«Se puede aumentar la duración e intensidad del orgasmo regenerando el entorno del clítoris»

«Se puede aumentar la duración e intensidad del orgasmo regenerando el entorno del clítoris»

La cirugía genital está cada vez más solicitada, ya sea por una cuestión estética o por salud

Gloria Salgado
GLORIA SALGADOMadrid

La cirugía de genital femenina está dejando de ser un tabú. Ya sea por razones estéticas por cuestiones de salud, la demanda es cada vez mayor, con crecimientos del 100% anual. En el caso masculino, las cifras están estancadas debido a que todavía las mejoras técnicas no son tan sorprendentes como en el caso de la mujer. El Dr. Ramón Calderón nos ayuda a resolver las dudas más frecuentes respecto a esta cirugía.

- ¿Qué tipos de cirugía genital existen?

La cirugía genital es una parte de la actividad de un cirujano plástico aunque cierto es que precisa de una especialización en la técnica y son pocos los grupos de trabajo que la realizamos. Por un lado tenemos la cirugía genital que se realiza dentro del sistema público de salud, como es la cirugía congénita del hipospadias (cuando el orificio de salida de la orina aparece en un lugar equivocado) o la corrección de desviaciones del pene exageradas que no permiten al paciente tener una función de penetración normal.

Fuera ya del sistema público, la cirugía genital que más se hace en privada es el estrechamiento de la vagina después del parto, que consigue que la mujer pueda tener relaciones sexuales satisfactorias cuando la dilatación del canal del parto ha provocado laxitud de la zona vaginal. Por otro lado tenemos la reducción de los labios menores en los genitales externos de la mujer, y ésta mejoría puede ser puramente estética o tener un componente asociado de molestia e incomodidad en la zona por exceso de tejido. La reducción de labios menores, también llamada ninfoplastia, debe realizarse con una precisa técnica conservadora, ya que los labios menores deben continuar protegiendo la entrada de la vagina, aportando lubricación a través de las glándulas que poseen y, por supuesto, permitiendo que la sensibilidad erógena más allá del clítoris quede conservada.

- ¿También lo solicitan los hombres?

Los hombres por supuesto que también solicitan cirugía genital aunque, al contrario que en la mujer, las posibilidades a nivel de resultado son más pobres. En primer lugar tenemos que hablar del alargamiento de pene con el objetivo de elongar uno o dos centímetros y en ocasiones de engrosarlo, pero la técnica no permite por el momento satisfacer las expectativas de la mayoría de los pacientes. La cirugía genital en hombre es compleja y requiere especialización, por lo que en mi caso derivo los pacientes al Dr. Esteban Sarmentero, en Madrid, y al Dr. Iván Mañero, en Barcelona.

- ¿Es solo un tema estético o está vinculado a la salud?

Siempre encontramos una mejoría funcional cuando la vertiente estética es más satisfactoria. En primer lugar las pacientes a las que disminuimos los labios menores o a las que rellenamos con grasa los genitales externos, incluidos los labios mayores, dejan de sentir molestias con la ropa interior y tienen relaciones sexuales más lubricadas y placenteras.

En otras ocasiones colocamos ácido hialuronico o grasa en las cercanías del clítoris o las zonas vaginales asociadas al punto G y las pacientes relatan orgasmos más intensos o más fáciles de conseguir. La causa es que la grasa revitaliza los tejidos y regeneran las terminaciones sensitivas, además de existir mejor superficie de contacto. El plasma rico en plaquetas (PRP) y la radiofrecuencia intravaginal tensan la mucosa de la zona, la revitalizan y permiten no sólo mejorar las relaciones sexuales, si no también eliminar incontinencia urinaria en mujeres de cierta edad o porque por los embarazos el suelo pélvico se ha relajado y sufren pérdidas de orina.

- ¿Qué perfil tienen los pacientes?

Las pacientes más jóvenes acuden a la consulta del cirujano plástico para mejorar simplemente la apariencia estética de sus partes íntimas, mientras que las mujeres que ya han tenido hijos y que sufren de dispaurenia (molestias mientras tienen relaciones sexuales) o de relaciones sexuales que han dejado de ser satisfactorias por cierta laxitud vaginal. Por último, tenemos a las pacientes de cualquier edad que tienen pérdidas de orina que no terminan de mejorar con ejercicios de rehabilitación del suelo pélvico. Es increíble la variabilidad de síntomas que encontramos en consulta relacionados con la zona genital y lo asombroso de la mejoría con las diferentes técnicas actuales.

- ¿Está creciendo la demanda?

La cirugía de estética genital, ya sea con Lipofilling (grasa aportada desde otra zona del cuerpo de la misma paciente) o reduciendo el tamaño de los labios menores, es una cirugía que apenas se realizaba hace 10 años y en estos últimos el número de intervenciones relacionadas con el área genital está teniendo crecimientos del 100% anual. El tema de mejora de la incontinencia urinaria con radiofrecuencia y plastias vaginales está cada vez más en aumento debido a que son los propios médicos de cabecera los que aconsejan a las pacientes acudir a centros serios y especializados para resolver estos problemas.

La cirugía genital en el hombre está estancada en cifras debido a que todavía las mejoras técnicas no son tan sorprendentes como en el caso de la mujer.

- Algunos hospitales ya tienen unidades específicas...

El hecho de trabajar con unidades o en equipos especializados hace que no se deje ningún cabo suelto en el tratamiento de temas tan relevantes como las disfunciones sexuales o la incontinencia urinaria. En los equipos se combinan los rehabilitadores de los músculos pélvicos, los ginecólogos especializados en técnicas de estrechamiento vaginal o los cirujanos plásticos que aportan mejoría estética con rellenos y plastias de tejidos. Cada uno aporta su especialidad y donde no llegan los tratamientos más conservadores, entra la cirugía.

En nuestra consulta, FEMM, la unidad que coordina el Dr. Fernando Aznar, referencia en el sector y pionero en la técnica del O-SHOT, que consigue aumentar la duración e intensidad del orgasmo femenino regenerando el entorno del clítoris mediante plasma rico en plaquetas aportado por la misma paciente.

Temas

Sexo

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos