Las consecuencias del huracán 'Ophelia' en Euskadi: viento, noches tropicales y récords de calor

Foto de este lunes tomada por el Meteosat del huracán 'Ophelia, cuyo ojo se aproxima a las costas de irlanda tras rozar Finisterre. /EFE
Foto de este lunes tomada por el Meteosat del huracán 'Ophelia, cuyo ojo se aproxima a las costas de irlanda tras rozar Finisterre. / EFE

El paso de este fenómeno por la costa de Finisterre ha repercutido en el País Vasco, con temperaturas que han llegado a los 30 grados en varios puntos e insólitas mínimas de hasta 22 grados

María José Tomé
MARÍA JOSÉ TOMÉ

A estas horas, el huracán 'Ophelia', convertido ya en tormenta extratropical, avanza hacia las costas de Irlanda, donde la población se atrinchera ante la peor amenaza meteorológica que ha sufrido el país en el último medio siglo. A la espera de ver si se confirma su potencial destructivo, el paso de su cola por el extremo noroeste de Finisterre también se ha dejado notar en nuestro país: en Galicia con graves consecuencias, por ser el culpable del fuerte viento que ha avivado los numerosos incendios forestales que asolan esta comunidad, pero también en Euskadi. A Ophelia debemos no solo el viento que ha repuntado en las últimas horas, sino sobre todo las veraniegas temperaturas registradas este fin de semana en nuestro territorio y que han llegado a batir récords históricos de calor para un mes de octubre en algunos puntos, como Bilbao o Derio.

Así lo confirma el responsable meteorológico de Euskalmet, José Antonio Aranda, quien recuerda que el alejamiento de 'Ophelia' ha permitido desactivar el aviso amarillo por viento a primera hora del día. «Las rachas no han sido muy significativas, aún así hemos llegado a los 99 km/h en algunas zonas expuestas». La alerta del mismo color por riesgo de incendios forestales ha permanecido vigente hasta las tres de esta tarde. «Hay mucha sequedad en el ambiente y el terreno, debido a la falta de lluvias, y este factor combinado con una situación de altas temperaturas y viento puede resultar muy peligrosa», advierte Aranda.

Pero más significativo que el viento han resultado las altas temperaturas registradas en Euskadi y que son también consecuencia del paso de 'Ophelia'. Las de este domingo han sido las más calurosas de este largo veranillo de San Miguel que estamos viviendo como propina de una temporada estival que pasó por estos lares disfrazada de otoño. Ahora, en cambio, cuando el ambiente debería empezar a resultar desapacible y lluvioso, el termómetro parece desmentir la proximidad del invierno con valores que ayer alcanzaron los 30 grados en Bilbao, Derio o Mungia, registros que ya son considerados efemérides al no haberse medido jamás en la serie histórica de Euskalmet en esos puntos.

29,4 grados en Galdakao, 28,4 en Elorrio, 29,6 en Punta Galea, 29, 2 en Balmaseda io 29,1 en Bermeo son otros valores llamativos de un domingo de auténtico verano en Euskadi. Algo más moderado fue el repunte del mercurio en Álava, con 26,2 grados en Vitoria, 24,8 en Espejo o 23,9 en Salvatierra.

Temperaturas que son consideradas anómalas para esta época del año y que «clarísimamente», según Aranda, están relacionadas con el paso de 'Ophelia', que ha rozado nuestras latitudes con su parte más cálida, en la que arrastra vientos de sur. Un huracán, por cierto, que tampoco puede considerarse al uso: ya es considerado 'histórico' por los meteorólogos porque es la primera vez (al menos desde que hay registros, aproximadamente desde mediados del siglo XIX) que se forma un fenómeno de esta naturaleza en una zona tan al este del Atlántico.

Fin de semana otoñal

Pero quizás lo más llamativo de este 'veroño' potenciado por 'Ophelia' sean las noches tropicales de los últimos días, llamadas así cuando el termómetro no baja de los 20 grados. Según los registros de la agencia estatal Aemet, más antiguos que los de su homóloga en Euskadi, la temperatura mínima registrada la pasada noche en el aeropuerto de Bilbao, 22,2 grados, no se registraba en un mes de octubre desde hace 68 años (1949). También fue tropical la madrugada en Bermeo (23,8), Derio (22,4) o Mungia (22,8). En Álava, las mínimas oscilaron entre los 14 y los 16 grados en muchos puntos, también altas para esta época del año.

Pero ¿hasta cuándo vamos a disfrutar de este tiempo? Para disgusto del ciudadano de a pie y alivio de los agricultores, esta semana el termómetro iniciará un descenso para regresar «a valores más propios de estas fechas». Este martes ya notaremos este cambio de tercio meteorológico: mientras la mañana, en general, será soleada, las nubes irán aumentado conforme avance el día hasta quedar el cielo nuboso; incluso podrían caer algunos chubascos de poca importancia. Las temperaturas aún serán altas, en torno a los 25-26 grados, pero irán descendiendo poco hasta volver a valores otoñales el fin de semana. El paso de varios pequeños frentes dejará algunas lluvias en Euskadi que «no van a resolver el problema de la sequía, pero humedecerán el ambiente, que falta hace», concluye Aranda.

Fotos

Vídeos