Estos son los nuevos modelos con los que la Ertzaintza renovará este año su parque móvil

ssss/E.C.
ssss / E.C.

Tras varios años de retraso, el Gobierno vasco adjudica por 37,2 millones de euros el suministro de 300 'Seat León' y 100 'Toyota Land Cruiser' en la modalidad de 'leasing'

María José Tomé
MARÍA JOSÉ TOMÉ

La renovación del vetusto parque móvil de la Ertzaintza, una medida largamente demandada por los sindicatos, está más cerca. El Gobierno vasco ha adjudicado ya el suministro de 400 vehículos para sustituir la deteriorada flota de coches policiales, muchos de ellos con más de 15 años de antigüedad y 400.000 kilómetros largos acumulados en sus maltrechos motores. En concreto, el Departamento de Seguridad ha adquirido 300 unidades marca 'Seat Leon ST X-PERIENCE 2.0 TDI 150CV 4 DRIVE' y 100 todoterrenos del modelo 'Toyota Land Cruiser 177 CV SP VEL Automático', por un montante total de 37,2 millones de euros. La adjudicación se ha efectuado en la modalidad de arrendamiento conocida como 'leasing', con un coste mensual en torno a los mil euros en el caso de los coches y 1.300 para los 4x4.

El Gobierno vasco ya recurrió en 2016 a la formula de 'renting' para dotar al cuerpo de 600 vehículos sin distintivo pero hasta ahora los automóviles destinados a estas labores de patrulla y traslado de detenidos se adquirían en propiedad. Los contratos, adjudicados por una orden del pasado 5 de enero, tienen una vigencia de 5 años y a ellos pujaron varias empresas del sector. Finalmente se han resuelto a favor del Banco Santander, que suministrará los todoterrenos por un importe máximo de 13,2 millones de euros, y de Leaseplan Servicios, que hará lo propio con los coches patrulla (parte de ellos dotados con habitáculo para detenidos) con un coste de 24,03 millones.

Es decir, cada coche sale por 80.100 euros y cada 4x4 por 132.000 euros, cantidades en las que está incluido todos los gastos de equipamiento policial y el mantenimiento integral hasta 2022. Aún está pendiente la adjudicación de un tercer contrato para la compra de 70 furgonetas de tráfico.

Por ahora, no hay fecha oficial para la entrada en servicio de los vehículos. «En estos momentos, los dos asuntos están en fase de adjudicación y es preciso que pasen unos plazos para que se lleve a cabo la formalización de los contratos administrativos», apuntan fuentes del departamento que dirige Estefanía Beltrán de Heredia. Según Roberto Seijo, secretario general de Erne, el sindicato mayoritario de la Ertzaintza, las unidades no se esperan en las comisarías antes del verano. «Con este tema nos llevan engañando varios años. Ahora seguro que surge algún problema técnico o administrativo, como un recurso de las empresas descartadas, que demora aún más la recepción de los vehículos que sustituyan a los que tenemos ahora, cuyo estado es alarmante. No hay que olvidar que los coches son la herramienta de trabajo de los agentes», denuncia Seijo.

«Nuestra policía tiene el parque móvil más envejecido de Europa», sostiene el responsable sindical, que recuerda que los agentes llevan «4 ó 5 años» demandando la prioritaria renovación de la flota de vehículos, una situación de la que no duda en culpar a la «manifiesta incompetencia e incapacidad» de la actual consejera y su equipo.

Detalle de uno de los vehículos patrulla, en el que se aprecia su deterioro.
Detalle de uno de los vehículos patrulla, en el que se aprecia su deterioro. / ERNE

Lo cierto es que la adquisición de nuevos vehículos para la Policía autonómica ha sufrido en los últimos años varios obstáculos. Uno de ellos fue el escándalo de las emisiones contaminates de Volkswagen, que en 2016 obligó a cancelar a última hora la compra de 120 'Seat Altea' equipados con los motores diésel protagonistas de la polémica. La empresa, inmersa ya en la crisis, incumplió todos los plazos del contrato, firmado en 2015, y la entrega se anuló en fechas previas a la llegada de los coches a las comisarías; de hecho, algunos ya estaban ya rotulados con los distintivos policiales.

Fue entonces cuando los responsables del Gobierno vasco se plantearon recurrir a la fórmula del 'leasing' para adquirir las nuevas unidades, procedimiento también lastrado por diversos problemas. Entre ellos, los recursos administrativos planteados por supuestos defectos de forma en los pliegos de condiciones. Desde Erne confían en que no haya más demoras y los nuevos vehículos estén «lo antes posible» a disposición de los agentes, obligados ahora a «patrullar en condiciones tercermundistas y con menoscabo de su seguridad y comodidad».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos