Ya está en órbita la primera misión europea que vigila la calidad del aire

Lanzamiento del Sentinel-5P./ESA
Lanzamiento del Sentinel-5P. / ESA

Este primer cometido de Copernicus dedicado a vigilar nuestra atmósfera, bautizado Sentinel-5P, ha sido lanzado desde el cosmódromo de Plesetsk (en el norte de Rusia)

COLPISAMadrid

La primera misión del Copernicus dedicada a vigilar la atmósfera de la Tierra, bautizada Sentinel-5 Precursor o simplemente Sentinel-5P, ha sido lanzada este viernes desde el cosmódromo de Plesetsk (en el norte de Rusia). Así, se ha ampliado la familia satelital del programa de observación que tiene la Agencia Espacial Europea (ESA).

"El lanzamiento del sexto satélite Sentinel del programa Copernicus da fe de la elevada competencia de la ESA, desde el momento de la concepción hasta la fase de operatividad total", ha comentado el director general de la agencia aeroespacial, Jan Woerner.

El satélite de Sentinel-5P, de 820 kg, se ha puesto en órbita a bordo de un lanzador Rockot a las 09:27 GMT (11:27 CEST). La primera etapa se ha separado 2 minutos y 16 segundos tras el despegue, seguida de la cofia a los 3 minutos y 3 segundos y de la segunda etapa a los 5 minutos y 19 segundos.

A continuación se han producido los dos encendidos de la etapa superior, poniendo al satélite en su órbita final 79 minutos después del despegue. Una vez separado de la etapa superior, el Sentinel-5P ha desplegado sus tres paneles solares y ha empezado a comunicarse con la Tierra. La primera señal se ha recibido 93 minutos después del lanzamiento, cuando el satélite ha pasado por encima de la estación de Kiruna (Suecia).

En ese momento, los controladores del centro de operaciones de la ESA en Darmstadt (Alemania) han establecido los enlaces de telemetría, el mando y el control que les permiten monitorizar el buen estado del satélite. La fase de lanzamiento y órbita temprana durará tres días, tiempo durante el cual los controladores comprobarán los sistemas clave del satélite y lo configurarán para volar por el espacio.

A continuación, durante la fase de puesta en servicio se comprobarán todos los elementos de los sistemas y se descontaminará el instrumento principal. Una vez completada, al cabo de varias semanas, la puerta del refrigerador se abrirá y se efectuarán la calibración y la validación del instrumento principal de Sentinel-5P: el Tropomi.

Se prevé que la misión comience a operar plenamente en un plazo de seis meses. "El satélite Sentinel-5P ya se encuentra seguro en órbita, por lo que depende de nuestros equipos de control conducir la misión hasta la fase de operatividad y mantenerla durante los próximos siete años o más", ha añadido Woerner.

Éste es el primer satélite del Copernicus dedicado a vigilar la calidad del aire en nuestra atmósfera. Se trata de una de las seis familias de misiones que conformarán el núcleo de la red de vigilancia medioambiental. Los 'centinelas' y sus misiones asociadas suministran datos para monitorizar el medio ambiente y dar apoyo a actividades de seguridad civil.

El Tropomi

Y ese es precisamente el motivo por el que Sentinel-5P transporta el avanzado instrumento Tropomi. Desarrollado conjuntamente por la ESA y la Oficina Espacial de los Países Bajos, el Tropomi cartografiará un gran número de gases traza (como dióxido de nitrógeno, ozono, formaldehído, dióxido de azufre, metano, monóxido de carbono y aerosoles) que afectan al aire y, por tanto, a nuestra salud y al clima.

Sentinel-5P ha sido desarrollado para suplir el vacío de datos entre el satélite Envisat (y, en particular, su instrumento Sciamachy) y el lanzamiento de Sentinel-5, además de complementar al sensor GOME-2 del satélite MetOp. "Con Sentinel-5P en órbita dispondremos de datos diarios y globales de nuestra atmósfera con una precisión sin precedentes", ha explicado Josef Aschbacher, director de los Programas de Observación de la Tierra de la ESA.

"Nuestros registros de datos históricos, combinados con la perspectiva a largo plazo del programa de satélites Copernicus, abren la posibilidad de generar conjuntos de datos que abarquen décadas, algo necesario para comprender los constantes cambios de nuestro planeta", ha agregado.

En el futuro, tanto la misión geoestacionaria Sentinel-4 como la de orbitación polar Sentinel-5 monitorizarán la composición de la atmósfera para los servicios atmosféricos del Copernicus. Ambas misiones irán a bordo de satélites meteorológicos operados por Eumetsat.

Fotos

Vídeos