atendidos han impulsado al responsable de esta oficina, Iñigo Urrutia, a elaborar una serie de recomendaciones para «contribuir a la mejora continua del servicio universitario» y que presentará ante el Claustro. Una de sus propuestas más llamativas pide elaborar un protocolo de actuación para que los profesores apliquen cuando sorprenden a un alumno copiando en un examen o con un trabajo plagiado. El Aldezle explica que los docentes están preocupados ante la «progresiva sofisticación» de los métodos de fraude usados en las aulas, entre ellos, el empleo de sistemas electrónicos.

El problema se arrastra desde hace años. «También en 2017 han llegado consultas y quejas relativas al fraude en las pruebas de evaluación desde diferentes estamentos. Esta es una cuestión que preocupa al profesorado, que quiere saber cuál es la forma de proceder correcta ante la detección de copias en los exámenes, y si la adopción de alguna medida sin las debidas garantías puede dejarlas sin efecto o incluso repercutir en su contra», destaca el Defensor. Esta misma cuestión se plantea con los casos de plagio en los trabajos de fin de grado.

La estadística

164
asuntos han planteado los 159 miembros de la comunidad universitaria que han recurrido al Aldezle durante 2017. La mayoría de los casos, 120, se plantearon en castellano y el resto en euskera. Desde la puesta en marcha del servicio en 2011 han pasado por la oficina del Defensor 722 personas.
94
mujeres se dirigieron a la oficina del Defensor durante el año 2017 frente a 65 hombres. El balance de actividad revela un aumento significativo de las profesoras, alumnas y empleadas que recurren al Aldezle. Si continúa esa tendencia al alza, la UPV/EHU llevará a cabo un análisis para averiguar sus causas.
Alumnos
Un estudiante se quejó por la docencia de un profesor y otro consultó si era legal aplicar un sistema de evaluación distinto en los diferentes grupos de una misma asignatura. Los problemas de convivencia en el aula con un compañero fueron el motivo de otra queja y un estudiante reclamó una indemnización por una lesión en un evento deportivo. La petición para presentar el trabajo fin de máster por Skype aparece también entre los asuntos tramitados en 2017.
Profesores
Hay docentes que no están de acuerdo con la nota que les ponen los alumnos en las encuestas sobre su labor. El Aldezle recoge también varios conflictos de convivencia entre profesores. Hay, incluso, una petición de mediación para mitigar el «mal ambiente en un departamento».

La normativa en vigor en la Universidad aborda estos engaños, pero deja aspectos en el aire. Dice que «ante la comprobación fehaciente de copia en una prueba de evaluación, el ejercicio debe puntuarse con un suspenso a todas las personas implicadas». Sin embargo, a los docentes les surgen dudas al aplicar esa regla general. En ese sentido, un protocolo permitiría «actuar a nuestro personal conociendo las medidas que convendría recoger en cada caso, así como indicaciones sobre la interpretación correcta de los términos ‘comprobación fehaciente’», precisa la propuesta de Urrutia.

El Aldezle pone un ejemplo. Detalla que se han recibido quejas de estudiantes «porque se les ha suspendido un examen con el argumento de una eventual copia o plagio, detectado no en el momento de completar el ejercicio, sino durante la corrección de los ejercicios escritos». «En estos casos sería necesario recabar todos aquellos indicios, evidencias y testimonios que prueben fehacientemente el fraude. El protocolo resultaría de gran ayuda para encauzar estos asuntos», aconseja.

Indisciplina y mal comportamiento

El Aldezle aconseja que el protocolo propuesto por su departamento debería servir también para afrontar situaciones de «indisciplina» o «comportamientos inadecuados» de alumnos que, aunque excepcionales, se han producido en la Universidad. El informe cita la «actitud agresiva» de un estudiante durante la revisión de un examen suspendido o «las molestias generadas en los descansos entre clases por el comportamiento de estudiantes y la pasividad del profesorado ante las mismas».

Urrutia, doctor en Derecho, también destaca en su informe otra preocupación que ha detectado entre el profesorado: la progresiva sofisticación de los sistema de copia, «desde la clásica ‘chuleta’ o el chivado de respuestas al compañero cercano, hasta llegar a sistemas electrónicos de transmisión de voz y datos», detalla. Los nuevos métodos permiten que una persona situada fuera del edificio en el que se hace la prueba reciba las preguntas y dicte las respuestas mediante dispositivos muy difíciles de detectar.

Incremento de casos

La oficina tramitó el pasado años 164 asuntos, lo que supone un incremento respecto a los dos ejercicios precedentes -en 2016 hubo 117, y el anterior, 139-. De ellos, ocho fueron peticiones de mediación en conflictos, 41 quejas -los que encierran las cuestiones más complejas-, y el resto, consultas. «El aumento de casos y de personas parecería apuntar un incremento de la conflictividad en nuestra universidad en 2017. Esta idea, sin embargo, queda relativiza si se tiene en cuenta que lo que crecen principalmente son las consultas», aclara el informe.

Los alumnos recurren al Defensor universitario, sobre todo, por no estar conformes con los criterios de evaluación y corrección de exámenes de sus profesores, y por cuestiones de matrícula y convalidaciones. Los principales motivos que llevan a los docentes a la oficina del Aldezle son las reclamaciones por condiciones laborales y el reparto de las horas de clase que se les asigna.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos